En 1967 habrá en España diecinueve mil quinientos ingenieros, lo que supondrá seiscientos dieciséis obreros por cada técnico superior  :   
 Veintitres mil seiscientos millones de pesetas para la enseñanza y formación profesional en el próximo cuatrienio. 
 ABC.    12/09/1963.  Páginas: 2. Párrafos: 19. 

EN 1967 HABRÁ EN ESPAÑA DIECINUEVE MIL QUINIENTOS INGENIEROS, LO QUE

SUPONDRÁ SEISCIENTOS DIECISEIS OBREROS POR CADA TÉCNICO SUPERIOR

Hay que duplicar la producción de químicos, multiplicar por cinco ía de físicos y geólogos, por ocho la de

matemáticos y por diez la de biólogos

VEINTITRÉS MIL SEISCIENTOS MELONES DE PESETAS PARA LA ENSEÑANZA Y

FORMACIÓN PROFESIONAL EN EL PRÓXIMO CUATRIENIO

Declaraciones del ministro de Educación Nacional, señor Lora Tamayo, sobre la actual política científica

española

El ministro de Educación Nacional, don Manuel Lora Tamayo, ha reunido a los informadores españoles y

a los corresponsales extranjeros, para darles cuenta de importantes aspectos de la política científica

española.

OBJETIVOS DEL PLAN CIENTÍFICO

El señor Lora Tamayo subrayó, al principio de sus declaraciones, la especial significación que tiene, a un

mes de distancia de la próxima reunión de ministros de Educación y Ciencias de los países de la O. C. D.

E., en París, la constitución en España de la Comisión Delegada del Gobierno de Política Científica.

Comisión que ha celebrado ya dos reuniones, bajo la presidencia del Jefe del Estado: la primera, el pasado

8 de agosto, en el palacio de Ayete de San Sebastián y la segunda, el día 5 de este mes. en el Pazo de

Meirás de La Coruña. En ambas se definieron los puntos fundamentales de la política científica española,

en la actual coyuntura de desarrollo, y se adoptaron las primeras medidas acerca de cada uno de esos

puntos. El plan general de actuación se propone los objetivos siguientes: precisar las exigencias en

científicos, ingenieros y técnicos en orden a las necesidades docentes; fomentar la investigación

programarla «n sus directrices generales y coordinar los temarios Que han de desarrollarse con la ayuda

del Estado; estimular las actividades de investigación y desarrollo en la iniciativa privada, y utilizar

cuantas posibilidades ofrece en estos aspectos la cooperación internacional.

LÍBERALIZACION Y LIBERTAD DE TRABAJO

Según el informe de un Comité Asesor integrado por destacados especialistas científicos, si todo sigue al

ritmo actual habrá en España en 1967 diecinueve mil quinientos Ingenieros, lo que supondrá seiscientos

dieciséis obreros por técnico superior. Ello en contraste con Francia, Italia y Bélgica, donde la proporción

es. respectivamente de 101, 213 y 214 por cada ingeniero Si no se incrementan los puestos de estudio en

las Escuelas de Ingeniería, el numero de ingenieros al término del segundo cuatrienio será el mismo, con

lo que el déficit .mínimo se calcula en cuatro mil quinientos. Es evidente, por otra parte, que el número de

estos puestos debe ser superior al de los técnicos deseados, ya .que las defecciones que se producen a lo

largo de los cursos no permiten garantizar la cifra propuesta, Él crecimiento debe hacerse, además con un

discreto margen: no debe ser inferior a ocho mil nuevas plazas, en una distribución aproximada de 2.750

para el sector industrial, y 1.750 para cada uno de los sectores de agricultura, arquitectura y obras

públicas.

Hay necesidad de duplicar la producción de químicos, multiplicar por cinco la de físicos y geólogos, por

ocho la de matemáticos y por diez la de biólogos. Todo eso llevará consigo la creación de no menos de

diez nuevas secciones en las Facultades de Ciencias. Existe una anómala distribución dé técnicos en todo

el territorio nacional. que va más allá d« las particulares exigencias regionales, en desigualdad tal que:

mientras se acumulan en tres grandes, capitales españolas—Madrid, Barcelona, Bilbao—, en el restó del

país existe una escasez manifiesta ya en -la actualidad positivamente perturbadora para la propia

producción. Un ligero exceso de científicos y técnicos, respecto de la demanda inmediata, se estima:

provechoso en todos los países desarrollados p en vías de tal: de una parte porque la competencia crea la

superación y el perfeccionamiento; y de otra, porque la relación de función a órgano tiene un valor

indudable en el proceso evolutivo. Finalmente, como consecuencia del Tratado de Roma, se va hacia una

1iberalizacion de las profesiones técnicas, con libertad de trabajo en los distintos países de la comunidad,

y es obvio qué una escasez de profesionales crearía situaciones desventajosas.

MILES DE MILLONES PARA ENSEÑANZA Y FORMACIÓN

En el plan de inversiones aprobado en la última reunión de la Comisión Delegada de ^Asuntos

Económicos el primer; concepto de las llamadas "Inversiones sociales" es la "Enseñanza y formación

profesional" qué, figura dotado para é] cuatrienio próximo con 23.600 millones de pesetas: de ellos son

absorbidos cerca de siete,mil millones por la enseñanza universitaria, técnica y de formación profesional.

