Coloquio. 
 La emoción de la despedida     
 
 ABC.    14/06/1977.  Página: 10-11. Páginas: 2. Párrafos: 27. 

TERTULIA electoral en ABC

coloquio

Estuvieron en la mesa de nuestra tertulia: José María Ruiz-Gallardón (Alianza Popular); José Prat

(Partido Socialista Obrero Español, sector histórico); Delia de Rivera (Federación Demócrata Cristiana);

Daniel García-Pita Pimán (Unión del Centro Democrático), y Donato Fuejo (Partido Socialista Popular).

LA EMOCIÓN DE

La de! sábado fue la última tertulia. A lo largo de veintidós jornadas, más de cien candidatos se sentaron

en la mesa de coloquios. El número de invitados resulta ahora imposible de calcular, especialmente, si se

tiene en cuenta todas aquellas personas que quisieron participar y por falta material de espacio lio

pudieron hacerlo.

PESABA en el ambiente el- anuncio de que era el final. José Ignacio Gutiérrez Laso y Cintia Mesonero

Romanos, matrimonio contertulio habitual, lo comentaban antes del coloquio. «Hemos dejado el fin de´

semana para poder asistir a esta última tertulia. Han sido Interesantísimas; . da pena Que terminen.» En

otro aparte, Elena María Tejeiro, que venía por primera vez •—vestido amarillo, que hubiera causado la

fobia de Juan jo Me-néndez, otro habitual, ate no soporta ese color—, se-mostraba admirada de la

concurrencia.

Pocas «pegátinas» de partidos. Por eso resaltaban más las que había. Curiosamente se polarizaba» en dos

sentidos opuestos: P. S. P., quizá por la presencia de Donato Fuejo, y Alianza Popular, quizá por la de

Ruiz Gallardón. En cualquier caso, chicas Jóvenes, rubias, traje de safari —será la moda —e r a n quienes

las portaban. Por cierto que Fuejo y Ruiz Gallardón, que más tarde discreparían durante el coloquio,

mantuvieron una larga charla en una es-auína de la mesa de los candidatos en el tiempo previo.

De corro en corro, los redactores —alguno hubo aue se levantó de la cama con treinta y ocho de fiebre

para no perderse la,última tertulia-^- encuestando a los Invitados. Los doctores Muro Borobio y Williams,

Carlos Stuyck, José Antonio Hoyos, acompañado por Alicia, su esposa, el maestro Luzuriaga, Marienma,

Elena Espejo, Sabino Alonso Fueyo, Mercedes Alonso, Alfonso Orrico, Andrés Nieto y su grupo de

habituales, se confundían con toda una serle dé caras jóvenes, jóvenes espectadoras y espectadores con

ganas de entender.

UN CARRASPEO PARA EMPEZAR

Cuando a las doce y media en punto, la hora de siempre,-el director de Relaciones Públicas de Prensa

Española, Rafael Muñoz Lorente, tomó el micrófono para anunciar el coloquio, tuvo que carraspeari Era

la última vez... por el momento, como apostilló Alicia Conde. •

También estaba un tanto nervioso el moderador, .Miguel Ángel Nieto. En la sala, presente, justo enfrente

de él: Boby Déglané, su maestro de los tiempos de radiofonista.

A Boby le dedicó su primera Intervención para agradecerle sus, enseñanzas y pedir para él, el hombre que

trajo a España la radiodifusión moderna, mayor justicia y un aplauso que Boby Deglané agradeció de pie.

Y comsnzó el coloquio. En la mesa, de izquierda a derecha, José María Ruiz Gallardón i Alianza

Popular), Donato Fuejo (Partido Socialista Popular), Delia Rivera (Federación de la Democracia

Cristiana), José Prat >P. S. O. E. Histórico) y Daniel García Prat (unión del Centro Democrático).

La primera anécdota surgió en la presentación: Ruiz Gallardón afirmó que se presentaba al Senado por

Madrid con el número cuatro. Es el cansancio de los candidatos quien provoca esos lapsus,

inmediatamente corregidos. Es el mismo cansancio que hacía comentar a Delia Rivera, momentos antes

de empezar el Coloquio, que «eso de ser mujer objeto es mucho más sosegado», «no me vuelvo a meter

en semejante lío». Naturalmente su sonrisa borraba sus oalabras.

