Autor: FLOS. 
   Las razones de una protesta     
 
 El Alcázar.    14/06/1977.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 21. 

LAS RAZONES DE UNA PROTESTA

Tengo, ante todo, que poner de manifiesto que soy un español de 32 años de edad, poseedor de una

carrera universitaria y que la ejerzo profesionalmente en una empresa privada. Hago estas aclaraciones

porque, en este "democrático país que nos está tocando vivir, los encasillamientos han tomado carta de

naturaleza y es posible que quien taiga la paciencia de leer estas lineas piense que quien escribe esto es un

carca que hizo la guerra". Pues no. Quien tiene la serenidad (¡que falta hace en estos momentos!) de

intentar plasmar en unas lineas lo que piensa y lo que para él representa esta España, no es otro que una

persona joven, trabajadora y, al menos para mi, absolutamente honrada y consciente de sus propias

opiniones, que no han tenido más influencia política que la propia experiencia almacenada en la

Universidad, en mi centro de trabajo y, fundamentalmente, en la triste comprobación de como un sistema

de vida que ha sido válido durante tantos años, puede ahora hacerse añicos basándose exclusivamente en

que un hombre falleció el 20 de noviembre de 1.975. Señor director, son tantas las ideas que ahora vienen

a mi mente para protestar que, realmente, no sé ni de qué forma, ni en qué orden cualitativo de

importancia puedo expresarlas. Pues bien, así y todo, y salvando mi propio sentido profundamente

arraigado del escrúpulo, empleo la palabra aborrecida: Yo protesto. ¡Ojalá tuviese esa necesaria capacidad

de análisis y de síntesis (que todo hace falta ahora) para poder expresar razonadamente unas ideas que, al

menos, son claras, en contra de lo que ocurre con una mayoría de los españoles!. Pero insisto, señor

director, yo protesto. Mejor dicho protesto y pregunto: ¿Durante los 40 años de vigencia del sistema

político pasado, España ha experimentado o no una evolución económica y social que nos ha situado en

un "status" (valga la redundancia) que, independientemente de lo que Europa |(con reverencial) opine,

había sido totalmente desconocido en nuestro país?.

Seamos sinceros señores, ¿Estamos de acuerdo en que eso se ha conseguido mediante un sistema

dictatorial, pero basado en un consenso popular total y absoluto que hace de esa presunta Dictadura te

más moral que ha conocido la Historia?. ¿O es que algún político actual que proclama democracias y

libertades aún por demostrar, tendría la osada valentía de declarar públicamente que goza o gozará de más

votos de los que simbólicamente tuvo, y presumo tiene todavía el presunto Dictador. ¿Es que este país ha

disfrutado de más libertad que la que representaba para cualquier español el hecho de ir tranquilo por la

calle, acudir complacido a su trabajo, poseer el sistema jurídico laboral más proteccionista de Europa, po-

der asistir al teatro, al cine o ai fútbol (¡Oh, opio español fabricado por el Gobierno! ¡Como si en otros

países no existiera el deporte nacional y desde luego con públicos tan masivos y hasta hace poco mucho

peor educados que el español!)

Suponiendo que para algunos ¡ntelectualmente más preparados que el resto, y para los que la libertad

consiste en poder manifestar sus opiniones con claridad en todos los aspectos, yo preguntaría ¿Son

sinceros consigo mismos o en el fondo mienten como bellacos? ¿O es que (a huelga, la falte de orden

público, el enfrentamien-to de clases basado en piquetes (que eso lo sabemos todos, señores anarquistas)

es un síntoma o expresión de libertad?

Señor director, yo creo que todos estamos un poco locos. Veamos si sé expresarlo. Si este democracia ten

pregonada fuera el elixir que el país precisa, vuelvo a preguntar ¿Cómo explicar ios conflictos que de

todo orden han proliferado en este último periodo con una intensidad desconocida para mí (pero no para

los que tuvieron la desgracia de vivir los años 30)?.

Y me gústenla también hablar de los defectos del régimen de ese Dictador de cuyo mandato parece ser

que tenemos ahora que avergonzamos. Y sigo preguntando: ¿No tuvo defectos, no existieron lagunas

graves?. !Por supuesto!. ¡Claro que hubo gente que se aprovechó! ¡Claro que se amamantó con teche

fresca a tos clásicos caciques de circunstancias que estaban a la que saltaba¡ ¡Claro que algunos de la

corte del Dictador supieron sacar buen provecho de la confianza del lider!. ¡Pero por Dios! Pongamos .en

una balanza el régimen pasado. Y pregunto: ¿Existe alguna persona de buena fe que pueda dudar de qué

lado se inclina la balanza? ¿Existe algún ciego mente que pueda negar lo que era y lo que es este España

después de 40 años?. Se aboga como dato irrefutable de la voluntad de nuestro pueblo el Referéndum

