Autor: Ruiz de Azúa, Victorino. 
 Las elecciones vascas ; Ardanza mantiene su negativa a pactar con el PSE-PSOE. 
 Los socialistas necesitan coaligarse con otros dos partidos para formar Gobierno en Euskadi     
 
 El País.    01/12/1986.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

Ardanza mantiene su negativa a pactar con ei PSE-PSOE,

Los socialistas necesitan coligarse con otros dos partidos para formar Gobierno en Euskadi

VICTORINO RUIZ DE AZÚA, Bilbao

Ningún partido político, ni siquiera una coalición entre el PSOE y el PNV, podrá garantizar la

estabilidad del próximo Gobierno vasco tras el resultado de la consulta autonómica celebradas

ayer, con una participación del 71% de los electores censados. La barrera que debe superar un

Gobierno con vocación de estabilidad se sitúa en 38 escaños, sobre todo si Herri Batasuna (HB)

decide intervenir ocasionalmente en la Cámara, como ha anunciado durante la campaña que

tiene intención de hacer. Los socialistas necesitan coligarse con otros dos partidos para formar

Gobierno.

El Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE) y el Partido Nacionalista Vasco (PNV) juntos no

alcanzan esa cifra. Él lendakari saliente, José Antonio Ardanza, del PNV, declaró ayer que mantiene

su criterio favorable al paso de su partido a la oposición.

De la complejidad de la situación da idea el hecho de que en cada una de las tres provincias es

un partido distinto el ganador. El PNV mantiene la supremacía en Vizcaya; su más directo competidor,

Eusko Alkartasuna-(EA), consigue la victoria en Guipúzcoa -desde donde se preparó la operación de

ruptura con el PNV y el lanzamiento del nuevo partido- y en Álava el PSE-PSOE se convierte en

fuerza mayoritaria.

Los resultados provisionales dibujan en Euskadi un mapa político dominado por la dispersión del voto

entre siete fuerzas, el serio descalabro del PNV,flue pierde casi ¡a mitad de sus escaños aunque sigue

siendo el partido más votado, y la victoria apurada hasta el extremo del PSE-PSOE, que consigue el

grupo más numeroso del nuevo Parlamento con 18 diputados, uno menos que en la anterior legislatura.

E) partido socialista también sufre una ligera pérdida de votos con respecto a las elecciones

autonómicas de 1984.

La división del nacionalismo moderado en dos ofertas diferentes, el PNV y EA, la nueva formación de

Carlos Garaikoetxea, ha costado a este sector la pérdida de un diputado y del 3% de los votos. La

caída es moderada y en porcentaje de sufragios equivale casi exactamente a la subida de Herri

Batasuna (HB), que gana dos escaños.

Con 14 diputados, el ex lendakari Carlos Garaikoetxea arrebata a HB el tercer puesto y consigue

ocupar un espacio con el que será muy difícil no tener que contar a la hora de buscar fórmulas viables

de Gobierno.

Pese al descalabro del partido gobernante y la escisión del PNV, que provocó el adelanto de las

elecciones autonómicas, los socialistas sólo han conseguido a duras penas mantener sus posiciones y,

en lo que se refiere a porcentaje de votos, han sufrido un ligero debilitamiento.

La práctica desaparición de la derecha conservadora representada por Coalición Popular y la desviación

de parte de sus electores tradicionales al partido socialista acentúa el carácter contradictorio del

resultado cosechado por el partido de Txiki Benegas.

Euskadiko Ezkerra (EE) ha sido la fuerza más directamente beneficiada por el corrimiento de una parte

del electorado del PSE-PSOE que no ha querido compartir la misma papeleta de voto con sectores de

la sociedad vasca alineados en esta ocasión junto a Txiki Benegas con el único objetivo de desalojar

del poder al nacionalismo.

Euskadiko Ezkerra ha aumentado un 50% su grupo parlamentario en la Cámara vasca con una subida

próxima al 3% de los votos. EE confirma su lento pero progresivo aumento en las sucesivas consultas

electorales, legislativas y autonómicas. Los socialistas han perdido otra porción de votos en beneficio

del Centro Democrático y Social (CDS), que consigue una modesta representación de dos diputados

en su primera comparecencia a unas autonómicas vascas.

Asamblea nacional del PN V

El lendakari saliente y candidato del PNV, José Antonio Ardanza, reafirmó el criterio que ha mantenido

durante la campaña, favorable a pasar a la oposición si su candidatura no era la más votada. Ardanza

matizó, no obstante, que "será el partido el que decida en su asamblea nacional".

Dicha asamblea se celebrará, en principio, según anunció Ardanza, el próximo viernes.

Ardanza subrayó en su comparecencia ante los informadores al filo de la medianoche, cuando los

resultados eran prácticamente definitivos, que el país no ha cambiado y que. en todo caso, los votos

de los partidos nacionalistas han aumentado.

Rechazó también el todavía lendakari su eventual partición en un pacto de legislatura con los socialistas,

y calificó de innoble la actitud del PSE-PSOE durante su mandato, porque, dijo,

"mientras daba la apariencia de apoyar un Gobierno, luego lo desgastaba".

Ardanza descartó cualquier reajuste en la dirección del PNV al margen del que "regularmente efectúan

las asambleas regionales del partido", y aseguró que Garaikoetxea padece una "permanente obsesión"

por los supuestos errores de los dirigentes del PNV.

Ardanza felicitó a primera hora de la madrugada a su previsible sustituto en Ajuria-Enea, José Maria

Benegas.

Las reacciones en el centro oficial de seguimiento del escrutinio, en Vitoria, fueron casi asépticas

hasta la conferencia de prensa del lendakari. El consejero de interior del Gobierno vasco, Luis María

Retolaza, se limitó a las 22.30 horas a confirmar los datos que venían ofreciendo desde hora y media

antes los terminales de ordenador.

Retolaza destacó la ausencia total de incidentes y se felicitó por el ejemplo de civismo y espíritu

democrático de los electores.

El consejero de Presidencia y Justicia, Juan Ramón Guevara, no quiso adelantar ningún criterio sobre

eventuales pactos o coaliciones. "No me corresponde pronunciarme", declaró. Guevara subrayó que

"las hipótesis pueden ser muy diversas" y criticó la intervención en una conferencia de prensa celebrada

en Bilbao de Juan Manuel Eguiagaray, vicesecretario general del PSE-PSOE, por no haber tenido en

cuenta, dijo, "que es el Parlamento el que designa al lendakari". Guevara precisó ante las preguntas

de los informadores que no estaba pensando en ningún pacto para impedir que el candidato socialista,

Txiki Benegas, fuera elegido. "Me limito a señalar un hecho, nada más", manifestó.

Xabier Arzalluz parece ser una de las claves de la política de pactos que vaya a seguir el PNV. El

presidente de los peneuvistas se presenta el miércoles en Madrid en uno de los almuerzos del Club

Siglo XXI. Se espera que para entonces puede adelantar si el PNV está dispuesto a gobernar con el

PSOE en una reedición del pacto de legislatura que han mantenido hasta las elecciones o si pasará

a !a oposición.

 

< Volver