Autor: Palma, Luisa. 
 Elecciones 82. Ayer visitó Sevilla entre una gran expectación. 
 Fraga confía en aumentar en Andalucía los votos de las elecciones regionales     
 
 ABC.    09/10/1982.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

NACIONAL / ELECCIONES 82

A B C / 25

Ayer visitó Sevilla entre una gran expectación

Fraga confía en aumentar en Andalucía los votos de las elecciones regionales

SEVILLA (Luisa Palma, enviada especial). Manuel Fraga vivió ayer uno de los momentos más difíciles

de su campaña al tener que afrontar el ambiente hostil del barrio sevillano «las 3.000 viviendas», a donde

acudió para inaugurar una nueva sede de su partido. A sus acompañantes no se les ocultaba el riesgo que

esta visita entrañaba, ya que el antiguo barrio de chabolas, convertido hoy en una de las barriadas más

«duras» de Sevilla, ha sido numerosas veces protagonista de incidentes. Pero Manuel Fraga decidió

arañar en persona los votos de una «mayoría de esa gente que ha vivido intimidada por piquetes y que si

en las elecciones andaluzas conseguimos ochocientos votos hoy pueden ser tres mil».

Porque Fraga está dispuesto a no dejar de intentar lo más difícil y ha elegido con acierto los lugares de sus

intervenciones. Tanto el barrio de «las 3.000 viviendas» como la población de Dos Hermanas, en donde

reunió en un cine a cerca de mil personas, son zonas de declarada tendencia de voto socialista y en donde

AP, apenas disfrutaba hace medio año de implantación suficiente.

A su llegada al barrio de «las 3.000 viviendas» se vio rodeado de un enjambre de niños entre cinco y trece

años que formaron un alboroto considerable. Tras pedir silencio varias veces, consiguió hacerse oír

subiéndose con agilidad encima de la mesa y pidió el voto para su partido: «Nuestro sitio y nuestro cora-

zón está aquí», —dijo—. Hubo comentarios despectivos, pero también admirativos al reconocer que

había sido el único político que se había atrevido a recorrer sus calles.

Muy distinto era el público que (e esperaba en la explanada del estadio Sánchez Pizjuán, de Sevilla, y al

que Fraga supo arrancar calurosos aplausos en su intervención. Allí recordó a los niños que momentos

antes le habían acompañado, «porque ellos son el futuro de España».

Más de cinco mil personas ovacionaron al líder aliancista y celebraron sus ironías sobre el frío que se

empezaba a dejar notar. «También esto —dijo— se lo debemos a UCD, porque las elecciones debían

haber sido en primavera. »

El último acto en Sevilla del líder aliancista se desarrolló en un auténtico «olor de multitudes». Fraga, sin

pensarlo dos veces, saltó decidido los casi dos metros de altura de la tarima para poder estar, una vez

finalizado el mitin, con la gente que le aclamaba.

Los excelentes servicios de seguridad tuvieron esta vez que librar una auténtica batalla para poder sacarle

de allí. En el mitin intervino también Jorge Verstringe, ovacionado en numerosas ocasiones por sus

palabras enérgicas y decididas y sus ataques al PSOE:

Las expectativas de voto para el partido aliancista como segunda fuerza en Andalucía después del PSOE

se cifran en conseguir superar e! número de cuatro diputados electos para el Congreso y al menos uno

para el Senado. Hay quien opina que AP ha tocado techo en cuanto al porcentaje de votos que puede

extraer de estas tierras andaluzas ya que están consideradas prácticamente como «feudo» del PSOE a

quien se piensa que indudablemente beneficiará de nuevo la precaria situación del PCE y la caída del

PSA. Pero no hay que olvidar por otro lado que la candidatura de AP por SevilIa está encabezada esta vez

por un «primer espada» de la coalición AP-PDP como es Jorge Verstrynge, a quien Manuel Fraga reforzó

ayer con su presencia. El líder aliancista se mostró seguro de superar la marca de AP en Andalucía «no

tengo duda alguna de que será asi, dijo, si la campaña al Parlamento andaluz hubiera durado un mes más

hubiéramos conseguido mucho más... y ahora se notará». Lo que no se le puede negar al líder aliancista,

es su popularidad. Popularidad que se manifiesta tanto por las calles como en sitios a donde acude y que

se vio desborda ayer en su paseo por las calles de esta hermosa ciudad sevillana y en su anterior visita a

un mercado. En todo momento estuvo rodeado de gente que quería estrechar su mano, saludarle o decirle

que te va a votar. Fraga firmó innumerables programas resumidos y fotos «en color que son mejores»;

besó niños, abrazó a señoras mayores, todo a la vez, que conversaba y bromeaba con la multitud apiñada

a su alrededor. «Creo que se debe ir a comunicarse con todos, —explicaría más tarde— por eso voy a los

mercados, a las calle a la televisión y... si hubiera un puñado de electores en el infierno, allí iría porque

creo en lo que estoy haciendo.»

 

< Volver