Elecciones generales. 
 El Círculo de Empresarios hace propuestas a los partidos     
 
 ABC.    03/06/1986.  Página: 24. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

24 / A B C

El Círculo de Empresarios hace propuestas a los partidos

Madrid

«El sentido de nuestro análisis no es tanto el de enjuiciar, desde el punto de vista empresarial, tos

programas electorales de tos partidos, cuanto el decir a quiénes resulten elegidos cuáles son, a nuestro

juicio, los desafíos, las acciones y los obstáculos para conseguir en los próximos cuatro años una sociedad

mejor y más justa», dice el informe elaborado por el Círculo de Empresarios sobre sus reflexiones

respecto a los programas electorales de los partidos y con el que sólo pretenden un enriquecimiento del

debate social. Los empresarios advierten que le mejora de la coyuntura económica internacional, unida al

deseo de infundir optimismo en los electores, puede producir la caída en una de las más peligrosas utopías

electoralistas: el crecimiento rápido. «Se difunde, irresponsablemente -añada el informe-, la idea de que la

crisis ha sido superada y se oculta que la competitividad española es mala y se deteriora

progresivamente.» Advierten, asimismo, que si el grado de liberatizacion de la economía española es

menor que el de aquellas economías con las que tiene que competir no será posible que España ocupe

mejor lugar en el «ranking» de la competitividad. Dicen, también, que, aun cuando nuestro sistema

tributario puede ser considerado correcto en su conjunto, la política fiscal adolece de dos vicios: utilizar

los impuestos como puro instrumento de recaudación y no como instrumento de política económica, y la

existencia de un importante volumen de fraude que implica un gran esfuerzo fiscal para los que pagan

correctamente sus Impuestos. Esto haca que aparezcan efectos desincenti-vadores del trábalo y de te

actividad. Por otro lado, añaden que en nuestro país el principal capital es el humano, con la

particularidad de que es la población más joven de toda la CEE y no se puede hablar de bienestar y

progreso, si este capital esté ocioso o infrautilizado. A este respecto, advierten que sólo el crecimiento no

inflacionísta, en un contexto de mayor productividad y mejora en la calidad de gestión empresarial, puede

cambiar la tendencia al desempleo. Para ello proponen mayor flexibilidad y formación de trabajadores y

empresarios. Esta flexibilidad, dicen, no pretende destruir empleo, sino lo contrario.

 

< Volver