Autor: Palma, Luisa. 
 Elecciones generales. 
 Fraga promete no levantar las alfombras, pero cree que habrá que desinfectarlas  :   
 El Gobierno se arruga con los fuertes y se ensaña con los débiles. 
 ABC.    11/06/1986.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

MIÉRCOLES 11 -6-86

ELECCIONES GENERALES

Fraga promete no levantar las alfombras, pero cree que habrá que desinfectarlas

«El Gobierno se arruga con los fuertes y se ensaña con los débiles»

Tenerife. Luisa Palma, enviada especial

«Este Gobierno es muy gallito con los débiles, pero cuando alguien le planta cara se arruga.» Señalando

este talón de Aquiles del PSOE, Manuel Fraga confirmaba ayer, atravesado ya el ecuador de la campaña,

lo que va a ser a partir de ahora la estrategia electoral de la CP: incremento de las críticas a los socialistas,

guante blanco para los demás contendientes y mayor énfasis en la defensa de programa propio.

Al menos, esta es la tónica que van adquiriendo las intervenciones de Fraga, tanto en los mítines como en

las ruedas de Prensa. Ayer en Tenerife, Fraga, que volvió a la carga con lo mal que lo está haciendo ei

Gobierno en el conflicto que ha provocado de estibadores, acusó al PSOE de «gallito» al hacer «dejación

de sus deberes» en un asunto como éste «que es de vergüenza nacional».

Fraga quiere reducir los gastos electorales porque «el actual sistema electoral es uno de ios más caros del

mundo». Pero para ello se necesita «una pequeña reforma constitucional», que la CP no contempla en su

programa.

Pero Fraga, en realidad, no quiere «llegar a la Moncloa» porque entre otras cosas es partidario de trasladar

la sede del Gobierno a un lugar céntrico: «Quiero librarme de esa influencia maléfica de lo que yo mismo

llamé complejo de la Moncloa en los dos sentidos, y parece que esto también lo ha incluido Roca en su

programa.» Aunque si llegase «no barrería» debajo de las alfombras. «Me parece lamentable lo de las

alfombras -dijoyo no quiero usar ese término, pero esto me hace pensar que entonces no hubo

equivocación sino engaño, porque no haría ningún dato importante, como ya se vio. Damos por vistas las

alfombras, aunque lo que sí es posible es que alguna haya que desinfectarla.»

Fraga se ha encontrado estos días en las islas Canarias con una buena respuesta en el público tanto en la

calle como en la masiva afluencia a sus mítines. En el cine habilitado a tal efecto en Las Palmas, que se

abarrotó literalmente de oyentes, Fraga encontró un público cálido, con el aplauso a flor de piel, después

de haber sido «calentado» durante más de una hora por todo un rosario de candidatos que fueron tomando

la palabra. Lo mismo ocurrió en Tenerife. El líder de la CP se comprometió a tomar una actitud

«especial» para con Canarias, creando una Comisión interministerial para los problemas de esta

provincia. Este Fraga que se apasiona en los mítines o que, incluso se le saltan las lágrimas en algún

programa radiofónico cuando le recuerdan su niñez en Cuba, es bien distinto del Fraga tranquilo y

sonriente a pesar del sueño, que sorbe el café despacio, sentado bajo los soportales del hotel, cuando

empieza a desperezar el día. Quizá sea de los pocos momentos que dispone en esta campaña para recordar

las cosas que le gustaría hacer como, por ejemplo, salir de compras. «Es una de las cosas que más echo de

menos -dice removiendo el café-, antes salía de tiendas con mis hijos cuando eran pequeños y ahora hasta

la ropa me compran. Esta camisa, por ejemplo, es una de las que me envía una señora de Asturias que las

fabrica, lo que pasa es que no me abrocha bien.» Luego comenta, a requerimiento de los periodistas, el

que Adolfo Suárez se haya quedado afónico. «Eso le puede pasar a cualquiera -dijo riendo- y cuando me

ocurre a mí me mando yo mismo a hacer gárgaras.» Más tarde, en el «jet-foil» que nos traslada a

Tenerife, habla de irse a pescar después de la campaña del «paso de los atunes» cerca de La Gomera, un

poco también para no ceder a la tentación del sueño, verdadero «mal endémico» en estos días electorales.

PRD y doña Leonor

Fraga se muestra reacio a entrar en cruces dialécticos con los demás candidatos en estas elecciones,

excepto con los socialistas. Sin embargo, ayer se refirió al PRD con estas palabras: «Todo el mundo tiene

derecho a aspirar a la mano de doña Leonor, pero luego es ella la que decide, claro. Esta operación está

hecha por el interés de ampliar la influencia de la Minoría Catalana, al igual que ya1 lo intentara Cambó,

pero aparece con visos de muy limitada credibilidad. Su programa es igual que el nuestro, pero en versión

más modesta. Nosotros les hemos ofrecido nuestra colaboración y lo seguimos manteniendo.» Opina que

el camino del que habla el PSOE «no lleva a ninguna parte» y que la abstención esta vez «va a ser

fundamentalmente de izquierdas».

En su opinión, los gastos y el volumen actual de la presidencia del Gobierno son «desmesurados y

absolutamente inaceptable».

 

< Volver