Autor: Contreras, Lorenzo. 
 Elecciones generales. 
 El arte de aburrir     
 
 ABC.    06/06/1986.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ELECCIONES GENERALES

Cuaderno de notas

VIERNES 6-6-86

EL ARTE DE ABURRIR

Probablemente es verdad que la campaña éfectoraf presente sea una de fas más aburridas, si no la que

más, cte todas ias celebradas desde 1977. Quizá haya una razón. Y es esa impresión, en óeasiones

Insuperable, de que no se han Consolidado las condiciones para´evitar que e) PSOE repita triunfo

electoral, aunque no sea el mismo triunfo que en 1982. No hay que descartar la sobresaturación del

ambiente, como consecuencia dset escaso tiempo transcurrido desde el referéndum. Y, por otra parte, no

se puede olvidar el fundamento de esa vieja afirmación, según la cual la democracia es aburrida.

Alguien pensará que las actitudes de algunos políticos resultan en ocasiones tan pintorescas que generan

espontáneamente eí comentario. Pero uno se resiste, por ejemplo, a ver nada especial en el hecho de que

el ministro Lluch se haya convenido en vendedor de huevos durante algunos minutos. Probablemente si

no hubiese hecho otra cosa en su vida ya habría arruinado su negocio. Pero a él los negocios que el

destino le ha deparado son los sanitarios. Y así van ellos. La interposición de tos Mundiales de Fútbol en

el curso de la campaña está causando pequeños estragos en el campo de la atención general. Pero eso

estaba cantado. Desviar la atención del público era uno de los objetivos de los estrategas felipistas. Y

evitar al mismo tiempo, con el adelanto, que las formaciones menores afianzasen su Imagen y sus

posibilidades muéstrase como un objetivo cada vez más claro. Vencer por aburrimiento es una de las más

tristes glorías que e) PSOE fitipista podía apuntarse. Ese partido y sus actuales dirigentes han renunciado

a te vibra* don de tas grandes aspiraciones compartidas. Están en la etapa de quien mantiene un negocio,

ha vendido mucha mercancía averiada y procura que casi todo se olvide. Casi todo, menos que Serien

tienda abierta y que los demás ofrecen calidad inferior a la suya. Por éso, después de hacerle a (os

pequeños la trampa del calendario, Felipe González anuncia a todos los vientos que Coalición Popular

tiene su cohesión amenazada. Ellos, por lo visto, no tienen problemas Internos. Pero es porque han dejado

reducida a cenizas su oposición interior. Abrazarse al PSOE para ir por el buen camino es una de tas

mayores falacias que ha podido imaginar Ja propaganda especializada. En tos carteles se ha pasado del

Felipe con mirada de primera comunión y tos ojitos clavados en las nubes -caso üe 1982-, al Felipe

confiado que espera en la esquina del tiempo su cita con los resignados de siempre. Incluidos los que han

probado la amargura de creer por un momento en la imparcialidad de la oferta pública de empleo.

Ahora hay quienes se preguntan, en son de chiste, por el parecido entre Tabacalera y el PSOE. Y la

respuesta es que ambos empezaron con «ideales» y rían terminado con «fortuna».

Lorenzo CONTRERAS

 

< Volver