Para evitar la tentación totalitaria del PSOE     
 
 ABC.    01/06/1986.  Página: 27. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

DOMINGO 1-6-86

OPINIÓN

ABC, pág. 27

PARA EVITAR LA TENTACIÓN TOTALITARIA DEL PSOE

LAS elecciones del 22 de junio no son un trámite rutinario: son decisivas para el porvenir del sistema

constitucional español. ABC no ha respaldado desde su fundación ninguna oferta de partido, ni .apoyará

ante el 22 de junio ninguna opción política concreta. Nuestro periódico ha querido mantener un único

compromiso con las instituciones fundamentales de la nación: la Corona en primer término y el

ordenamiento jurídico del Estado de Derecho, garante de las libertades y. del respeto a la ley. Pero es

precisamente ese alejamiento de la política partidista lo que nos obliga a establecer algunos criterios

claros antes de las elecciones próximas. El Partido Socialista ha tenido aciertos indudables en materias

especialmente delicadas como la relación con la Corona, el trato con las Fuerzas Armadas, la defensa de

la unidad nacional, su pragmatismo ante Estados Unidos y su moderación general en la política

económica. Pero reconociendo estos aciertos, el balance de la gestión del PSOE es negativa. Los

socialistas han gobernado mal. Don Felipe González ha perdido oportunidades históricas; ha malgastado

ocasiones irrepetibles en la economía (hundimiento del precio del petróleo, posibilidades de control del

déficit, de creación de puestos de trabajo), en la política exterior (errores en la negociación España-

OTAN, peligrosa celebración del referéndum, negativa culminación del proceso integrador en la

Comunidad Europea). El mayor error del PSOE ha sido, tal vez, la ausencia de un verdadero proyecto

político ante el problema central de la sociedad española, esto es, el envejecimiento del sistema de

creación de ideas, de diseños organizativos, de sistemas de producción. Con su peor mordacidad, el

escritor Julio Cerón ha resumido ese fracaso en un mensaje telegrafiado desde Ginebra: «Si el PSOE es la

modernidad, la silla de ruedas de mi prima Luz es el Concorde». Ahora, ante el descenso de sus ex-

pectativas de voto, el PSOE convoca elecciones anticipadamente, haciéndolas coincidir con los

campeonatos mundiales de fútbol. EL doble problema de imagen de don Felipe González se acentúa a

medida que sé aproxima la confrontación electoral. De un lado, el presidente sufre un descenso de crédito

personal. La imagen de un hombre que no dice la verdad es incompatible con el rigor informativo de las

democracias europeas. De otro lado, el Partido Socialista aparece ante muchos españoles como .una

formación de tendencia mejicanizante, que aspira más a controlar la sociedad que a .gobernar, reduciendo

o suprimiendo las libertades básicas, desde la enseñanza a, la justicia. Es necesario que una alternativa

pueda ser ofrecida a la nación. Y no habrá posibilidad de Gobierno alternativo si las distintas fuerzas del

centro y de la derecha no responden al PSOE con un ambicioso y coordinado proyecto nacional. La

Coalición Popular, que es la más poderosa de las fuerzas políticas de oposición, podrá ser discutida en sus

modos de organización-o en su forma de transmitir su mensaje electoral: pero es en último término la

base más fuerte con la que se cuenta para articular una opción de Gobierno. En nuestras páginas centrales

exponemos con datos y cifras la gran interrogante de esta campaña. El método de Hondt aplicado al

Congreso, junto al reducido tamaño electoral de 35 circunscripciones españolas (con seis o menos

escaños) deforma las reglas del escrutinio proporcional para convertirlo en una confrontación donde la

división de los afines premia al contrario mayor. El sistema mayo-ritario que opera en la elección de

senadores nos hace ver, de nuevo, que toda aquello que divida a las fuerzas de oposición, trabaja a favor

de una nueva mayoría del PSOE. LA victoria socialista de 1982 se consiguió gracias a la división de las

fuerzas de centro-derecha. En 29 provincias, la coalición liberal conservadora quedó a poca distancia del

PSOE. Si ahora se repite esa operación divisora es seguro que el PSOE cantará victoria en los primeros

días de la campaña. Si por el contrario el Partido Reformista, que ha incorporado como número uno por

Madrid a un hombre de tanto sentido común como Federico Carlos Sainz de Robles, aborda la

coordinación con Coalición Popular, parece inevitable que el PSOE pierda la mayoría absoluta. No se

trata de uniones ni de fusiones. Se trata de que el PRD pacte con Coalición Popular un plan de

desistimientos de acuerdo con las estimaciones solventes de resultados para evitar que los restos

favorezcan al PSOE. En nuestras páginas centrales se explica la necesidad de disponer en una treintena de

provincias de una expectativa de voto superior al 15 por 100 para obtener un escaño. Ese porcentaje se

eleva al 20 y aun al 25 por 100 en muchas ocasiones. No pedimos que los reformistas y otros partidos

renuncien a su proyecto político en favor de una fuerza política mayor. Lo que pedimos es que se pacte,

que se establezcan acuerdos razonables cuando todavía es tiempo. SI no sé hace así, el elector medio

sospechará que la pequeña política se ha impuesto sobre el bien de la nación. Y aquí es necesario decir en

honor a la verdad que la Coalición Popular, cuyos errores no hemos ocultado en estas páginas, ha dado

ejemplo de sentido nacional en su esfuerzo para llegar a acuerdos legislativos y electorales con fuerzas

afines. La equiparación de los programas de la Coalición Popular y de los reformistas nos brinda la

prueba de la proximidad de ambas formaciones poíiticas. Otro tanto cabe decir del talante personal de la

mayor parte de sus candidatos. Si el acuerdo no se produce, el triunfo de una alternativa al socialismo se

hará harto improbable y la fragilidad del proceso democrático se acentuará. Alguien acaba de aludir, a la

naturaleza última del reformismo, como un proyecto esencialmente catalán, destinado a reforzar una

autonomía catalana de centro derecha a costa de la erosión del centro derecha español. Pensamos que ésta

es una versión temeraria. La incorporación al PDR de Sainz de Robles demuestra el alcance nacional de

la operación reformista. Y no se puede dudar de que Miguel Roca -que ha hecho en los últimos tiempos

una gran labor para integrar a Cataluña en el nuevo marco de la democracia española— se propone

defender intereses nacionales ante una elección decisiva para España como es la del 22 de junio. Pero el

líder reformista debe dar un paso más y demostrar su sentido nacional. Sin pérdida de tiempo. En el

comienzo mismo de la campaña electoral.

 

< Volver