Elecciones en Madrid ; Comunidad Autónoma. 
 El paro y los desequilibrios sociales esperan al nuevo presidente     
 
 Ya.    11/06/1987.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Comunidad Autónoma

El paro y los desequilibrios sociales esperan al nuevo presidente

Madrid/YA

El nuevo presidente de la Comunidad de Madrid no encontrará un camino de rosas en los próximos cuatro

años de legislatura, puesto que en la región aún siguen latiendo graves problemas económicos y sociales.

En esta Comunidad se sobrepasa los 300.000 parados, y aunque la lucha contra el desempleo no

corresponde estrictamente al ejecutivo autonómico —el Gobierno central es el máximo responsable en

esta materia—, el nuevo presidente regional deberá afrontar este grave problema. Según datos facilitados

por la Consejería de Economía de la Comunidad Autónoma madrileña, un 40 por 100 de los parados de la

región busca un empleo desde hace dos años. Sin duda, mucho tiempo para nada. La posible solución de

este problema debe ir unida la reactivación económica de la región, fundamentalmente de la zona Sur, y

la reparación del tejido industrial. La Zona de Urgente Reindustrialización (ZUR), cuya funcionalidad ha

sido puesta en duda por sectores políticos y empresariales, debe servir para lograr parte de estos objetivos,

así como dotar de mayor opera-tividad al Instituto Madrileño de Desarrollo (IMADE). Otro de los graves

problemas con los que se encontrará el nuevo presidente autonómico serán los fuertes desequilibrios

sociales y territoriales existentes en la región y la falta de equipamientos e infraestructuras, aún muy

latentes en el área metropolitana de Madrid. La dialéctica Norte-Sur también se da en esta Comunidad. La

Sierra Norte, también llamada pobre, y para la que el anterior ejecutivo regional elaboró un plan especial,

asiste a un envejecimiento progresivo y a una despoblación. Mientras, el Sur superpoblado y donde se

asientan las grandes bolsas de paro, es todavía deficitario en equipamientos e infraestructuras. La

inseguridad ciudadana y la creciente ola delictiva, unida muy directamente al fuerte consumo y tráfico de

droga y a la marginación, es sin duda una vieja y triste lacra de la sociedad madrileña. Sectores políticos

madrileños han pedido durante los cuatro últimos años y especialmente en la campaña electoral, una

mayor coordinación de las fuerzas de seguridad. Por otra parte, el presidente de la Comunidad de Madrid

deberá intentar lograr mayores techos de competencias e instar al Gobierno central para que se

transfieran, a través de leyes orgánicas, materias no especificadas en el actual Estatuto de Autonomía,

como las relativas a educación. La ley de capitalidad de Madrid, la solución de los accesos a Madrid por

carretera, la elaboración de medidas viarias para paliar los problemas de tráfico y una mayor coordinación

del transporte público.

Los accesos a Madrid, reto para el nuevo gobierno regional

 

< Volver