Tres probleams del socialismo. 
 El futuro de los acuerdos España-USA     
 
 ABC.    09/10/1982.  Página: 10-11. Páginas: 2. Párrafos: 5. 

El futan tío los acuerdos

España-USA

Ha saltado a los periódicos norteamericanos, desde la corresponsalía del «New York Times» en Madrid,

el propósito del PSOE, si triunfa en las elecciones, de someter a renegociación el Convenio bilateral

hispano-norteamericano.

Los antecedentes del asunto son los siguientes: Después de trece meses de negociaciones, España y los

Estados Unidos firmaron, ei pasado 2 de julio, un Convenio de Amistad, Defensa y Cooperación de cinco

años de duración. Este Convenio fue remitido, para su aprobación, al Parlamento español. Pero antes de

ser debatido en él fue disuelto et Parlamento por la convocatoria de elecciones generales.

Parece entonces normal, en principio, que al variar la composición política del Parlamento, si las

elecciones dan mayoría en las Cámaras al Partido Socialista, tenga que ser reconsiderado o renegociado

este Convenio, acordado por un Gobierno de distinto signo político, que contaba a su favor con diferente

mayoría parlamentaria.

Este es el nudo de la cuestión. Es sorprendente, ante todo, que el PSOE no haya divulgado en su

programa electoral su proyecto de renegociar el Convenio. Podría, debería,, haberlo hecho con la misma

publicidad con la que ha anunciado un referéndum retroactivo sobre el ingreso de España en la OTAN.

¿Por qué no lo ha hecho? En su programa figura, ciertamente, una alusión al Convenio con los Estados

Unidos considerado en dos vertientes: la relación militar y las relaciones económicas, comerciales,

científicas, culturales. La diferencia apunta hacia un distinto tratamiento, pero no es suficientemente clara,

de cara al electorado, para justificar un cambio de posición ante un Convenio de esta importancia.

La política exterior española tiene zonas de elasticidad dentro de las cuales puede adaptarse a las

variantes que se derivan de una política de partido. Pero tiene condicionamientos que no admiten

cambios, España tiene que formar parte del conjunto de naciones que se han unido para defender el

mundo democrático occidental. España tiene que mantener relaciones, acordadas con la firmeza de

convenios y tratados, con las grandes naciones que forman este mundo de libertades y de intereses

comunes.

SÁBADO 9-10-82

 

< Volver