Elecciones generales. El último impulso. 
 FDC: Últimos ataques al centroazul     
 
 Diario 16.    14/06/1977.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

FDC: Últimos ataques al centroazul

MADRID, 14. (D16).—Poco más de cuatro mil personas se congregaron en la pista de exhibición de la

Feria Internacional del Campo para escuchar a los líderes demo-crlstianos de la Federación de la

Democracia Cristiana, que atacaron en sus intervenciones al Centro Democrático, al historial "azul." de

sus dirigentes y a la capitalización televisiva del presidente-candidato Adolfo Suárez. A la Democracia

Cristiana le falló también ayer la anunciada presencia" de sus correligionarios europeos. Ni el presidente

del Gobierno de Bélgica, Leo Tindemans, ni el ex presidente de Venezuela, Rafael Caldera, acudieron a

Madrid como estaba anunciado para compartir las horas finales de su campaña electoral. Sólo lo hizo

Benigno Zaccagnini, secretario general de la Democracia Cristiana italiana. El mitin de la PDC fue un

reflejo de los resultados electorales que dan los sondeos de opinión a las tendencias demócrata cristianas

que no han" querido unirse al Centro suarista. Sin embargo, los diferentes candidatos de la Federación de

la Democracia Cristiana que intervinieron ayer en la Casa de Campo se mostraron disconformes con las

encuestas de opinión y manifestaron que van a ganar las elecciones y que "los españoles nos van a votar

porque comprenden nuestro programa". Sólo Joaquín Ruiz-Giménez, líder indiscutible de la FDC, logró

calentar al pú-. blico, que abandonó los grádenos y se acercó a1 estrado de los oradores para escuchar que

la Democracia Cristiana tiene fe y esperanza y sabrá salir del laberinto político, "porque nadie vence a los

cristianos en la virtud de la esperanza". Ruiz-Giménez utilizó guante blanco para no atacar a. ninguna

personalidad o partido político con acritud, e incluso agradeció la sinceridad de Santiago Carrillo por

haber anunciado !a retirada del apoyo del PCE al candidato de la Democracia Cristiana en ia candidatura

de "senadores por la democracia". "Si el Partido Comunista necesita de nuevo la solidaridad humana cíe

ía Democracia Cristiana, la tendrá", afirmó don Joaquín. Los militantes de la FDC, sobre todo los más

jóvenes sin edad d« voto, lanzaron entusiasmados -sobre Rute - Giménez claveles blancos cuan-io éste

denunció ios tres abusos qué ba podido comprobar durante la campaña electoral. El primero, explicó, es el

abuso económico de algunas de las alianzas de la derecha que parece que tienen las arcas de todos los

bancos o de todas las grandes fortunas familiares para empapelar el país (por cada cartel nuestro ellos han

pegado diez) y gastan fabulosas cantidades en un momento de crisis económica. El segundo abuso, dijo,

es el de poder político, ya que aunque el Movimiento-organi-zación ha desaparecido del "Boletín Oficial

del Estado", y está todavía vigente en muchos de los ocho mil alcalde» de los pueblos españoles.

A las nueve y media de la noche los multantes y simpatizantes de la FDC, sin dernasiado convencimiento

de su éxito electoral pero con fe en su futuro, recogieron sus banderas anaranjadas y abandonaron la Casa

de Campo porque ya les había prometido Ruiz-Giménez. que no quería privarles del "placer" de

contemplar una vez más a Adolfo Suárez en la televisión

 

< Volver