Autor: J. S.. 
 Elecciones generales. 
 Guerra arremete contra sus adversarios electorales  :   
 Presentó la campaña del PSOE Por buen camino. 
 ABC.    29/05/1986.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

sus electorales

Presentó la campaña del PSOE «Por buen camino»

Madrid. J. S.

Alfonso Guerra, coordinador de la campaña socialista, presentó ayer los medios de este partido para las

elecciones, bajo el lema «Por buen camino». Guerra habló con dureza y cierto desprecio de sus

adversarios, especialmente de Roca («la Banca le ha regalado cuatro mil millones»), de Suárez («ha

pasado de reaccionario a revolucionario») y de los comunistas «en lucha fratricida». Guerra dijo que eran

otros, como Roca y Suárez, y no él mismo, los que habían comenzado la campaña de insultos. Aseguró,

por su parte, que no tenía intención de enfrentarse con sus competidores, aunque contestaría a los ataques.

Tal vez como anticipo, Guerra comenzó por recordar el pasado de Suárez, del que dijo que había estado

en «posiciones conservadoras e incluso reaccionarias y ahora lanza "speeches" revolucionarios». Guerra

replicaba a los que han asegurado que el PSOE financiaba al CDS y añadía, refiriéndose al ex presidente

del Gobierno, que «hay que tener muchas ganas para decir que esto es una democracia bancaria. Adolfo

Suárez, que ha estado cuatro años mudo, debería tener más memoria y recordar que cuando dejó UCD,

este partido debía cinco mil millones de pesetas que no se devolvieron». La conclusión de Guerra es que

«para hablar de estas cosas hay que tener un pasado más claro». Sobre el líder del PRD, recogió el rumor

de que «un banquero balear había regalado a Roca cuatro mil millones de pesetas». Y continuó: «Los

candidatos de alguna fuerza política se han vuelto un poco locos, como ayer, cuando este joven,

Verstrynge, tuvo la osadía de mentir», dijo Guerra sobre el debate entre el secretario general de AP y el

ministro de Educación. De Fraga dijo Guerra que estaba «moderado» en la campaña, pero arremetió

contra Alzaga asegurando que la denuncia sobre escuchas telefónicas realizada por un senador del PDP

era «un montaje electoral de Oscar Alzaga para preparar un debate con el ministro de Justicia». Según

Guerra, la intención de Alzaga era «dar a conocer a su mini partido, ya que, se preguntó, «¿quién puede

querer saber lo que dice un senador de Segovia a su sede?». Y apostilló, por la ideología democristiana

del PDP: «Como no estuvieran rezando el rosario...» Estas alusiones despectivas se sumaron a la

referencia al diario «Ya» como promotor del supuesto montaje «por ser el periódico de los obispos».

Respecto a un eventual debate entre Felipe González y Manuel Fraga, Guerra dijo que en los países

democráticos, los debates entre e! jefe del Gobierno y el candidato de la oposición son un uso extendido,

«pero aquí, los demás tienen que ponerse de acuerdo en quién es el candidato». El coordinador de la

campaña socialista se extrañó de las imputaciones de un posible apoyo del PSOE a Carrillo para dividir el

voto de la izquierda. Entre los comunistas existe, según Guerra, una «crueldad fratricida que no coincide

con la fraternidad comunista». Sobre Izquierda Unida, Guerra recordó también que se habían aliado

«comunistas y requetés». Para Guerra, el conjunto de partidos opuestos al PSOE estaban haciendo una

campaña «como la "contra" nicaragüense». Aseguró que era «antidemocrática» la pretensión de que no se

alcanzara mayoría absoluta.

 

< Volver