EL AGRADECIMIENTO DE PRAT

Prat, la humanidad del viejo socialista, se adjudicó el derecho: —que agradecemos— de darle las gracias

a este periódico por su «contribución democrática a las elecciones»

Los temas comenzaron a saltar. Ruiz Gallardón, que estuvo en dialéctico v batallador toda la noche,

afirmó que Alianza Popular es partidaria de la descentralización regional, que es partidaria de conceder a

todas las regiones existentes su estatuto de autonomía, pero qué es contra^ ria a la creación dé reglones

artificiales.

La señorita Monasterio planteó a García Pita un tema presente en el ánimo de muchos: ¿Con quién

gobernaría la Unión del Centro Democrático si no obtuviera la mayoría? Los murmullos acogieron la

pregunta. «Para gobernar sólo no es necesaria la mayoría absoluta. No es plánteable una unión con

Alianza Popular ó el P. S. O. E:». «Alianza no se pondrá de acuerdo con el P. S. O. E. —continuó García-

Pita— para impedir la acción de Gobierno de la Unión del Centro.»

—Eso depende —apostilló Ruiz Gallardon—. La afirmación provocó que´Miguel Ángel Nieto la

calificara de exclusiva nacional.

La rueda de los temas continuó. La preocupación por la unidad socialista conv sumió buena parte del

tiempo. «El socialismo lo ha sacrificado todo por la unidad, quizá demasiado», afirmaría José Prat.«El

conjunto socialista habría tenido un peso muy importante», diría Donato Fuejo.

PREGUNTAS CONCRETAS

Ruiz Gallardón, tras una serie de consideraciones en torno al marxismo, se mps-tró interesado en la

respuesta socialista de temas concretos; Se las dio el representante del P.S.P.:

Hay aue socializar, sectores muy l,m-portantes y, en etapas sucesivas, llegar a la nacionalización de los

medios de producción.

Luchamos por superar la lucha de clases. Aspiramos a implantar una sociedad sin clases.

Queremos sustituir ía sociedad capitalista por una sociedad socialista.

No aceptamos la dictadura del proletariado ni de ninguna otra clase,,

Tras una Incursión por terrenos de política-religión, protagonizado fundamentalmente por Boby Deglané

y Ruiz Gallardón, quién concluyó desafiando a todos «a Que encuentren una sola contradicción entre la

"Pacen in Terris" y la doctrina católica anterior», se volvió a la definición de socialismó´én base a la

existencia o no del componente marxista.

Donato Fuejo no aceptó el calificativo de socialdemócrata, porque «la socialdemócrata pretende corregir

defectos del capitalismo y nosotros queremos sustituir esa sociedad capitalista, porque creemos >jue las

metas _del capitalismo están agotadas».

El turno fue hasta Delia Rivera quien, como representante de la Federación de la Democracia Cristiana,

negó las supuestas Intromisiones de la democracia cristiana europea, a raíz de las visitas que han

realizado diversos dirigentes italianos.

«UNA ESPERANZA PARA EL FUTURO»

La legalización del P. C.E. fue también ampliamente debatida. Para , Ruiz, Gallardón. «el P. C. E.

Incumple ya la legalidad vigente, porque en sus^ programas mantiene tesis de dependencia internacional,

que contradicen el artículo 172 del Código Penal».

«Alianza Popular —dijo— como es respetuosa con la legalidad,, mientras se cumpla la Ley vigente no

propugnará la exclusión de ningún partido político.»

El tema ¿ue ampliamente debatido por toda la mesa, con alusiones a, la actitud del Tribunal Supremo ante

la decisión del Gobierno de remitirle la documentación del partido y comentarios de carácter histórico.

Cuando, a las dos en punto, el moderador puso el punto final al coloquio, quizá el mejor resumen de lo

que fueron lo hizo María Luisa Lúca de Tena al comente cómo es- posible- el diálogo entre candidatos de

grupos distintos. «Es una esperanza para ed futuro.>

 

< Volver