Autor: Palma, Luisa. 
 Elecciones generales. 
 Roca: González tiene miedo a un debate porque sabe que conmigo lo pierde  :   
 Los reformistas entraron con brios en su primer acto de campaña. 
 ABC.    01/06/1986.  Página: 35. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

DOMINGO 1-6-86

ELECCIONES GENERALES

Roca: «González tiene miedo a un debate porque sabe que conmigo lo pierde»

Los reformistas entraron con bríos en su primer acto de campaña

Madrid. Luisa Palma

Miguel Roca devolvió ayer la pelota al presidente del Gobierno diciendo que su condición de que se le

designe un interlocutor para un debate en RTVE es una «excusa de mal pagador» porque «él sabe que un

debate conmigo lo pierde, si no lo hace es porque tiene miedo». Roca, que ayer clausuró el primer acto de

campaña de los reformistas, dijo que lo que más lamentaba es que «con ello, González aleja a España de

Europa». Los reformistas eligieron Madrid como punto de partida de su campaña y su primer acto,

realizado por ía mañana en un cine, estuvo ya revestido de !o que será en adelante la tónica,general del

mensaje y los brios que piensan desplegar a lo largo y ancho de España, excepto en el País Vasco:

«queremos las cosas con otro estilo y no vamos a dejarnos anestesiar». Rara empezar, el candidato a la

Presidencia, Miguel Roca, no dejó sin contestación los dos asuntos que se han puesto en el alero en eí

inicio de esta campaña: el tan traído y llevado debate y las encuestas electorales. Sobre el primero Roca

dijo que Felipe González tenía miedo a enfrentarse en un mano a mano «porque sabe que conmigo lo

pierde y eso e* lo que intenta evitar, y si no que lo demuestre». «A ver si se entera que hay que hacer

debates como en Europa, donde el presidente tiene la valentía de enfrentarse. Lo que más me duele es que

con su decisión nos aleja de Europa. Para Roca, un debate con Manuel Fraga no vale porque «no puede

representar a todos los grupos de la oposición». «Se trata de que cada uno debata -dijo- pero yo no me

voy a pelear con los demás». Poco después añadía que él le ofrecía «al presidente del Gobierno en

funciones» varios interlocutores: «tres millones de parados, cinco de pensionistas o 38 millones de

ciudadanos inquietos por su seguridad», pero como eso es imposible «tiene que hacerlo con sus

representantes». De todas formas, Roca está convencido de que* habrá debate «porque se puede ir

comparando lo que dijo con lo que ha hecho y la única diferencia es que no tendrá derecho a réplica, pero

habrá renunciado a él». Roca no paró en barras al referirse a las encuestas, poco favorables para el PRO,

que empiezan a aparecer estos días: «Hay encuestas -dijo- que son actos de beligerancia» Expíicó que no

había que hacerles caso porque antes de las elecciones gallegas «nos daban dos diputados y ahora nos

quieren dar también dos. Dos serán los que sacaremos sólo en Alicante. No os fiéis de ellas».

Sólo comenzar su intervención, y en presencia del presidente de la Internacional Liberal, Giovanni

Malagodi, Roca rindió homenaje a Joaquín Garrigues y presentó a Antonio Garrigues, que había hablado

poco antes, como «su continuador». Para Roca, si unos van por «buen camino» (tema del PSOE)

«nosotros proponemos él atajo, porque hay urgencia en llegar antes a riesgo de desfasarnos de Europa».

Dijo que los socialistas tienen «alergia a la libertad» y criticó su permanente «electoralismo» que es

«jugar con la necesidad humana». En su opinión, es necesario administrar la condición europea de

España. «Europa -dijo en una crítica clara al ministro de Asuntos Exteriores- es más eficaz, más

profesionalizada y más digna, y con ello la chulería no vate». Según dijo, la sociedad española tiene una

sensación de ahogo y de engaño que alcanza a todas las fuerzas políticas pero «nosotros querernos poner

solución con el estilo de una España que reacciona ante la asfixia. Todo indica que hemos conseguido

convertimos en el centró del debate y ya nadie puede hablar sin referirse al PRD. Esta es nuestra gran

victoria». El candidato número uno por Madrid, el ex-magistrado Federico Carlos Saínz de Robles, dijo

que el lema reformista «la otra forma de hacer España» no era prepotente, «pero no hay otra forma -

puntualizó- pues no hay otra fórmula para hacer la libertad». Desde el auditorio le gritaron «novato pero

bueno», gesto que cosechó numerosos aplausos. Saínz de Robles echó en falta la «imaginación y la

alegría» en la vida política: «no hay porqué entristecerse con ese dogmatismo que se registra en la vida

pública», dijo. Le precedió Antonio Garrigues quien dijo que la batalla «va a estar entre socialistas y

reformistas» y que la sociedad iba «hacia un proceso de socialización y de amenaza». «Los socialistas -

dijo- sólo han hecho una cosa bien: la ocupación total del poder y no se van a parar ahí».

 

< Volver