Autor: Ceberio, Jesús. 
 Atentados en toda España el pasado fin de semana. En diversos puntos de Vizcaya, Guipúzcoa, Álava y Navarra. 
 Diez atentados con artefactos explosivos en el País Vasco     
 
 El País.    14/06/1977.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

POLÍTICA

Atentados en toda España el pasado fin de semana

Un joven muerto en Baracaldo (Vizcaya) al hacer explosión una bomba que había sido colocada en el

interior de un coche propiedad de un inspector de policía, es el trágico balance de la serie de atentados

ocurridos durante el pasado fin de semana en el País Vasco, Valencia, Barcelona, Las Palmas de Gran

Canaria y Madrid. La mayor parte de los artefactos exlosivos fueron colocados en las provincias

vascongadas.

En diversos puntos de Vizcaya, Guipúzcoa, Álava y Navarra

Diez atentados con artefactos explosivos en el País Vasco

JESÚS CEBERIO, Bilbao

Diez atentados, nueve de ellos con artefactos explosivos» se registraron en diversos puntos del País Vasco

durante la noche de ayer, con el trágico balance de un muerto la hacer explosión en Baracaldo, hacia la

una de la madrugada, una bomba que había sido colocada en el interior de un coche propiedad de un

inspector de policía. Junto al cadáver fue encontrada una granada de mano de las que se emplean en el

ejército, lo que unido al hecho de que sus manos habían sido materialmente arrancadas, induce a pensar

que la víctima era la misma persona que acababa de instalar la bomba, cuya explosión habría sido

provocada al manipular el mecanismo activador. La granada tipo «pina» se hallaba intacta, pero con la

anilla de seguridad separada, probablemente por efecto de la onda expansiva, que destrozó también

numerosas lunas y cristales de los alrededores. El fallecido, que quedó totalmente desfigurado, resultó ser

Juan José Basáñez Jáuregui, de veintidós años, natural y vecino de Portugalete (calle Salcedo, número 4).

El vehículo en el que había sido colocado el artefacto era un Seat 124, matrícula CC-8566-B, que

permanecía aparcado en la avenida Argentina, esquina a la calle de Juan de Garay. Antes de que ocurriera

este suceso, tres cargas explosivas habían interrumpido, sobre las once y diez de la noche del domingo, el

tráfico de Renfe en las cercanías de Vitoria, al arrancar medio metro de rail y dañar seriamente dos postes

del tendido eléctrico. El punto exacto del atentado fue el kilómetro 3 del ferrocarril de Vitoria a Miranda

de Ebro, debajo de¡ puente de San Martín. El tráfico ferroviario quedó interrumpido hasta las 7.40 de

ayer, lo que obligó a desviar por Castejón tres trenes de largo recorrido, provocando retrasos de hasta dos

horas.

Explosiones en transformadores

Poco después de la noche del domingo pudo escucharse, por otra, parte, en Bilbao, una fuerte explosión

que procedía del monte Arno-tegur. La caseta del repetidor de televisión quedó destrozada, pero no así la

antena, que se mantuvo en pie pese a resultar dañados dos de sus pilares. Este repetidor de VHF y UHF

no había entrado todavía en funcionamiento y estaba destinado a sustituir los servicios del repetidor de

Castresana. Dentro todavía de la provincia de Vizcaya, hacia las ocho de la mañana de ayer, otra bomba

dejaba inservible el transformador de distribución general que la empresa Iberduero. SA, tiene en la

localidad de Berango, con lo que quedaban sin fluido eléctrico las poblaciones de Algorta y Neguri.

En la provincia de Navarra fueron dos los atentados registrados en la noche del domingo al lunes. Poco

después de la una de la madrugada fueron lanzadas dos granadas de «pina» contra el parque móvil de la

Policía Armada, situado en la calle Bergamín, de Pamplona. Una.de ellas hizo explosión, dañando a

algunos coches privados aparcados en las inmediaciones, mientras la segunda fue descubierta poco

después debajo de un vehículo, con el multiplicador separado. Una hora después se recibía en la

comisaria de policía de Pamplona una llamada telefónica en la que una voz femenina, grabada en cinta

magnetofónica, reivindicaba el hecho en nombre de ETA militar. Sobre tas dos y cuarto de la madrugada

era incendiada también en. la capital navarra la boutique «María Elisa», situada al final de la avenida

Carlos III. Otros cuatro atentados ocurrieron mientras tanto en Guipúzcoa. Hacia las 00.30, de la

madrugada, una bomba hacía explosión en las vías de Renfe, a la salida de Rentería, en dirección a Irún.

El artefacto arrancó unos treinta centímetros de raíl, interrumpiendo el tráfico por espacio de cuatro horas.

Hacia la una de la madrugada, una dotación de la Policía Armada vio que ardía una mecha conectada a

tres paquetes, en el monumento a Mola existente en el parque del mismo nombre de Irún. Después de

apagar la mecha comprobaron que estaba unida a tres kilogramos de dinamita, que serian desactivados

por artificieros de la Policía Armada. Hacia las cuatro de la madrugada otra explosión destruía por

completo el monumento a los caídos, erigido en la donostiarra plaza de Zuloaga.

Disparos y detenciones

En el transcurso de esta misma noche, sin que haya podido precisarse la hora, fue destruido el repetidor

de televisión levantado en el término municipal de Villabona. Dos desconocidos agredieron, por otra

parte, en Eibar, a eso de las dos de la madrugada, al guardia civil Adélino del Castillo, produciéndole

diversas lesiones. Aunque "esta cadena de atentados se atribuye a la rama militar de ETA, que ya

reivindicó los ocurridos el pasado fin de semana y uno de los llevados a cabo ayer, la policía francesa

detuvo el domingo, junto al paso fronterizo de Adouet, a tres militantes de ETA político-militar, que

pretendían cruzar la frontera clandestinamente con armas y explosivos. Los etarras, Hilario Urquízur San

Román, Ignacio García Arregui, y José María Azcue Azcue, fueron conducidos a la. comisaría de

Bayona.

 

< Volver