Autor: Infantes, Juan Pablo. 
 La estructura golpista puede girar en torno a una dirección y un segundo escalón. 
 Se investigan las actividades de los siete misteriosos coroneles     
 
 Diario 16.    09/10/1982.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

NACIONAL

9-octubre-82/D¡ar¡O 16

Los servicios secretos investigan todos los enlaces de los conspiradores en las regiones militares por

orden de los capitanes generales. El hilo de esta madeja, a partir de la detención de tres jefes militares,

puede conducir a la desarticulación de toda una estructura golpista minoritaria y secreta, que actúa con

técnicas de manual, pero muy seguras. Un avance de esta estructura golpista fue adelantado por Diario 16

en su edición del 5 de mayo de 1982.

La estructura golpista puede girar en torno a una dirección y un segundo escalón

Se investigan las actividades de les siete misteriosos coroneles

Juan P. INFANTE

Madrid — La detención y procesamiento del coronel Luis Muñoz Gutiérrez y de los otros dos jefes de las

Fuerzas Armadas puede convertirse en el hilo que lleve hasta la madeja golpista, según explicaron a

Diario 16 en fuentes militares.

La estructura que quedaría al descubierto fue adelantada por Diario 16 en su edición del 5 de mayo de

1982. Una dirección integrada por tres jefes que, a través de un enlace móvil, se conectaría con otros siete

implicados, sin necesidad cíe la relación física.

Cada uno de estos elementos de la estructura sería el responsable de unas acciones concretas, que

abarcarían desde las operativas a las de acción psicológica, relaciones con los civiles, con la prensa, et-

cétera.

Según las fuentes consultadas por Diario 16, se podría estar en el inicio de la desarticulación de toda una

trama minoritaria pero cíe élite, que preparaba e1 golpe militar en España en base a los manuales más

sencillos.

Investigación

Las fuentes oficiales que ayer informaron a la prensa sobre el contenido del «dossier» reconocieron que la

«Operación Marte» —la toma de Madrid— era una parte de la operación total. Por esa razón, los

servicios de Inteligencia investigan en otras regiones militares.

Los capitanes generales han dado instrucciones tras la reunión del Consejo Superior del Ejército, en la

que fueron informados de la trama golpista, para que descubran todos los enlaces de los conspiradores.

Si bien la ocupación de Madrid era la columna vertebral de la «Operación Cervantes» — por eso se le dio

el nombre de «Operación Marte», dios de la guerra — , una vez emitido el bando por la radio y la

televisión, los implicados en las demás regiones militares se pondrían en marcha para «neutralizar» a

todos los capitanes generales

Para esta operación no se necesita la complicidad de muchos conspiradores — en todo caso, siempre más

de tres—, por lo que no es descabellado decir que se trata de un grupo minoritario en el seno de (as

Fuerzas Armadas.

Y la operación, en algunos de sus aspectos, sigue en marcha. Cada uno de los «siete coroneles» —ge-

néricamente denominados así, aunque no tienen por qué detentar todos este empleo— se ocupaba de

diversas áreas y sus trabajos quedaban plasmados en siete carpetas que enviaban a la dirección.

El «dossier»

En el «dossier» ocupado al coronel Muñoz se habla — como adelantó Diario 16— de «la dirección» y sus

consignas. En estas carpetas aparecerían análisis de prensa nacional, panfletos, campañas de imagen,

acciones de intoxicación en cuarteles y redacciones de los periódicos nacionales y extranjeros.

Y la intoxicación continúa, tal y como advirtieron las fuentes oficiales que ayer informaron a los medios

de comunicación, según se desprende del «dossier» ocupado a los golpistas.

En el capitulo de las listas ya han comenzado las primeras filtraciones y con ellas Jos comunicados de

réplica. Asi, los ex ministros Amonio María de Oriol y Alfredo Sánchez Bella han rectificado algunas

informaciones aparecidas en ios periódicos sobre la aparición de sus nombres en las stas de los golpistas,

en el sentido de que son falsas.

Solidaridad

Por otra parte, el partido de Tejero, Solidaridad Nacional — que aparece fuertemente influenciado por el

abogado López Montero, auténtico monopolizador de la imagen y el potencial político del teniente

coronel golpista —, ha intentado en diversas ocasiones, y con nulo éxito, conseguir la inscripción de

algunos de los implicados en la causa 2/81, y de los encausados en la misma.

Así, el general Torres Rojas —que distrae sus ocios en el acuartelamiento de la Politécnica de Madrid, ha-

ciendo gimnasia y recibiendo clases de guitarra— ya le hizo llegar a Tejero en su momento e¡ terminante

mensaje de que él no quería «saber absolutamente nada de ese partido», dada su condición de «soldado,

que no quiere saber nada de política».

En idéntico sentido se pronunciaron el comandante Pardo Zancada —recluido en el Cuartel de Zapadores

Ferroviarios de Campamento (Madrid)— y los propios capitanes Bobis, Pérez de La Lastra y Lázaro

Coríhay, quienes recibieron en la prisión de Alcalá de Henares la visita de uno de los promotores

principales de Solidaridad Española, que les adelantó el programa de su partido.

Irritación

Asimisrro, la extrema derecha desplegó una intensa campaña basada er> el «golpe de risa», apoyándose

en la tesis de un golpe inexistente y fantasma dirigido informativamente por UCD para atemorizar a la

izquierda y movilizar el voto del miedo— tesis de Blas Pinar y el diario «El Alcázar» — .

Paradójicamente, esta tesis se afianzó muy fuertemente en el interior de los mandos de las Fuerzas Ar-

madas, justamente hasta que la autoridad judicial militar decidió el procesamiento de los coroneles.

A partir de entonces se extendió, por primera vez —en contra de las tesis gubernamentales, que hablaban

de «gran irritación» — cierto disgusto en el ambiente de los cuarteles y salas de banderas.

 

< Volver