Autor: Zamarro, José María. 
 Elecciones generales. 
 Comisiones Obreras recomienda a los trabajadores que no voten al PSOE  :   
 Su programa es de la Banca y el capitalismo multinacional. 
 ABC.    29/05/1986.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

JUEVES 29-5-86

ELECCIONES GENERALES

Comisiones Obreras recomienda a los trabajadores que no voten al PSOE

«Su programa es el de la Banca y el capitalismo multinacional»

Madrid. J. M. Zamarro

El sindicato Comisiones Obreras ha decidido pedir a tos trabajadores que no voten al PSOE por

considerar que su programa es «el de la gran Banca y el capitalismo multinacional», según lo calificó

Marcelino Camacho. El Secretariado Confederal de Comisiones Obreras recomienda votar a los partidos

de la «izquierda real». Camacho, en concreto, habló de la necesidad de apoyar a los que representan la

«unidad de la izquierda». Tanto en la nota que contiene la recomendación electora! de CC OO corno en

las palabras de Marcelino Camacho, se ha evitado una mención expresa a favor de la coalición Izquierda

Unida, de la que, forma parte de PCE, pero el secretario general de CC OO reconoció que, a título

privado, participará activamente en la campaña electoral de la coalición. Camacho dijo que no se

presentaba candidato a diputado por honestidad política, con el fin de que su imagen no sirva de gancho

para conseguir votos, pues es evidente que él dimitiría inmediatamente para ocuparse de la dirección del

sindicato. Dentro de CC OO, dijo, hay libertad para actuar en política, pero siempre a título personal y sin

pretender ostentar la representación del sindicato. Destacó el caso de una militante que se presenta a

senadora por el Partido Reformista Democrático de Miguel Roca. Camacho consideró casi ofensivo que

se dudase públicamente de su apoyo expreso a Izquierda Unida.

Política negativa

Para el Secretariado Confederal de CC OO el programa presentado por el PSOE sólo sirve para acentuar

tos aspectos más negativos de la política practicada hasta ahora por el Gobierno. «Junio a la inconcreción

más absoluta en materias como la creación de empleo, el programa adelanta la voluntad del Gobierno del

PSOE de seguir imponiendo una estricta política de recortes salariales, de reducción de la inversión

pública y de contrarreforma de la Seguridad Social. Junto a lo anterior, aparece como propuesta

especialmente grave, la de facilitar aún más el despido de trabajadores y la generalización de la

contratación precaria, bajo el eufemismo de dar una mayor flexibilidad al mercado de trabajo», dice

textualmente la nota del Secretariado Confederal. Marcelino Camacho calificó el programa socialista

como de «derechas, en la línea de la Banca, el capitalismo multinacional, la Tri-lateral y la política

armamentista de: Estados Unidos y la OTAN »y El lema de la campaña del PSOE, «Por buen camino»,

fue ampliamente ironizado por Marcelino Camacho. «Deben referirse -dijo— al camino que va desde el

Azor al banquete de la Trilátera) en el Banco de España, con cubierto a mués de pesetas y "cohibas" para

todos en un país de tres millones de parados.» Para Camacho es suficiente para descalificar al PSOE el

que su política haya sido reconocida públicamente por los banqueros y por los dirigentes de la Trilateral.

Campaña tercermundista

La campaña electoral que se avecina es para Comisiones Obreras «completamente tercermundista, con un

abuso de la televisión por parte del Gobierno, con la utilización de medios propagandísticos al alcance

únicamente de los partidos poderosos que han recibido ayuda financiera abundante de la Banca».

Marcelino Camacho señaló que «los que no tienen dinero para mandar cartas a los electores, o para

llamarles directamente por teléfono, no tienen más medio de comunicación con el pueblo que los mítines

en la calle. Al hacer coincidir expresamente la campaña electoral con el Campeonato Mundial de Fútbol

va a ser prácticamente imposible organizar bien los mítines. Se trata de adormecer a los ciudadanos, con

suavidad, eso sí, de secuestrar su voluntad, para hacer ver que no hay más política posible que aquella que

se acomoda a los deseos del poder». «Todo esto, según Camacho, no es más que un manejo del Gobierno,

que está incluso aplicando la política del palo.» Hizo referencia a los más de seiscientos trabajadores

procesados por cuestiones sindicales y a la sanción de cuatro meses de arrestó impuesta a un antiguo

procesado del «1.001», en 1973, por su supuesta implicación en la huelga general del año pasado. «Se

está propiciando —dijo- un PRI a la española, con un sindicalismo domesticado.»

 

< Volver