Autor: Pascual, Julio. 
   Para rescatar las libertades     
 
 ABC.    01/06/1986.  Página: 42. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

ABC. póg. 42

TRIBUNA ABIERTA

DOMINGO 1-6-80

PARA RESCATAR LAS LIBERTADES

Por Julio PASCUAL

OY en España, tras nueve años de las primeras elecciones democráticas y después de casi cuatro de

gobierno sociaiista, las libertades están amenazadas. El lema «socialismo es libertad» no ha resultado ser

más que una cruel ironía. Las libertades concretas, las libertades de todos tos días, esas con cuyo ejercicio

constante nos hacemos de verdad libres, esas libertades han experimentado un serio retroceso en nuestro

país. Una ojeada al panorama de nuestra todavía endeble sociedad civil pone en evidencia corno el Poder

en su implacable marcha ha atropellado libertades elementales de la mayor parte de los grupos sociales.

En su último discurso sobre el estado de la nación, el presidente del Gobierno dijo: «Lo hemos tocado

todo»; es verdad, pero lo han hecho de tal manera que quien más, quien menos, ha sentido sobre sí la

«caricia» del Poder, que no era deseada, ni pedida, ni esperada. Decía Woody Alien que Eisenhower

cuando gobernaba los Estados Unidos hacía con los americanos lo mismo que con su señora por ia.noche.

Bueno, pues salvando todas las distancias, a eso nos referimos. Así, los médicos. Atenazados por un

demagógico sistema de incompatibilidades que expulsa de la sanidad pública a los más capaces, los

médicos españoles han visto mermada su libertad de ejercicio profesional, con (o que los ciudadanos ven

cercenada su libertad de elegir médico. Así, los jueces. Cuando se sacrifica la independencia del Poder

Judicial al establecer su designación por las coyunturales mayorías políticas representadas en el

Parlamento, la libertad de dictar sentencia de los jueces, pierde gran parte de su contenido real y la

protección del individuo y de las minorías contra la acción arbitraria de las mayorías políticas, se ve

gravemente amenazada. Así, los niños y sus padres. Pues han visto recortada su libertad de elegir escuela

porque el Poder ha decidido qué colegios pueden recibir la subvención pública y qué colegios no. Un

derecho fundamental como es la libertad de educación no puede comprarse con dinero como lo están

haciendo las autoridades españolas, diciendo a los padres implícitamente que sólo estudiarán sus hijos

gratis si van al colegio que se les diga. Así, los trabajadores. La cristalización del actual sistema sindical

por íey fortalece el «statu quo» que reparte la hegemonía sindical entre la central comunista y la central

socialista, y supone una severa disminución de la libertad de los trabajadores para elegir sus

representantes. En España, donde el sistema legal favorece a sindicatos fuertemente vinculados a partidos

políticos, el sindicalismo genuino es imposible. Así, los funcionarios. Una Administración servida cada

vez en mayor proporción por temporeros políticos, pone en trance de desaparición al funcionario

profesional, quien ve coartada su independencia y menoscabada su libertad, al sentir invadidas sus

competencias y vigiladas sus actuaciones por los delegados del poder político que siempre están cerca.

Así, los banqueros. Nuestros actuales gobernantes han descubierto que no es necesario poseer la Banca

para dominarla. Subiendo arbitrariamente los coeficientes de inversión obligatoria, la libertad de los

banqueros de elegir a quién prestan el dinero desaparece y se abre el camino subrepticio que terminará

transformando a los banqueros en obedientes servidores del poder político. Así, los vecinos de las grandes

urbes. Pues, con una inseguridad ciudadana que crece al calor de irresponsables reformas de nuestro

ordenamiento penal, se ve muy recortada la elemental libertad de andar por la caite sin menoscabo de

vida, honra y hacienda. Así, los telespectadores: O sea, los españoles todos, que no pueden disponer de

más libertades que la de apagar el televisor o no ponerlo, salvo que sean ricos y sepan idiomas, y entonces

puedan instalar una antena parabólica para escapar del señor Calviño. El gobierno de la mayoría,

principio básico del sistema democrático, se fundamenta en que la opinión pública forme sus criterios al

margen del proceso político y con independencia det mismo. Un sistema en que el principal órgano y casi

único de formación de la opinión pública depende del gobierno de tumo, es una burla de la democracia.

Así, los contribuyentes. Es decir, otra vez todos los españoles, que se ven obligados a pagar cada vez más

impuestos para financiar un gasto público desbocado, y ven así mermada su libertad de poder dedicar el

dinero que ganan a aquello que más tes apetece o que más necesitan. En fin, .la lista de los agraviados en

sus libertades puede ser mucho más larga, y fácil es suponer que sólo la limitada disponibilidad de

espacio para este artículo deja fuera de la relación desde Ruiz Mateos, cuya libertad seguramente quedó

mermada el día que le dijeron en la televisión que le expropiaban para ver cómo era su empresa por

dentro, hasta tos disidentes socialistas, que por ejercer la libertad de pensamiento y palabra han pagado el

precio de no estar en las listas de tos- próximos comicios. El 22 de junto se van a celebrar elecciones

generales. Entre los electores habrá decididos partidarios del PSOE; también habrá detractores del

socialismo reinante. Pero, los que merecen nuestra más atenta consideración en esta hora son tos que sin

ser socialistas ni antisocialistas dieron su voto al PSOE en el 82, creyendo de buena fe que el socialismo

era libertad. A ellos es a los que hay que dirigir un mensaje de esperanza: la libertad es posible, claro que

para conseguirla usted tiene que cambiar su voto.

 

< Volver