Autor: Burgos, Antonio. 
   ¡A por los trescientos!     
 
 ABC.    09/06/1986.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

16/ABC

El recuadro

¡A POR LOS TRESCIENTOS!

EL viejo liberal entra arrastrando los pies en la repostería del casino del pueblo. Hace la petición de todos

tos días:

-Niño, un cafelito como yo lo tomo...

El camarero tiene puesta la radio en la repostería. Va desgranando et mensaje que nadie en el pueblo com-

prende; con mucha música va diciendo que para seguir adelante por buen camino y para que Andalucía

cuente aquí y en Madrid hay otra forma dé hacer España, que nos van a oír tos comunistas, seguro. El

viejo liberal te pide al niño de la barra que ponga la radio más bajita, y no te dejan enfrascarse con el café

como él lo toma, ni con el periódico, porque empiezan a llegar los de todas las mañanas:

-¿Qué, don Tomás? ¿Hoy sabe usted ya lo que va a votar?

El viejo liberal sonríe con soma y retranca:

-Pues sí que lo sé... Hay que votar a los socialistas. ¿No quieren votos? Pues hartarlos de votos...

-Hombre, don Tomás, que un viejo liberal como usted diga eso, que va a votar a los socialistas... No me

irá usted a decir que le na convencido Pepote por la televisión...

-Don José, si le da lo mismo...

-¿Como don José si te da lo mismo?

-Que ése que tú llamas así, Pepote, como si hubieras ido con él al colegio, de momento es don, porque

tiene el don, y luego, ademas, es bisnieto de don Pedro Borbolla...

-Bueno, pues don José... O sea, que va usted a votar a los de don José... ¿Pero usted no es liberal?

-Pues por eso mismo. Voy a votar como protesta. Anuncian que van a sacar mayoría parlamentaria, ¿no?,

como si ya hubieran celebrado las elecciones, ¿no? Esto es una negación de la democracia tal que lo que

me pide el cuerpo es votarlos a ellos para darles por saco...

-No lo entiendo, don Tomás...

-Pues te lo voy a explicar. Si estos señores sacan doscientos doce o doscientos veintidós escaños como

dicen tienen la mayoria absoluta, y la gente se cree que la democracia es esto, que estos señores saquen la

mayoría absoluta y nos den oíros cuatro añitos como tos cuatro que nos han dado. ¿Solución? Pues ya que

parece imposible evitar que saquen la mayoría, pues que saquen una mayoría tan grande que no sea una

victoria electoral, sino un cachondeo... Vamos, que se note más el cachondeo de democracia que es que

un soto partido se alce con el santo y la limosna. ¿No habla la derecha del voto útil? Pues éste es el mejor

voto útil: el voto de hacerles sacar tanta mayoria que esto sea de verdad lo que quieren que sea, la

dictadura del partido único... Dejarlos a ellos solos, vamos... ¿No queréis poder? ¡Pues ahí tenéis poder!

-Don Tomás, pero eso es como la copla del Pinto... ¿Quiere un vestío? [Catorce! ¿Quiere un reloj? |De

brillatesl -Pues asi es, mi querido amigo. Están embriagados de poder y tes pasa como a los que tienen

buen vino, que dan cambaladas, pero que no se pegan el costalazo hasta que no cogen una borrachera

muy gorda,.. Estos no se pegarán el costalazo hasta que no cojan una borrachera de votos muy gorda,

hasta que la cojan a cuadritos. Por eso hay que votarlos. ¿Doscientos veintidós? Pocos me parecen,

Doscientos veintidós no darán idea de cómo están convirtiendo España en un cortijo. Tenemos que

conseguir que saquen trescientos para que nos demos cuenta del peligro que representan y para que así

sea una barbaridad tan gorda que acaben haciendo el ridículo. Nada, nada, ¡a por los trescientos!

-Pero eso Jo decía don José María Gil-Robtes, don Tomás, y Gil-Robtes era de la CEDA y usted es

liberal...

-Eso lo decía Gíl-Robfes, pero ahora hay que conseguirlo. ¡A por los trescientos! Si sacan los trescientos

la gente se dará por fin cuenta de lo gravísimo que es todo esto... Antonio BURGOS

 

< Volver