Las elecciones del 10 de junio ; Los socialistas sólo conservan la mitad más uno de los escaños en el Parlamento de Extremadura. 
 El PSOE pierde el control mayoritario de las grandes ciudades     
 
 El País.    04/06/1987.  Página: 15-16. Páginas: 2. Párrafos: 30. 

EL PAÍS, jueves 4 de junio de 1987

ESPAÑA

15

LAS ELECCIONES DEL 10 DE JUNIO

El PSOE perderá la mayoría absoluta en los ayuntamientos de Madrid, Valencia, Sevilla, Zaragoza y

Valladolid; y en Barcelona deja de ser la primera fuerza política, superada por CiU y con gran riesgo de

perder la alcaldía, según la encuesta elaborada por Demoscopia para EL PAÍS, con una muestra de 11.000

personas. Estos hechos, de confirmarse el 10 de junio, darían como resultado un mapa político en

el que serán necesarios los pactos de gobierno; es decir, una situación muy similar a la de 1979. Tanto en

los principales ayuntamientos como en la mayoría de las comunidades autónomas, el CDS parece erigirse

en arbitro de la situación. En las elecciones para el Parlamento Europeo, cinco candidaturas tienen

asegurados escaños: PSOE (de 23 a 26); AP (de 15.a 17); CDS (9-10); CiU (2-3) e Izquierda Unida (1-2).

Los socialistas sólo conservan la mitad más uno de los escaños en el Parlamento de Extremadura

El PSOE pierde el control mayorítario de las grandes ciudades

EL PAÍS, Madrid

El sondeo ofrece como principal sorpresa el ascenso • de Convergencia i Unió en Barcelona, que puede

darle la alcaldía si logra algún apoyo, puesto que el PSC-PSOE no alcanza la mitad más uno de los

concejales ni siquiera con el respaldo de Iniciativa per Catalunya, federación en la que se integra el PSUC

(comunistas). A tenor de los datos obtenidos, parece haber calado la idea extendida por la coalición

nacionalista de que no es bueno que la Generalitat y el Ayuntamiento de la capital de Cataluña estén

gobernados por fuerzas de distinto signo. Este sondeo fue realizado entre los días 22 y 26 de mayo en

toda España, excepto Ceuta y Melilla. Por tanto, supone una radiografía del electorado tomada en aquel

momento, susceptible de variaciones en los días sucesivos; especialmente, las que puedan derivarse de la

publicación misma de la encuesta. En líneas generales, el CDS se configura como juez de la situación en

casi todas las comunidades, pero especialmente en Madrid —donde tiene al alcance convertirse en

segunda fuerza política—, Comunidad Valenciana, Castilla y León y Asturias. Esta predicción para el

partido centrista le coloca en una excelente disposición de cumplir uno de sus objetivos en estos

comicios: formar un grupo parlamentario en la Cámara alta mediante los senadores que elegirán los 13

parlamentos autónomos una vez que se constituyan.

Para elaborar la encuesta han sido tenidas en cuenta, obviamente, las diferentes leyes electorales

aprobadas por las comunidades autónomas, que fijan circunscripciones diferentes, en al• gunos casos, de

las que se emplean en las elecciones legislativas generales. Asimismo, varía el listón del mínimo de votos

necesario para entrar en el reparto de los escaños. La mayoría mantiene el 5% de los votos, como ocurre

en las elecciones municipales; pero ese tope se sitúa en el 3% en las comunidades de Madrid, Castilla-La

Mancha, Navarra, Aragón y Asturias.

