Elecciones 82. Declaración oficial de la patronal ante las elecciones. 
 CEOE solicita el voto consciente y reitera su respeto a la voluntad popular     
 
 ABC.    07/10/1982.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

JUEVES 7-10-82

NACIONAL / ELECCIONES 82

A B C / 2b

Declaración oficial de la patronal ante las elecciones

CEDE solicita el voto «consciente» y reitera su respeto a la voluntad popular

MADRID. La Junta directiva de la CEOE aprobó ayer un documento político en el que especifica la

posición oficial de la patronal ante las elecciones generales. Este ha sido el tema más importante tratado

en la reunión de la Directiva, que presidió su titular, Carlos Ferrer Salat, y en la que se presentó también

un informe del presidente sobre los contactos con UGT y CC OO. En dicho documento la CEOE afirma

que no descalifica a ningún partido, reitera su respeto a la decisión popular y solicita a los empresarios

que defiendan los principios de la CEOE a la hora de votar. Igualmente, hace una llamada al voto, ya que

las elecciones generales «requieren de las organizaciones empresariales una actitud responsable». La

mayor parte del documento había sido redactado en la reunión del Comité Ejecutivo previa a la de la

Junta, para que luego fuera aprobado tras el estudio detallado del mismo por los miembros de la cúpula

empresarial.

Según el documento, «con esta llamada al voto de los empresarios, que hacemos extensivo al resto de los

españoles, la CEOE pone de manifiesto su deseo de contribuir a la consolidación de la democracia,

señalando que la aceptación de los resultados electorales no supone sólo un compromiso con la democra-

cia, sino que es, además, consustancial a su firme condición de contribuir al progreso de España en la

línea rigurosamente mantenida de colaboración o de oposición respecto a la política de los distintos

Gobiernos». «NADIE PUEDE SUSTITUIR LA ACCIÓN LIBRE Y CREATIVA DEL EMPRESA-

RIADO»

En esta declaración se recoge la defensa de las siguientes ideas: «Nadie puede sustituir ventajosamente la

acción libre y creativa del empresariado. A este efecto es preciso abordar una política económica no

expansiva del sector público, que fomente realmente el ahorro y la inversión. Incrementar los impuestos y

las cotizaciones sociales en un horizonte de empresas en ruinas, produce menos beneficios sociales que

cobrar impuestos y cotizaciones a empresas que pueden pagarlos.»

Más adelante se dice que «la actual presión fiscal —impuestos estatales y municipales— y de las

cotizaciones a la Seguridad Social ha alcanzado un nivel tan elevado que condiciona seriamente la

consecución del principal objetivo económico y social, que representa la protección del ahorro, de la

inversión y del empleo».

El segundo punto de la declaración de la CEOE asegura que «imponer condicionamientos contrarios al

sistema de libre empresa no sólo no contribuye a crear empleo, sino que, a medio plazo, coloca en serio

peligro los empleos existentes».

Por lo que respecta a la Seguridad Social, la CEOE estima que «tal y como se encuentra hoy estructurada

constituye un obstáculo a la creación de empleo y a la competitividad de las empresas. Todos los grupos y

fuerzas sociales admiten que ello es cierto, pero hasta ahora ninguno ha sido capaz de asumir la reforma

del sistema para no soportar el riesgo de afrontar impopularidades. Los empresarios desean el

perfeccionamiento y la supervivencia del sistema de la Seguridad Social adecuado a la situación

económica y social de España».

El cuarto punto recoge «la desorbitada expansión del gasto público. Más allá de los datos actuales, sólo es

concebible encontrar más inflación, más paro y más pobreza para todos». En este sentido se señala que

todos aquellos programas electorales o de Gobierno que contemplen un incremento del gasto publico

superior al permitido por la actual situación económica, «deben valorarse como incapaces para superar la

situación de crisis».

En cuanto a la negociación colectiva se señala que trabajadores y empresarios, sindicatos y

organizaciones empresariales «pueden y deben autónomamente negociar y entenderse». El Estado no

debe hacer imposible con su intervención la libre negociación entre las partes.

El sexto punto del documento señala que «las fuerzas sociales deben coadyuvar responsablemente a la

consolidación de las instituciones, sin interferencias ajenas a su propia naturaleza».

La libertad de las empresas es otro de los temas tratados y se asegura que «es la base de su existencia y

supervivencia. Por ello, el excesivo e injustificado intervencionismo del Estado determinará su

debilitamiento y desaparición. Igual resultado producirá el control de la actividad empresarial por parte de

organizaciones sindicales o sociales». Igualmente, «el fortalecimiento artificial de los sindicatos desde los

poderes públicos, y la aplicación de medidas de control sindical de las empresas, que encubren fórmulas

evidentes de coges-tión o autogestión, y que aparecen como objetivo de algunos programas electorales,

determinarán inevitablemente la eficacia de la actividad de las empresas o de los servicios».

PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS

«La defensa de la empresa privada como principal agente creador de riqueza y de empleo rechaza

cualquier análisis o proyecto electoral que determine el enfrentamiento del conjunto empresarial por

razones de dimensión de las empresas. Las empresas pequeñas, medianas y grandes constituyen un todo

que no admite ataques o descalificaciones oportunistas. Sin perjuicio de reconocer los tratamientos

específicos adecuados a los diferentes problemas de las empresas derivados de su especialidad o

dimensión.»

Por último, «la experiencia reciente de otros países próximos a España, indica que las políticas

económicas y sociales, basadas en mayor crecimiento de los impuestos y del gasto público, reducciones

del tiempo de trabajo, mayor control sindical de las empresas y mayor intervencionismo del Estado, han

producido un mayor deterioro de la situación social y económica, reduciendo la inversión y el

mantenimiento y creación de puestos de trabajo».

El documento concluye con una breve reflexión: «Quien no vota, lo hace contra sí mismo. Importa, en

todo caso, practicar un voto consciente y reflexivo. La CEOE no descalifica partidos, pero estima que hay

en las ofertas electorales mucho de promesas vanas, burocratismos innecesarios y males irreversibles.

Que cada uno juzgue.» «El próximo día 29 nos encontrarán, como siempre, respetuosos con la voluntad

popular, y prestos a ofrecer nuestro concurso a la hermosa tarea de seguir laborando en la libertad.»

 

< Volver