Autor: Álvarez, Carmen. 
 Elecciones generales. Asturias ante las urnas. 
 La división comunista y el crecimiento del PSOE, a prueba en estos comicios  :   
 CP tiene como meta mantenerse como segunda fuerza. 
 ABC.    01/06/1986.  Página: 40. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

40 / A B C

ELECCIONES GENERALES

DOMINGO 1-6-86

Asturias ante las urnas

La división comunista y el crecimiento del PSOE, a prueba en estos comicios

CP tiene como meta mantenerse como segunda fuerza

Oviedo. Carmen Alvarez

El PSOE, que ha presentado desde 1977 una constante progresión en los resultados electorales, y el PCE,

con un fiel número de votantes que corre el riesgo de perder ante la disgregación de sus dirigentes más

representativos en dos opciones: la Mesa para la Unidad de los Comunistas e Izquierda Unida, son las dos

incógnitas a despejar en estos comicios. El socialismo, gobernante en Asturias, ha contado por éxitos sus

comparecencias en elecciones desde 1977 hasta ahora. Si en las primeras generales el PSOE obtuvo en

esta Comunidad autónoma 182.723 votos de un censo electoral de aproximadamente setecientas cincuenta

mil personas, logra en las autonómicas de 1983 subir sus sufragios a más de cien mil, que le suponen

conseguir 26 de los 45 escaños que integran el Parlamento regional. En las municipales de ese mismo

año, en las que obtiene 465 concejales de los 1.080 que se elegían en los 78 municipios, retrocede

ligeramente en favor de la Coalición que en aquel entonces formaban AP, PDP y Unión Liberal, qué

obtuvo 328 ediles. La incógnita para el próximo día 22 radica en si los socialistas podrán mantener la

marca de octubre de 1982 cuando consiguieron 339.575 votos (casi el 50 por 100 de los emitidos) o si e)

desgaste de cuatro años de gobierno tendrá algún efecto sobre él electorado de Asturias, región donde la

tasa de paro está situada por encima del 18 por 100 y donde la atonía inversora es el hecho que resume y

define su actividad industriaren los últimos años.

Autonomía dependiente

El peso de la empresa pública en la actividad económica asturiana, con sus deficiencias estructurales y

fórmulas de gestión más políticas que empresariales, sigue acentuando una fuerte dependencia del

Gobierno central. Ésta servidumbre provoca una fatta de conciencia da la propia capacidad autonómica y

de independencia de los políticos asturianos, que queda perfectamente reflejada en la afirmación del

ministro Félix Pons en su última visita ai Principado: «Asturias es una autonomía ejemplar.» Esta

dependencia se constata en tos problemas comparativos experimentados en la reconversión naval de ios

astilleros gijoneses, en ta reconversión siderúrgica, en loa planes sobre la autonomía de los puertos de

Gijón y Aviles, en las propias dotaciones presupuestarias del Principado y eri las del Estado

correspondiente a las deficiencias de infraestructura de comunicaciones y transporte, ya seculares, con los

mercados europeos, mediterráneo, comisa cantábrica e interiores de la región asturiana. Asturias está

situada en estos últimos años a la cola de las provincias españolas en lo que se refiere al crecimiento de la

renta fami-fiar disponible per cápita; su producto interior bruto está creciendo por debajo de la medía

nacional, siendo esta tendencia más acusada en el sector industrial. La entrada en la CEE acentúa los

déficit de Asturias, que no ha sido beneficiada, a pesar de sus características depresivas comparadas, por

los fondos del PERES, planteando especialmente graves problemas.en la siderurgia, producción ganadera

y lechera, minería y químicas, que son sectores básicos en la economía de esta región. La población sigue

acentuando su tendencia a concentrarse en la zona central, aumentando el deterioro de las alas oriental y

occidental, de economía rurai, básicamente. A pesar de ello, la población activa asturiana que se dedica ai

campo es superior a la media nacional, representando un 30 por 100 del total para una producción que no

supera el 6 por 100 del conjunto asturiano Esta población rural tiene unas características acusadas de

envejecimiento, falta de productividad y carencias de infraestructura y de servicios. El sector industrial

