Autor: Ruiz de Azúa, Victorino. 
 Las elecciones vascas ; El PNV denuncia a dirigentes socialistas, y Euskadiko Ezkerra, al diario "Egin". 
 Participación del 71% y ausencia de incidentes     
 
 El País.    01/12/1986.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

EL PAÍS, lunes 1 de diciembre de 1986

ELECCIONES VASCAS

Un impedido es ayudado a descender las escaleras del colegio electoral de la calle de Urbieta, en

San Sebastián.

El PNV denuncia a dirigentes socialistas, y Euskadiko Ezkerra, al diario *Egin´

Participación del 71% y ausencia de incidentes

v. RUIZ DE AZÜA, Bilbao La participación del 71,1% del electorado y la presentación de denuncias

por irregularidades que pudieran afectar al resultado de los comicios fueron la nota más destacada

ayer en la comunidad vasca, donde 1.660.943 ciudadanos tenían derecho a voto. La jornada

transcurrió con normalidad y sin incidentes. Los índices de participación eran a media tarde inferiores

en más de tres puntos a los de las elecciones autonómicas de febrero de 1984, pero en las ñoras

finales se equipararon prácticamente. El Partido Nacionalista Vasco (PNV) presentó denuncia contra

dirigentes socialistas ante la Junta Electoral del País Vasco, y Euskadiko Ezkerra (EE) hizo lo mismo

contra el diario Egin en el juzgado de guardia de San Sebastián.

Las tres provincias de la comunidad autónoma disfrutaron ayer de un día frío, pero soleado, desde

que a media mañana se disiparon las últimas nieblas. En Álava se registraban temperaturas bajo cero

a las nueve de la mañana, cuando los colegios electorales abrieron sus puertas. Desde el colegio

Ignacio Aldecoa, de Vitoria, fueron requeridos los servicios de limpieza municipal para que disolvieran

con sal una gruesa placa de hielo que se hallaba junto a las puertas de acceso. -

La afluencia de votantes fue más escasa durante la mañana que en consultas anteriores. Gran parte

de los electores que se aproximaron a las urnas hasta el mediodía llevaba mochilas o indumentaria

apropiada para andar por el monte.

A las 12.30 horas había votado en las tres provincias el 19,20% del censo, proporción inferior en algo

menos de un punto a la de los comicios autonómicos de 1984. El número de votantes que habían

ejercido su derecho a las 13.30 aumentó considerablemente. La Consejería de Interior del Gobierno

vasco facilitaba a esa hora un índice del 32,66%. La provincia más adelantada era entonces Guipúzcoa,

con un 35,34% de votos emitidos.

Los últimos datos sobre participación antes del cierre de las mesas electorales fueron suministrados

a las 18.30. Había votado para esa hora el 56% de los alaveses y de los guipuzcoanos y el 57% de

los electores censados en Vizcaya. El índice medio era del 56,94%, inferior en más de tres puntos

al de las autonómicas de 1984 (60%).

Tanto el Partido Nacionalista Vasco como Euskadiko Ezkerra presentaron durante la jornada sendas

denuncias. El coordinador de la campaña nacionalista, Josu Bergara, anunció que su formación

recurriría ante la Junta Electoral del País Vasco por las declaraciones de algunos dirigentes socialistas

en el momento de emitir su voto. Según Bergara, los responsables del Partido Socialista de Euskadi

(PSE-PSOE) prejuzgaban con sus palabras el resultado de la consulta.

Optimismo de Rubial

Entre otros, el presidente del PSOE, Ramón Rubial, se refirió por la mañana al candidato socialista,

Txiki Benegas, como "futuro lendakari". Rubial efectuó esta declaración en el mismo colegio electoral

donde el presidente del Partido Nacionalista Vasco, Xabier Arzalluz, vaticinó ante los informadores el

triunfo de su grupo.

El secretario general de Euskadiko Ezkerra y primer candidato de este partido por Vizcaya, Kepa

Aulestia, presentó a las 13.30 ante el juzgado de guardia de San Sebastián una denuncia contra el

diario Egin por la publicación de una noticia presuntamente falsa. Egin incluyó en su primera página

de ayer, titulada a cuatro columnas, una información según la cual "un sindicato de la Guardia Civil

denuncia que sus mandos inducen a votar a Euskadiko Ezkerra y PSOE".

La noticia recoge ampliamente un comunicado difundido por el clandestino Sindicato Unificado de la

Guardia Civil, que ya había sido publicado en una edición anterior por el Diario Vasco, editado también

en Guipúzcoa. Kepa Aulestia entregó a los informadores en el juzgado un escrito de Juan María Bandrés

en el que el candidato a lendakari por Euskadiko Ezkerra afirma que los guardias civiles destinados en el

País Vasco deberían votar a esta formación porque así podrán regresar a sus hogares.

El Partido Nacionalista Vasco denunció también que unos 60 ancianos de una residencia de Baracaldo

(Vizcaya) no pudieron votar al haber sido dados por muertos y eliminados del censo. La formación

citada efectuó gestiones para que el Ayuntamiento reconociera el error y los interesados pudieran

depositar su papeleta.

Papeleta y foto

En Bilbao, una mujer fue obligada por el presidente de su mesa electoral a desistir del intento de

introducir en la urna un sobre con una papeleta del PNV y una foto del lendakari, José Antonio Ardanza.

La mujer explicó que quería evitar confusiones con los demás candidatos. También en Bilbao, otra mujer,

no inscrita en el censo, se quejaba de que le habían impedido votar por Carlos Garaikoetxea. Un votante

bilbaíno protestó en su ´mesa electoral porque en la cabina no estaba "la candidatura de Felipe".

Fuentes de la prisión de alta seguridad de Nanclares de Oca (Álava) informaron que los presos comunes

no habían ejercido su derecho al voto. Sólo los casi 30 presos internos de ETA Militar y ETA Político-militar

habían utilizado el voto por correo. En las cárceles de Martutene y Basauri el voto por correo fue

igualmente el sistema utilizado por los reclusos que decidieron participar en la consulta. También tuvo

que votar por correo el delegado del Gobierno en el País Vasco, Ramón Jáuregui, que permaneció todo

el día en su residencia oficial de Vitoria. Jáuregui está empadronado en San Sebastián.

Entre los electores que más madrugaron figura Lucio Aguinagalde, el industrial secuestrado por ETA y

liberado por la Ertzantza (policía autónoma vasca) el pasado 2 de noviembre. Aguinagalde, afiliado al

PNV, acudió al colegio instalado en la Casa de la Cultura de Vitoria, muy próxima a su domicilio, en

compañía de su esposa y sus hijos.

Alrededor de 7.500 personas, entre inspectores del Cuerpo Superior de Policía, guardias civiles,

policías nacionales y miembros de la Ertzantza velaron por la seguridad durante el desarrollo de la

jornada electoral.

 

< Volver