Encuesta sobre la ley de Divorcio  :   
 De momento la mayoría dice sí. 
 Pueblo.    04/02/1977.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 39. 

ENCUESTA SOBRE EL PROYECTO

^^BHHnKÍHHnH^^^^H

miAiniiJ

•UBBHfinPI

^^fflHI

n

SI, «efior, ya M hora de abordar el toma del divorcio en España, con soluciones positiva. El divorcio justo

es «I clamor da muchas personas que están viviendo «sepultadas» en la actualidad.» Así contesta don A.

L., «un granadino M Burgo», j así queremos nosotros hoy acusar recibo de tantas cartas como,

procedentes de toda España, han llegado a la redacción de nuestro periódico participando en la encuesta

del «proyecto de ley de divorcio», sugerido por nosotros mismos.

(T) Hasta el presente, absolutamente todas las cartas recibidas manifiestan su conformidad con la

institución del divorcio en España •cuanto antes», «aunque hay que agotar todas las formas y

procedimientos para hacer posible la union entre los cónyuges». «En muchos casos sari como volver a te

vida.» «Hace doce años, el autor de mis días se marchó a Alemania. A los siete meses de yo nacer

abandoné a mi madre y a mí. Tengo ahora trece años; no to he conocido y siento odio y repugnancia de él.

Una ley de divorcio sería más justo para mi pobre madre, que aún podría rehacer su vida.» (A. T.). «Soy

partidario, a pesar de reconocerme como cristiano, lamentando que la Iglesia censure tan duramente una

ley tan necesaria.»

(5) «Llevo casado trece años, de los que sólo dos pude disfrutar del matrimonio. El resto los llevo

viviendo solo y separado de mi mujer. Ella no tiene oportunidad de rehacer su vida, a no ser que yo me

muera. Yo deseo también comenzar a vivir de nuevo. Y, lo más importante: mis hijos tienen derecho a

vivir sin la carga de los problemas y equivocaciones nuestras, aprendiendo a odiar y no a amar. Por lo

tanto, me parece correcto el presente proyecto de ley de divorcio.» (A. B. S.}. Asi formulan, en términos

generales, sus contestaciones nuestros lectores a la segunda pregunte. «No entiendo de leyes —reconocen

o t r os—, x pero sí soy lo suficientemente inteligente para darme cuenta de que los artículos del proyecto

son humanamente normales.» (A. S.).

(6) «Hay algún punto no claro en las causas, como el de los tres años fuera de la casa. ¿Es con

consentimiento de ambos cónyuges o abandono por «na de las partes?» (A. M.). «Añadiría como causa de

la separación de hecho aún sin consentimiento del otro cónyuge, durante un período superior a cinco

años.» (M. M.). «Suprimiría todo «! artículo tres.» (E. R. R.). «Suprimiría la segunda parta del artículo

tres: las de los contraídos con anterioridad competerán a la jurisdicción... Esta segunda parte me parece

monstruosa y convierte a la ley en inoperante en un ochenta por ciento.» (R. C.). «Es cuestión de personas

muy introducidas en la materia.» (J. M. R,). «Corregiría el artículo . 12: para que un matrimonio haya

estado separado durante tres años no debe ser imprescindible haber residido bajo distinto techo. Las

circunstancias sociales de los últimos cuarenta años han obligado a muchos matrimonios a vivir bajo un

mismo techo y no sobre una misma cama... Sería interesante concretaren la futura ley de divorcio la

aportación, económica a compartirse si los ,dos cónyuges trabajan... » (S. Z. G-). «En el artículo 12

suprimiría lo da «libremente consentida durante tres años y lo dejaría en separación de hecho o de

derecho durante tres años, pues lo de libremente consentida daría paso a conflictos de requisitorias

notariales, etc.» {R. P. L.). «Es una lástima que la ley del 32 fuera derogada, pues a estas alturas a

muchos les llega ya tarde su nuevo reconocimiento.» (J S. M.).

A continuación transcribimos literalmente unas cartas, por estimar que todas ellas forman una unidad muy

esclarecedora del problema.

• Votaría sí

Muy señor mío: Permítame le felicite por su valentía en afrontar una serie de temas que han sido tabú

desde siempre en España.

(T) Soy partidario del divorcio y si hubiera un referéndum votaría «SI».

® y @ No sé si el proyecto de ley es correcto o no. Lo que me interesa del divorcio. Luego, todo es

perfectible.

Quiero dejar sentada una cosa: votaré a favor del divorcio si se presenta la ocasión y, sin embargo no

pienso utilizar la ley para mí. Después de dieciocho años de matrimonio, me siento lo suficientemente

feliz para no desear divorciarme. No tengo hijos.

Pero deseo que las generaciones futuras tengan resuelto un problema que ha causado muchos sufrimientos

y mucho malestar en nuestro país.