´Castigo´ a Leguina

En Madrid, el PSOE, siempre según los datos del sondeo, pierde la mayoría absoluta que logró en 1983

Enrique Tierno, y los socialistas deberán adoptar un acuerdo con IU o con el CDS si desean asegurarse la

alcaldía. Los datos relativos a la Comunidad de Madrid reflejan un fuerte castigo al Gobierno de Joaquín

Leguina, que antes disponía de 51 escaños (mayoría absoluta) y que ahora, de confirmarse el resultado de

la encuesta, ni siquiera con los comunistas podría alcanzar la mitad más uno de los escaños (suman entre

ambos 44 parlamentarios, frente a los 49 necesarios). El Ayuntamiento de Valencia presenta una situación

que ofrece en principio muchas posibilidades alternativas para obtener una mayoría de gobierno, puesto

que el PSOE tendría que acudir al CDS o a IU, pero también es viable una coalición mayoritaria de

centro-derecha, entre CDS, AP y Unión Valenciana. En la Asamblea autonómica de la Comunidad

Valenciana, los socialistas pierden la mayoría absoluta, pero en este caso sí pueden recomponerla

mediante un acuerdo con el IU.

El sondeo ofrece para Aragón una clara subida del Partido Aragonés Regionalista, que se convierte en la

primera fuerza del Parlamento autónomo y en la segunda del Ayuntamiento de Zaragoza. Una vez más, la

crisis interna de un partido —el PSOE de la capital aragonesa— tiene un reflejo negativo en la opinión

pública, que repercute en una clara pérdida de votos. La mayoría socialista en Zaragoza parece ya

irrecuperable. Es probable que el PSOE registre en esta comunidad su mayor descenso en sufragios.

También pierde votos Alianza Popular, partido que, igualmente, ha vivido fuertes tensiones en Aragón.

Lo más viable en principio es un acuerdo de centro-derecha.

La pérdida general de votos socialistas tiene un evidente reflejo en Valladolid, ciudad que, no obstante,

podrá seguir seguramente con alcalde del PSOE; pero la caída de este partido (pierde un 40% de sus

votos) le obligará a pactar o a mantener una mayoría relativa. El PSOE obtuvo en 1983 un 58% de los

sufragios emitidos en Valladolid, y ahora pasa a un 38%. El CDS, que en las anteriores municipales no

consiguió representación, alcanza esta vez un 27%. En la comunidad autónoma castellano-leonesa, el

descenso socialista conforma una situación como la de 1979, con predominio del centro-derecha. El CDS

dispondrá amplias posibilidades si obtiene atuerdos con otras fuerzas. La supervivencia del Gobierno del

PSOE en Navarra se presenta muy difícil, y queda configurada como principal fuerza la Unión del Pueblo

Navarro. Si este partido pactase con AP y CDS, entre todos ellos formarían mayoría absoluta. También

UPN se constituye en primera fuerza en el Ayuntamiento de Pamplona, pero la gran dispersión del voto y

la presencia de siete partidos con concejales dan múltiples posibilidades de pactos. El PSOE pasa de 11 a

6 ediles. En Bilbao no parece que ningún partido vaya a obtener la mayoría suficiente para gobernar, y se

ve viable un pacto PNV-PSOE, como sucede en el Ejecutivo autónomo. El PSOE disponía en Castilla-La

Mancha de una ajustada mayoría absoluta, con la que ya no podrá contar, según el sondeo. En Asturias, el

PSOE pierde la mayoría absoluta en la autonomía, lo que, junto con la ligera caída de AP, beneficia

notablemente al CDS. Lo mismo ocurre en otra comunidad uni-provincial, en Murcia, pero aquí los votos

de AP no se deterioran. Tampoco desciende AP en La Rioja, donde la mejora del CDS se produce

claramente a costa del PSOE.

Mayoría absoluta

En cambio, en Extremadura se da un fenómeno contrarió: el PSOE mantiene su mayoría absoluta —la

única comunidad donde lo consigue, según la encuesta—, y las ganancias del CDS se producen a costa de

AP. El partido centrista tendrá también oportunidad de influir en los pactos de Baleares, donde, en líneas

generales, se reproducirá la. situación derivada de las anteriores elecciones autonómicas; y eh Cantabria,

donde la mayoría relativa conservadora tal vez necesite los votos centristas. En las elecciones, para elegir

la representación española en al Parlamento europeo, sólo cinco candidaturas de las 38 que se presentan

tienen asegurada la obtención de escaños. El PSOE obtendrá de 23 a 26 eurodiputados; AP, de 15 a 17;

