Andalucía, contra el paro. 
 Un triste primer lugar     
 
 El País.    21/06/1978.  Página: 45. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Un triste primer lugar

Andalucía es la región española que cuenta con mayor número de parados, alcanzando cotas—hasta en

las estimaciones oficiales, que siempre son muy inferiores a la realidad— de extrema gravedad. Mientras

los niveles nacionales de desempleo se sitúan, según los últimos datos facilitados por el Ministerio de

Trabajo, correspondientes a 31 de marzo último, en el 5,85% de la población activa, en todas las

provincias andaluzas se superaba ampliamente el 10%.

Las provincias con mayor tasa relativa de paro sobre su población activa son Sevilla y Málaga, según las

citadas fuentes, con el 14,7 % y el 13,38 %, respectivamente.

Las estimaciones de las centrales sindicales son aún más alarmantes. Según la Federación de Trabajadores

de la Tierra de UGT y con respecto al sector agrario, uno de los más afectados por la crisis, el desempleo

a finales de marzo era de 9.000 personas en Almería, de 15.000 en Cádiz, de 16.000 en Córdoba, de

11.000 en Granada, de 5.500 en Huelva, de 20.000 en Jaén, de 9.000 en Málaga y de 26.000 en Sevilla.

En total, según esta central, 111.500 jornaleros.

Por otra parte, el llamado paro registrado (inscripciones en las oficinas de empleo) demuestra un

incremento del 228% en el sector agrario entre enero de 1977 y enero de 1978 y en un 32% entre enero y

mayo del presente año. La situación de estos parados es aún más grave al discriminar la Seguridad Social

agraria de determinados beneficios, especialmente los relativos a prestaciones de desempleo, a los

trabajadores de este sector con respecto a los acogidos al régimen general, y ello a pesar de existir una

cotización efectiva y ser declarados en situación de paro involuntario. Las ayudas que se les atribuyen

bajo el llamado empleo comunitario —subvenciones para trabajos de interés general (limpieza de

acequias, arreglo de caminos, etcétera)— son insuficientes en cuantía y se agotan _dados los niveles de

paro— a los pocos días de concederse.

La grave crisis de la construcción, sector que tradicionalmente absorbía, junto con la emigración, a buena

parte de los desempleados del campo entre campañas, pone aún tintas más dramáticas a la situación de los

jornaleros. En el segundo trimestre del presente año, según estimaciones de UGT, en España habrá

184.500 parados agrícolas, de los que 113.500 corresponderán a las ocho provincias.

 

< Volver