Nacional del pasado diciembre. Si no fuera porque la gravedad del hecho que nos ocupa es como para

estremecer al más tranquilo, la cosa sería como para tomársela en plan jolgorio. Yo preguntaría a los

españoles, con la mano en el corazón, si cuando dieron su SI estaban pensando en un sistema político para

España en el que Socialistas, Comunistas (la Pasionaria, Carrillo... y demás nombres nuevos y

prometedores para la construcción de un futuro político) camparan por sus respetos desdeñando y

calumniando la figura y la obra de un hombre irrepetible (entre otras cosas porque lo ha demostrado) y

que tuvo el enorme error de ganarles una guerra inevitable y que ellos forjaron, o por el contrario, su SI

estaba basado exclusivamente en una confianza total y absoluta hacia su Rey y su Gobierno como

continuadores de una España en paz.

Repito entonces ¿Qué votó el pueblo español? ¿Hace falte explicarlos?. Votó simplemente una postura

reivindicativa de su fe hacia el Dictador y la política que él entrañaba. (Por supuesto vamos a correr un

tupido velo en lo concerniente al tema de la legalidad formal del Referéndum franquista. Hubo defectos

claros, eso es irrefutable y hasta es posible que sin ellos ios NO hubieran alcanzado un pequeño

porcentaje. Pero creo sinceramente que los "defectos democráticos" no fueron mayores que los que tuvo

e! de diciembre pasado. De modo que el tema es mejor dejarlo, aunque conviene señalar que así como los

"referéndum" franquistas fueron ferozmente atacados por la entonces oposición, éste último, que

barruntaba idénticas calificaciones, resulte que es válido en tanto en cuento, basándose gratuitamente en

él, el Gobierno ha ido legalizando y hasta reverenciando las fuerzas políticas de izquierdas. En esta situa-

ción, claro, el referéndum ya es válido, formalmente inmaculado, y sobre todo totalmente representativo.

¡Pues qué bien...!).

No creo sinceramente que el Gobierno haya tenido como constante fundamental el desmantelamiento de

una obra que tanto costó construir. No creo que haya sido su auténtica intención anular la figura y la obra

de un hombre bajo cuyo mandato, entre otras cosas, adquirieron los actuales gobernantes las

características precisas para ser quién ahora son. Y por supuesto no quiero ni imaginarme que no

estuvieran de acuerdo con el Dictador en su momento, pues eso sería caer en un

"eurocambiochaquetismo" en el que, de verdad, no quiero ni pensar. Estimo, sinceramente, que hemos

vuelto a caer en el error de ser españoles. Es decir, muy nuestros, muy orgullosos y sobre todo muy

transformadores cuando se trata de justificar puestos a los que antes, por "hache" o por "be", no pudimos

acceder. Pensar que nuestro actual Gobierno simpatiza con los comunistas es de locos. Que les tira el

socialismo es para carcajearse. Que simpatizan con el centro izquierda es como comparar a Dios con el

diablo, ¿Entonces?.

Aquí, señor Director, dejo la incógnita que, al menos para mí, es difícil de resolver. Lo único que sé es

que todo esto se ha hecho sin respeto ninguno a la obra de un hombre que lo dio y lo fue todo por España.

Un hombre que ahora es zarandeado por elementos cuya catadura política y moral está comprobada. Un

hombre que dejó al país una herencia política que sólo se ha aprovechado en lo que a algunos convenía,

despreciando todo lo demás. Un hombre del que ni siquiera se ha intentado poner en práctica sus ideas de

futuro como si 40 años de experiencia política y un profundísimo conocimiento del pueblo español

pudieran tirarse por la borda en un abrir y cerrar de ojos. Y lo que es peor. Con un Gobierno insensible,

que, sinceramente, ha dado la impresión de ser un robot con ideas fijas sin importarle circunstancias y

sentimientos. Un gobierno que ha actuado en nombre de la dichosa democracia promulgando más

decretos-leyes que en todo el periodo anterior, que, por último, se une con quién haga falta en aras de una

lucha electora! en la que, aparte razones jurídicas en las que no puedo profundizar, por la más elemental

ética no debiera haber entrado y menos utilizando puertas adentro todas las armas que le dan su actual

situación privilegiada. ¡Y todo esto enseñando y promulgando democracia.

Señor director: Si la ingratitud, la falte de respeto a quien lo fue todo, el olvido de la realidad de un país,

la ley del embudo y el jugar con el futuro de todos, son circunstancias necesarias para la democracia de

España, pues... |O nos vamos o nos aguantemos!. Pero, sinceramente, de verdad: YO PROTESTO.

FLOS

 

< Volver