Autor: Fernández-Rúa Plasencia, José María . 
 Elecciones 82. Ayer dedicó la jornada a apoyar la campaña centrista en Madrid. 
 Landelino Lavilla traslada la contienda electoral al País Vasco     
 
 ABC.    09/10/1982.  Página: 24. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

24/ABC

NACIONAL / ELECCIONES 82

Ayer dedicó la jornada a apoyar la campaña centrista en Madrid

Landelino Lavilla traslada la contienda electoral al País Vasco

MADRID (José María Fernández-Rúa). Con tono profesoral y haciendo gala de buenas dotes de

improvisación, Landelino Lavilla se ha dirigido a militantes y simpatizantes de su partido en las cuatro

provincias gallegas, ofreciendo confianza y seguridad en la oferta electoral de centro. El líder centrista en

ningún momento perdió los modales, incluso cuando tuvo que enfrentarse a un airado trabajador y

militante de la izquierda radical gallega en el mercado de Redondela, o como ocurrió en la etapa final de

su recorrido, en el pabellón de deportes orensano, cuando tuvo que calmar los ánimos de los participantes

en el mitin y evitar que un grupo de entusiastas de UCD persiguiesen a unos jóvenes de Alianza Popular

que habían estacionado sus vehículos frente al estadio y emitir, con altavoces, eslóganes de Manuel

Fraga. Hoy y mañana, el líder de UCD visitará el País Vasco, donde tendrá que explicar su oferta a un

auditorio difícil.

A pesar de las acertadas indicaciones que recibe de sus colaboradores, Lavilla no conecta con el hombre

de la calle. Le falta soltura, que no ganas, y muy posiblemente un estilo más desenfadado para saludar al

agricultor o al feriante, que no han ocultado su sorpresa al ver a un señor vestido impecablemente de azul

pisando descuidadamente el barro y soportando sin pestañear las inclemencias del clima. La esposa de

Lavilla es, sin duda, un soporte importante para el líder centrista. Es ella quien dirige la comitiva en los

escasos recorridos callejeros que ha hecho en Galicia y quien trata de subsanar las deficiencias de una

improvisada organización que para nada ayuda al presidente centrista.

Landelino Lavilla ha salido airoso en La Coruña donde, gracias al pretencioso Enrique Marfany,

presidente de la Diputación y titular del partido en Galicia, movilizó a gentes de la provincia que, a bordo

de autobuses, se desplazaron hasta el Palacio de Deportes de esa ciudad. Si bien el aforo del recinto no

llegó a estar cubierto, lo cierto es que había más de 2.500 personas.

La asistencia ha sido, sin duda, un éxito, sobre todo si se tiene en cuenta que en La Coruña han sido

muchos los que han abandonado UCD para irse con Suárez y que Alianza Popular sigue su implantación,

sobre todo a raíz de las elecciones al Parlamento autónomo de octubre pasado.

Pero donde se pudo ver a un Lavilla eufórico, ocurrente, con más capacidad de conexión con los

militantes y mayor dureza para el partido de Fraga fue en Orense, el feudo indiscutible del ministro Pío

Cabanillas y de su íntimo colaborador Eulogio Gómez Franqueira. Como un profesor de orquesta, Pío

Cabanillas había previsto hasta los más mínimos detalles. El recinto —se escogió el Palacio de Deportes

de esa ciudad— estaba al completo, irradiando calor, que es lo que hace sentir seguridad a los oradores.

La vendimia no impidió esa avalancha de hombres y mujeres —más de cuatro mil— que se rompieron las

manos para aplaudir al líder centrista. Este acto suplió las deficiencias del celebrado antes, a la hora de la

siesta, en el gran teatro de Lugo. Apenas cuatrocientas personas escucharon somnolientas las críticas al

PSOE y a la derecha lanzadas por Lavilla y los candidatos de su partido al Congreso y al Senado.

LANDELINO LAVILLA, EN LA CIUDAD DE LOS PERIODISTAS. El presidente de UCD, Landelino

Lavilla, visitó a última hora de la tarde de ayer la Ciudad de los Periodistas, donde permaneció por

espacio de hora y media. Allí, Lavilla departió con niños y mayores e incluso se unió a los chavales que

en ese momento jugaban al fútbol y baloncesto en los campos de deportes. El líder centrista fue invitado a

chutar un penalty, que marcó.

El líder centrista se dirigió al bar del club de la Ciudad de los Periodistas, donde tomó una caña de

cerveza, mientras respondía a las preguntas de todo tipo que los asistentes, en su mayoría niños y jóvenes,

le formulaban, apiñados a su alrededor.

Durante el debate un periodista de «El Alcázar» acusó a Landelino Lavilla de defender una tesis

coincidente con la de Carlos Marx en su manera de concebir la relación entre política y religión,

acusaciones que fueron rebatidas por el líder centrista.

Por otra parte, Landelino Lavilla dedicó parte de la jornada de ayer —además de presidir la Mesa de la

Diputación Permanente del Congreso—, a grabar unos videos para proyectar a los trabajadores

emigrantes en Europa e Iberoamérica y a visitar junto con el ministro del Interior, Juan José Rosón, unos

grandes almacenes situados entre la calle de Raimundo Fernández Villa-verde y el paseo de la Castellana,

 

< Volver