Las elecciones del 10 de junio: Cantabria. 
 Se mantendrán las grandes líneas con ascenso de centristas y comunistas     
 
 El País.    04/06/1987.  Página: 20-21. Páginas: 2. Párrafos: 8. 

EL PAÍS, jueves 4 de junio de 1987

CANTABRIA

Se mantendrán las grandes lineas con ascenso de centristas y comunistas

EL PAÍS, Madrid

Una situación estática parece configurarse en Cantabria, según los datos del sondeo, si se exceptúa la

irrupción del Centro Democrático y Social (CDS), tanto en el Parlamento autónomo como en el

Ayuntamiento de Santander y en el conjunto de los municipios cántabros. El partido de Suárez, que hasta

ahora no contaba con representación en la Cámara regional, obtendrá cinco escaños en el Parlamento

autónomo. Los mismo ocurre con los comunistas, ya que Izquierda Unida podría obtener dos escaños,

mientras que hasta ahora no tenía representación. La situación, sin embargo es prácticamente invariable

para los socialistas, ya que tienen ahora 15 escaños y eí sondeo les atribuye 14 o 15. Con los mismos

datos, Alianza Popular parece sufrir un descenso, ya que tiene ahora 18 diputados, y el sondeo le atribuye

15 o 16 para el día 10 de junio. Los regionalistas del Partido Regionalista de Cantabria (PRC) muestran

también tendencia al ascenso y podrían ver incrementado en uno los dos diputados que consiguieron en

las anteriores elecciones. En Cantabria se elegirán en esta ocasión 39 escaños, frente a los 35 de 1983. La

conflictividad de los últimos meses, centrada en el conflicto de la localidad de Reinosa, aparece como el

factor más a tener en cuenta en el panorama político de Cantabria, y, sin embargo, no parece modificar

sustancialmente la distribución de fuerzas, salvo el ascenso comentado del CDS —que es general en toda

España— y el posible ascenso de los comunistas. Ya en el ámbito de las municipales sí se aprecia

descenso en la intención de voto hacia los socialistas, que en las elecciones legislativas de 1986

obtuvieron en Cantabria un 44,3% de votos, mientras que en el conjunto municipal el sondeo les atribuye

el 37,3%. Otro tanto le ocurre a Alianza Popular, que del 34% en las generales sumaría ahora un 32% en

el total de los municipios. En la capital, Santander, es Alianza Popular la que parece salir peor parada, ya

que sus 17 concejales actuales se verían reducidos a 12 o 13, mientras que los 10 ediles socialistas sólo se

verían reducidos a 9. El CDS vuelve a marcar la pauta del ascenso, y conseguiría cuatro concejales,

mientras que hasta ahora no estaba presente en la corporación santanderina. El Partido Regionalista de

Cantabria también se beneficia del comentado descenso de la formación aliancista, ya que puede obtener

uno o dos concejales en la capital.

EL PAÍS, jueves 4 de junio de 1987

 

< Volver