Autor: Portilla, Gervasio. 
 Elecciones generales. Cantabria ante las urnas. 
 Los votantes cántabros siempre han optado por el espacio político de centro-derecha  :   
 Sólo los centros industriales se decantan por el PSOE. 
 ABC.    04/06/1986.  Página: 29. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

MIERCOLES 4-6-86

ELECCIONES GENERALES

Cantabria ante las urnas

Los votantes cántabros siempre han optado por el espacio político de centro-derecha

Sólo los centros industriales se decantan por el PSOE

Santander. Gervasio Portilla

Cantabria ha sido siempre por definición una región que, salvo en contadas ocasiones, se ha inclinado por

posiciones políticas moderadas dentro del espacio político centro-derecha. Su alto nivel de renta y la

presencia social de un sector ganadero años atrás bastante fuerte ha ido configurando sociológicamente la

forma de ser y pensar de los habitantes de la región. Sin embargo, en los últimos años estas posiciones no

son tan marcadas en cuanto a la intención del voto, y en las últimas elecciones generales, el Partido

Socialista consiguió una importante victoria política. Los núcleos industriales se decantan por posiciones

cercanas al PSC-PSOE, mientras que los núcleos rurales son tradicionalmente en la mayoría de los casos

feudo de los conservadores. Ante las próximas elecciones generales, las posibilidades están bastante

igualadas entre el PSOE y la Coalición Popular, ya que si bien la acción de gobierno ha podido desgastar

algo ante la opinión pública a los socialistas, no es menos cierto que la Coalición Popular ha sufrido en

los últimos tiempos un fuerte desgaste en Cantabria, ya que aparte de gobernar la Autonomía, sus «crisis»

han podido hacer mella. Es por esto por lo que las dudas son grandes respecto a de qué lado se puede

inclinar la victoria el próximo 22 de junio en esta Comunidad autónoma. La lucha se presenta cerrada y

competida, aunque parece que las encuestas dan una ligera diferencia favorable a las posiciones

socialistas debido principalmente a las divisiones de meses atrás en la Coalición Popular que en nada han

beneficiado a su imagen, y a las discusiones existentes por parte de los conservadores a la hora de formar

su candidatura. Por otro lado, la presencia en Ja arena electoral del Partido Reformista es una auténtica

incógnita que más bien restará votos a la Coalición Popular que al propio PSOE, que sí puede perder

algunos votantes por su izquierda a través de la candidatura de Izquierda Unida. Panorama político que se

complica, aún más si se tiene en cuenta que no se sabe qué dirección de voto pueden tomar los militantes

y simpatizantes del Partido Regionalista, que no se presenta a estos comicios y vela sus armas de cara a

las elecciones autonómicas. Los últimos días de campaña se presentan de auténtico infarto, y si los

mundiales de fútbol pueden quitar cierto dramatismo a la campaña, a buen seguro que los ataques

dialécticos en todos los sentidos pueden ser noticia habitual en los medios de comunicación cántabros.

Ojeando los resudados de anteriores comicios, el índice ascendente de votantes hace suponer que para

estas legislativas se superará el 82.66 por 100 de votantes que acudieron a las urnas en el ochenta y dos.

Cinco diputados y cuatro senadores habrán de repartirse el voto de los 532.444 posibles electores inscritos

en el censo de nuestra Autonomía. Miedo al abstencionismo de la juventud. Temor a ese «pasotismo» de

un sector sin apenas esperanzas. 21.553 son los jóvenes que actualmente engrasan las filas del paro en

Cantabria, según los datos oficiales del INEM. El paro, lejos de haber entrado en la senda de las

soluciones, se ha disparado hacia cotas alarmantes. A enero de 1986 el 26,20 por 100 de la población

activa está en paro. Otro dato interesante. La oferta política se va reduciendo. Las líneas ideológicas

tienden a concentrarse. En los comicios del setenta y siete los partidos socialistas los más diversos; hasta

cuatro agrupaciones diferentes giraban en torno al socialismo. En las del setenta y nueve destacaba la

presencia de aquel conglomerado que encabezaba Fuerza Nueva y respondía ai nombre de Unión

Nacional. En 1982 se van centrando tas cosas. Serían las últimas urnas para la agonizante UCD y se

abrían las puertas para la recién creada Centro Democrático y Social, dirigida por Adolfo Suárez. Así, a

vista de pájaro, dos son las formaciones políticas, cuya curva de crecimiento continua en laza: el PSC-

PSOE y la Coalición Popular. Realmente son los únicos favoritos a repartirse los preciados trofeos en

forma de escaño.

 

< Volver