asturiano ha quedado estancado en los últimos años en comparación con el resto de España; con escasez

de industrias transformadoras, está basado en sectores de primera elaboración en los que incide

especialmente la crisis, con activos obsoletos en relación a la situación competitiva internacional. El

sector servicios, por su parte, ha experimentado incrementos siguiendo la tendencia nacional, pero sus

nuevas inversiones y ampliaciones, como en el resto de los sectores, están caracterizados por ser

relativamente intensivas en capital, con lo que se agudiza el problema del paro, que precisamente es en

este sector donde presenta el mayor porcentaje. La meta acariciada por (a Coalición Popular para el día 22

es continuar de segunda fuerza política en el Principado de Asturias, donde se ha movido en una banda

de-votos que por debajo se sitúa en 77.724 (elecciones generales de Í 977) y por arriba en 181.965 (en las

últimas legislativas de octubre de 1982). La conformación sociológica del electorado de CP parece

apuntalar la creencia dé que la crisis interna que ha afrontado a consecuencia de la disputa entre los

representantes del Partido Liberal y los del PDP, que han renunciado a formar parte de las candidaturas en

estas elecciones, no son determinantes para disuadir de su opción a los votantes de ocasiones anteriores.

El grado de fidelidad es elevado, aunque son una opción desigual en cuanto a resultados: iras hundirse en

1979 en favor de la extinguida UCD que se constituyó en segunda fuerza de la región por detrás del

RSOE, logra despegar en 1982 cuando obtiene tres de los diez escaños al Parlamento y cotocáa dos de sus

candidatos en la Cámara Alta. No es fácil que la Coalición Popular logre superar estos resultados el 22 de

junio ni siquiera mantenerlos, dada la condición de «bi-partidismo imperfecto» que se inició en Asturias

con UCD, tuvo su continuación con AP, PDP, UL y ahora se disputan, junto a ella, otras dos opciones

más: el Partido Reformista, que constituyen la novedad, y el Centro Democrático y Social, que en las

elecciones de 1982 consiguieron incidir en un escaso número de votantes. En definitiva, las candidaturas

y la campaña electoral en Asturias, terreno tradicional-mente socialista, .tendrán un fuerte sabor a centro

con estas dos formaciones, más la conservadora, que se disputarán este espacio y a sus votantes.

Mientras la alternativa liberal progresista que representa el PRO presenta en Asturias una candidatura

«novedosa» en la que sus integrantes, encabezados por el ingeniero naval Jorge de Felipe, son

«debutantes en política», el GDS repite prácticamente todos los nombres que concurrieron en 1982 y

vuelve a colocar al abogado Alejandro Rebollo en el número uno de la lista al Congreso. En la Coalición

Popular el cabeza de lista es el actual senador Francisco Alvarez Cascos, suplido a su vez en la

candidatura a la Cámara Alta por el ex presidente del Spórting de Gijón Manuel Vega Arengo, que dejará

el deporte para dar el salto a la política.

Estabilidad comunista

La fragmentación de los comunistas en dos opciones distintas puede disgregar los votos que esta fuerza

política ha recibido tradicionalmente en el Principado y corre un serio riesgo de perder el diputado que

siempre ha obtenido en todos los comicios legislativos. Obtener un escaño en el Congreso sería un

verdadero éxito para cualquiera de las dos alternativas de este signo que concurren a las elecciones del 22,

la Mesa para la Unidad, encabezada por la popular concejala del Ayuntamiento de Oviedo Aurora Puente,

y la Plataforma Izquierda Unida, cuyo número uño es el diputado regional Manuel García.

Asturias en cifras

• Superficie en kilómetros cuadrados: 10.565.

• Habitantes: 1.153.794.

• Censo electoral: 889.040.

• Paro a diciembre de 1985 (EPA): 78.600 (18,8 por 100).

• Escaños al Congreso; 9 (pierde uno respecto a 1982).

• Escaños al Senado: 4.

• Reparto actual por partidos:

- PSOE, 6 diputados y 3 senadores.

- CP, 3 diputados y 1 senadores.

- PCE, 1 diputado.

• Próximas elecciones autonómicas: en 1987.

 

< Volver