Autor: Diego, Enrique de. 
 Sondeo electoral de Gallup para Ya ; Ligero descenso de AP y suave aumento de IU. 
 El PSOE pierde la mayoría absoluta y el CDS recoge el voto de castigo     
 
 Ya.    04/06/1987.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Ligero descenso de AP y suave aumento de IU

El PSOE pierde la mayoría absoluta y el CDS recoge el voto de castigo

Madrid / Enrique de Diego

Los datos de la interesante encuesta de Gallup desentrañan uno de los debates actuales del panorama

político. A tenor de los resultados de la encuesta, el CDS crece a costa del PSOE, o sí se quiere el partido

de Suárez recibe el voto de castigo. Su línea de «centro progresista», que para unos es mera estrategia y

para otros un convencimiento asumido, se muestra como competencia al socialismo, aun cuando los

haremos en los que se mueve la intención de voto del CDS no plasman «una marcha imparable» hacia la

alternativa, sino como bisagra. Con todo, la encuesta define que el debate político sigue centrado en torno

a los «tres millones cautivos» que el PSOE obtuvo en el centro con la desaparición de UCD.

Los datos confirman que el centro posible es un centro notablemente escorado a la izquierda. Desde el

referéndum sobre la OTAN, Suárez ha conseguido someter al PSOE a un mareaje cada vez más estrecho.

La llegada al CDS de dirigentes socialistas como Luis Rufllan-chas o Manuel del Hierro confirma que

una parte de la izquierda, e incluso de la más ideologizada, ve en el CDS más izquierda posible que en el

PSOE.

Para recuperar tos tres millones cautivos, Suárez ha realizado una estrategia de centroizquier-da, mientras

el PRD de Miguel Roca ofrecía un centroderecha renovado, que competía más con AP que con el PSOE.

El electorado está en la moderación, pero dentro de valores vagamente identificables con la izquierda.

El PSOE, a la baja

Es significativo el interés del PSOE en echar al CDS a su izquierda y el del CDS en echar al PSOE a su

derecha. Los datos de la encuesta sitúan al CDS como arbitro de la situación, como bisagra, pero en el

tercer lugar, aunque con la ventaja psicológica de que es una fuerza a la alza.

El que fuera Madrid donde el CDS obtuviera mejores resultados en elecciones anteriores ilustra esa

posición de bisagrismo. El perdedor de las elecciones, tal y como indica la encuesta, es el PSOE. Ya

Guerra indicó en Zaragoza que el PSOE será siempre en la política nacional o Gobierno o alternativa. Las

encuestas del C1S marcaban un descenso nacional. Lo más grave de esta tendencia es la imagen del

PSOE como oferta en baja, desde las últimas generales pasando por las vascas. El PSOE se encuentra en

una de sus momentos de mayor indefinición y un resultado negativo intensificaría el debate de cara al

próximo Congreso del partido, antes de fin de año. Por de pronto, Redondo no se ha implicado en la

campaña y tampoco Izquierda Socialista. El PSOE va a analizar los datos regionales punto por punto para

ver en dónde se ha fallado y quién. Un dato revelador es el apoyo de última hora de Felipe González al

punto flaco de Madrid. Además, se elige el campo del Rayo Vallecano como un nuevo mensaje de

acercamiento a las bases populares.

Izquierda Unida

En cuanto a IU, su ascenso no es lo suficientemente fuerte como para inquietar al PSOE por ese flanco.

La grave conflictividad social, el peso de CC. OO., y la derechización del PSOE constituyen un panorama

de partida óptimo para IU. Los datos avalan que ese segmento ha tocado, desde luego, fondo, pero tam-

bién techo, salvo conseguir que la escisión de Carrillo se vaya extinguiendo.

Alianza Popular

Los datos de la encuesta de Gallup dan descenso de AP. Un descenso ligero que consolida el espacio

político del centroderecha, después de las fuertes divisiones sufridas tras las generales, la ruptura de

Coalición Popular, la dimisión de Fraga y el enfrentamiento entre Mancha y Herrero en el congreso

extraordinario. En las elecciones vascas la marcha del partido conducía a su práctica desaparición. El

descenso del PSOE le beneficia porque crea expectativas de alternancia. Pero se trata de una alternancia

bipolarizada, lo que implica también que AP tiene un adversario a batir, que es el PSOE, y un competidor

que es el CDS. Por lo demás, la encuesta confirma el fracaso del PDP., Aunque Madrid no sea donde los

democñstianos tuvieran más esperanzas, los datos son reveladores de la magnitud de la derrota. Mancha

ha proclamado algo que adelantó YA: AP hará campaña para que nos sean devueltos los escaños de PDP

y de PL, porque el Parlamento ha perdido representatividad.

 

< Volver