Supongo que se levantarán las voces de siempre en nuestro país.

Me acuerdo, aunque era joven, de la gran campaña contra el divorcio que emprendió don Ángel O s o r i o

y Gallardo en tiempos de la segunda República.

¿Ha leído usted todo lo que dijo ese señor en aquella época?

Creo que sería interesante buscar aquellos discursos y artículos, que volverán a la luz por parte de los

enemigos del progreso.

Le saluda muy atentamente,

Antonio Pons

D. N. I. 16.461.091

Apartado 55

Haro (Logroño)

• Lo veo imposible

Muy señor mío:

Tengo una gran alegría al ver publicado en el ESPECIAL PUEBLO SEMANAL lo que pudiera ser

realidad: el PROYECTO DE LEY DE DIVORCIO.

Llevo unos diez años separado; es decir, en dos etapas, una dé linos tres años y la definitiva actual de

siete; esta separación me ha costado el 65 por 100 de mi sueldo, bajo un contrato privado, para que esta

señora no me pudiese denunciar por abandono, de familia;a los tres años, después de una denuncia

injuriosa, pues esta individua creía que metiéndome en la cárcel cobraría la totalidad del sueldo, me

despidieron del trabajo. Desde entonces no pude girar más dinero, pero a los quince días de no recibir

dinero me puso otra denuncia, es decir, por abandono de familia, y me , sentenciaron a tres meses y una

multa de 5.000 pesetas. ..., Interpuse en el Juzgado denuncia para la separación matrimonial; por éste está

conseguido, pero falta el visto bueno de los tribunales eclesiásticos; pero lo veo imposible por el tiempo

que llevo esperando, y además lo estoy tramitando por lo pobre o, mejor dicho, media pobreza.

Bueno, señor Aradillas, esperaré hasta que Dios quiera, ya que no me importan esos tribunales, pues mi

creencia en la religión católica es nula; creo en Nuestro Señor y El sabe todo.

Las mujeres separadas (casi todas) quieren dinero y nada más que dinero; creo que hay que pensar más en

las señoras viudas que se quedan con cinco, seis o más hijos y no tienen ayuda de nadie y no piensan en

esos pobres niños huérfanos. Me pregunto ¿y los hijos de madres solteras?

Paso a contestar la encuesta:

¿Es usted partidario del divorcio? Sí.

¿Le parece correcto el presente proyecto? Sí.

¿Qué corregiría, añadiría o suprimiría? Añadiría que tanto monta, monta tanto...; que si hay que pagar

dinero, sea el que tenga y no siempre el hombre, aunque no pueda.

P, D. Hace unos meses le escribí y le contaba esta situación más detalladamente.

Mis señas son: Raúl de Góngora Milla-ruelo, calle Lope de Rueda, 31, tercero derecha, Madrid.

• Nada destruye

Soy partidario del divorcio por múltiples motivos:

— Nada destruye que -no lo estuviera con anterioridad.

— El error, en la elección del cónyuge, es aleatorio, jamás previsible ni intencionado. No es delito

equivocarse, y sí una tremenda desgracia que requiere otra solución más indulgente que la perpetua

condena.

— El trauma moral, en los hijos, no es superior al que produjo la separación prolongada.

— Los afortunados en el matrimonio no deben, en el orden moral, negar a los que fracasaron en él la

esperanza de poder ser felices rehaciendo sus vidas.

— La Iglesia, que es divorcista con aquellos de sus miembros que abrazaron el estado laical, es, por

paradoja, antidivorcista intransigente con respecto a los seglares, cuya fe dista, en bastantes ocasiones, de

estar vinculada a sus imperativos y exigencias. ¿Ley del embudo?

— Es un mal menor, comúnmente aceptado en casi todos los países civilizados, y que entra de lleno en

los derechos humanos más elementales.; • —¿Le parece correcto si presente proyecto de ley sobre el

divorcio?

—Aunque no soy legista, en lineas generales, »í.:

Si bien las leyes no tienen efecto r e t reactivo, convendría tener en cuenta que muchos separados actuales

podrán beneficiarse del divorcio, y las sentencias dadas por los tribunales ec1esiásticos, respecto a la

inocencia o culpabilidad de los cónyuges deberán someterse a revisión, en función de las frecuentes

arbitrariedades cometidas, denunciadas y no reparadas.

—¿Qué corregiría, añadiría o suprimiría del mismo?

—El punto doce: «la separación, de hecho y en distinto domicilio libremente consentida o decretada por

el juez durante tres años."

La lentitud desesperante de los pleitos canónicos ha motivado separaciones de hecho superiores a ocho y

más años anteriores a la sentencia.

A. P. L.

4 de febrero de 1977

 

< Volver