Autor: Pablo, F. L. De. 
 El resultado de las elecciones influirá en la decisión del Presidente. 
 González dará prioridad a la concertación social sobre la remodelación ministerial     
 
 Ya.    04/06/1987.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ELECCIONES

JUEVES 4 DE JUNIO DE 1987

El resultado de las elecciones influirá en la decisión del Presidente González dará prioridad a la

concertación social sobre la remodelación ministerial

Madrid/F. L. de Pablo

El déficit exterior, principalmente con la Comunidad Europea, y la pérdida de productividad laboral

constituyen los objetivos inmediatos para el Presidente del Gobierno, Felipe González, según fuentes

solventes del partido en el poder, que considera más urgente alcanzar la concertación social para el año

próximo y, si es posible, por lo que resta de legislatura, que atender a las presiones de la opinión pública y

de las propias áreas del partido que piden una movida en el gastado y cansado banquillo ministerial.

Las dimisiones del secretario general de la Presidencia, Julio Feo, y del secretario de Estado para la

Defensa, Eduardo Serra, se consideran previstas y no relacionadas con presuntos cambios en los segundos

niveles ministeriales. No obstante, el resultado de las elecciones del 10 de junio influirá en la decisión

presidencial. De optarse por la hipótesis de cambio, según los comentarios que se oyen en áreas del

partido y del Gobierno, se intentaría encontrar al equipo que «mejor serene la situación socio-laboral y

logre aplicar una política de mayor consenso institucional".

Renovación inevitable

En todo caso, antes o después de las vacaciones de verano se ve inevitable una renovación del equipo que

ha de preparar las elecciones legislativas que parece tendrán lugar en el primer semestre del 89, según se

deduce de los programas estratégicos del «socialismo 2000", que están siendo elaborados por el equipo de

ideólogos que dirige el vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra.

Más que continuar el proceso de reformas, la estrategia política del resto de la legislatura pasa por aplicar

las reformas políticas y sociales introducidas con las leyes adoptadas en la primera legislatura socialista.

El Gobierno se propone seguir remitiendo menos leyes al Parlamento, donde el esfuerzo de concertación

y consenso sustituiría al rodillo.

La ley de mayor relieve que podría remitirse sería la creación del Consejo Económico y Social. Una

«tercera cámara» que, en caso de que el PSOE pasara a la oposición en el 89, sería muy útil para

mantener su actual «penetración en las estructuras de las diferentes administraciones públicas".

Si Felipe González toma las riendas de la concertación, se dice que podría haber cambios inmediatos en

los responsables de la política económica, que sería aprovechado para hacer retoques en otros

departamentos.

Pero pasadas las elecciones del 10 de junio, y una vez reciba el Presidente González al presidente de la

patronal, José María Cuevas, se abrirían una o dos mesas de negociación. Carlos Solchaga, podría

negociar con los empresarios, mientras Manuel Chaves, lo haría con los sindicatos.

 

< Volver