CDS, 9 o 10; CiU, 2 o 3; e Izquierda Unida, I o 2. Asimismo, cuentan con posibilidades de obtener un

escaño el Partido Demócrata Popular (Javier Rupérez), PTE-UC (Santiago Carrillo), Europa de los -

Pueblos (Carlos Garaikoetxea), Unión Europeísta (Juan Antonio Gangoiti, PN.V), Herri Batasuna (Txema

Montero) e Izquierda de los Pueblos (Mario Onaindía). El censo electoral ha disminuido en 700.000

personas en un año

El censo electoral ha disminuido en 700.000 personas entre 1986 y 1987, siendo así que la población de

España crece, en términos netos, a razón de unas 200.000 personas por año. El censo de 1986 era de

29.117.613 personas, y el de 1987, de 28.443.348. Ya en mayo de 1986 se señaló en EL PAÍS que, según

los cálculos de Demoscopia, el censo electoral estaba inflado en, aproximadamente, un millón de

personas por inclusión de jóvenes de l6 y 17 años, lo que fue desmentido por el INE. El director del INE

ha reconocido ahora esa inflación censal, que ha sido depurada a partir del Padrón de 1986. El 80% de los

españoles declara interés ante el triple proceso electoral del 10 de junio. Las elecciones municipales son

las que despiertan mayor interés (40%), seguidas de las europeas (10%). Las autonómicas sólo resultan

las más interesantes para un 5% de los españoles. Para un 25% adicional estas tres elecciones interesan

por igual. Este elevado interés de partida se traduce en una correlativa alta predisposición a acudir,

efectivamente, a las urnas: el 66% de los encuestados dice que votará con toda seguridad, y un 12%

adicional considera probable terminar haciéndolo. En base a este y otros datos del estudio, cabe estimar

que el porcentaje global de participación real en la triple consulta electoral del 10 de junio se situará en

torno al 70%. El PSOE es percibido como el ganador en la triple consulta por la mayoría de los españoles:

el 54% cree, en efecto, que ganará las elecciones municipales y las europeas, y el 36%, que ganará las

autonómicas. Ahora bien, este resultado sólo agradaría a uno de cada tres españoles en el caso de las

municipales y de las europeas, y a uno de cada cinco en el caso de las autonómicas.

Ficha técnica del sondeo

Sondeo realizado por el Instituto Demoscopia, SA, bajo la dirección de los sociólogos Rafael Lopez

Pintor y José Juan Toharia, catedráticos de la universidad Autónoma de Madrid, sobre una muestra de

11.000 personas mayores de 18 años de toda España, con exclusión de las ciudades de Ceuta y Melilla.

La muestra es representativa, con un nivel de confianza del 95,5% y márgenes aproximados de error

diferentes para cada submuestra según la siguiente distribución: muestra nacional (más/menos 0,9%);

submuestras de comunidades autónomas y de las principales ciudades (entre más/menos 2,5% y

más/menos 6%). Para garantizar un N suficiente, las entrevistas no se han distribuido en proporción

directa a la población de cada comunidad ni provincia, pero a efectos del proceso de datos se ha restituido

el peso que tienen mediante coeficientes reequilibradores. El número de entrevistas por provincias ha

variado entre 100 y 800. El número de entrevistas de cada comunidad se incluye en sus cuadros

correspondientes. Las entrevistas se realizaron a domicilio entre los días 22 y 26 de mayo con selección

del entrevistado por el sistema de rutas aleatorias cubriendo cuotas de sexo y edad. Proceso de datos en

Odec-Unitec. Para eI ejercicio prospectivo del resultado electoral se ha partido de las distribuciones

siguientes de intención de voto que han sido sometidas a coeficientes de ajuste según recuerdo de voto en

junio de 1986. Para las presentes elecciones autonómicas, muchas comunidades autónomas han

modificado el número de escaños por propia legislación.

 

< Volver