Autor: Gutiérrez Calderón, José. 
 Cartas al director. 
 Ante las elecciones generales     
 
 ABC.    06/10/1982.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

lo/ABC

OPINIÓN

Cartas al director

Ante las elecciones generales

El impacto de las próximas elecciones generales en la opinión pública se acusa en la toma de posición de

nuestros lectores que forman parte del electorado, ante el histórico acontecimiento. En uso de su derecho

de expresión libre a través de estas páginas, formulan su opinión en los siguientes términos:

Señor director: Próximas las elecciones generales, todos los políticos empezarán con las promesas de

costumbre en busca del voto. Dirán que mejorarán con largueza las pensiones de jubilación y de

Invalidez, pues saben que estas elecciones las van a decidir el voto de los pensionistas y sus familiares

más directos, que son aproximadamente unos 7.500.000, habida cuenta que e\ número de pensionistas

alcanza la suma de 5.000.000. Por ello, con la experiencia recogida en el transcurso de tos seis o siete

últimos años, no podemos o no debemos caer nuevamente en la trampa de la demagogia.

Hasta tanto tos pensionistas no tengamos nuestra organización que nos defienda de las injusticias sociales

de que venimos siendo víctimas, tenemos la obligación de meditar concienzudamente a qué partido

político hemos de darte nuestro voto.

Los poderes públicos no quieren enterarse de que nuestras pensiones no son una donación graciable, sino

que fueron montadas en el transcurso de nuestra vida tabora! con las aportaciones económicas que la ley

exigía a empresa y productor, fruto de toda una vida de esfuerzos y sacrificios. Qué menos, que una

pensión mínima en consecuencia con el salario mínimo interprofesional. Et 84 por 100 de las pensiones

otorgadas son inferiores a dicho salario. Además, han perdido un poder adquisitivo del 50 por 100 por el

continuo alza del coste de la vida. De la forma pue vienen presentándosete los problemas económicos a la

tercera edad, nada extraño tendría que fueran congeladas las pensiones, para dar prioridad al paro y al

derroche de tos miles y miles de millones que se vienen gastando alegremente.

Por todo e!lo, tos pensionistas no tenemos más remedio que solidarizarnos para ayudar, con la unidad, a

que se crean actitudes o presiones al Gobierno para que esa plataforma reivindicativa pueda convertirse

en realidad, ya que nuestra fuerza radica únicamente en el voto.

Lucharemos por una vejez digna, tanto en la parte económica, como el ser integrados en la sociedad, y

conseguir que se ponga en marcha el artículo 50 de la Constitución para que se nos garanticen unas

pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas.—José GUTIÉRREZ CALDERÓN—(Priego de Cór-

doba).

 

< Volver