Se ha hecho un estudio previo para encuadrar en cinco cursos los planes actuales de enseñanza, sin

merma de la necesaria formación. La investigación científica en España es fundamentalmente estatal. Una

estimación generosa puede de valorar la investigación; privada en un quince por ciento de la total.; El

desarrollo alcanzado en los distintos campos de investigación es muy desigual. Han de| superar su retardo

actual las investigaciones en Matemáticas, Biología, y Ciencias Básicas dé la´ Medicina. Física del Estado

.Sólido y Astronomía. En un orden más; inmediatamente relacionado con el Plan de Desarrolle es

obligado el fomento de las investigaciones en Astronomía. Fermentaciones, Pesca. Conservas; Textiles,

materiales de construcción, Minería y Metalurgia y Petroleoquímica.

La cantera de investigadores viene siendo fundamentalmente la Universidad: por consiguiente, el

progreso dé la investigación sé ha dé resentir, en primer lugar de la escasez de titulados; y, éh segunda

instancia, de la desviación de vocaciones. Comparativamente con "los investigadores de raíz universitaria,

"los procedentes de Escuelas de Ingeniería son muy escasos. Es preciso, entre otras cosas, un régimen de

becas suficientemente dotadas para el período del Doctorado, un sistema de ayudas a los recién

doctorados que 16 merezcan, y ágil posibilidad de incorporar los más valiosos a los cuadros de trabajo de

Universidades. Escuelas Superiores e Institutos de Investigación. En el ejercicio actual se han iniciado ya

estos sistemas de becas y ayudas, por parte del Estado, con un importe de sesenta millones de pesetas. A

ello contribuye, con largueza y eficacia, la Fundación March.

LOS RECURSOS MATERIALES

Se considera como necesidad imperiosa en la continuidad del trabajo científico el hacer posible que los

Institutos dé Investigación dispongan del material necesario y vayan haciendo las renovaciones del

desarrollo de las técnicas definitivas solicitan plazos relativamente cortos. Conviene estar advertidos de

que los medios experimentales no son menos apetecibles para el científico de vocación que la cuantía

misma de su salario.

Cálculos estadísticos llevados a cabo por la O. C. D. E. llevan a la conclusión de qué no es alcanzable un

rendimiento eficiente de la investigación en un Instituto experimental o agrupación de centros de

objetivos afines, si el" personal investigador y ayudantes es inferior al centenar. Supuesto el hecho dé una

remuneración satisfactoria, se calcula que el 60 por 100 del presupuesto regular seria destinado a personal

y él resto á material (experimental ; y bibliográfico) y relaciones científicas.

LA POLÍTICA CIENTÍFICA, PARTE DEL PLAN DE DESARROLLO

Es propósito del Gobierno atender la investigación con especial interés. En el programa de inversiones

aprobado se consignan para "Investigación científica y técnica" mil setecientos millones de pesetas. Se

estudia la constitución dé un "Fondo Naciona1 de Investigación", que podría figurar en el presupuesto de

la Presidencia del Gobierno aparte del sistema de financiamiento correspondiente a los presupuestos de

cada Ministerio.

De la desproporción entre la investigación privada y la estatal, se deduce el interés de fomentar aquélla a

través de una política que vaya desde el estímulo V la Investigación en la propia empresa, al acercamiento

de la industria avíos centros oficiales.

Por sabido se hace innecesario insistir sobre la indiferencia tradicional de la industria hacia la

investigación propia. El fenómeno no exclusivamente nuestro y hay que decir, además, que la situación

tiende a mejorar. Una labor continuada por parte de los Institutos va consiguiendo atraer a la industria

que, por el momento, se acerca con problemas de asistencia técnica, pero, en algunos casos; ha llegado ya

a subvencionar algún tipo de investigación con el desarrollo consiguiente Después de estos datos

Informativos sobre la situación actual respecto de la investigación de cara a la industria, la dirección

política de acercamiento ha de comportar su línea de continuidad:

a) Organización de equipos de visitadores técnicos en colaboración con la comisión española de

productividad por los Institutos de Investigación, que permita un diálogo con las empresas y del que

puede obtenerse un mutuo conocimiento del problema y posibilidades dé estudio.

b) Fomento de las Asociaciones de Investigación creadas por decretó de la Presidencia del Gobierno de

septiembre de 1961,de las que ya se han constituido las de Curtido, Conservas vegetales, Madera,

Construcción naval, Textil algodonera, Papelera, Seguro y Confecciones.

c) Impulso de los servicios de Información y Documentación para que puedan diversificarse en todos

los sectores de la producción, por las distintas vías aconsejadas, automatizándose para una mayor

celeridad informativa.

c) Establecimiento de un régimen fiscal que, favoreciendo toda la investigación en general, otorgue las

atenciones que procedan a las cantidades que la empresas industriales dediquen a actividades efec-

tivamente investigadoras.

El ministro se refirió por último a la intensa cooperación científica internacional de España y manifestó

que nuestra actuación en la U. N. E. S. C. O debe ser sometida a reconsideración en ese aspecto, máxime

teniendo en cuenta, especialmente, que, desde el último presupuesto bienal, ha iniciado una política de

propulsión de la ciencia y la investigación en los distintos países miembros; lo que puede ser de interés

grande para nuestra política actual.

Concluida su extensa exposición sobre política científica nacional, aclaró el señor Lora Tamayo, a

preguntas de un periodista extranjero, qué está política, en las líneas anunciadas, constituye el sector o

parte educacional del Flan de Desarrollo.

 

< Volver