Autor: Santos, Carlos. 
 En casa de su amigo Chus Viana, en la capital alavesa. 
 Suárez comenzó su campaña con una partida de mus     
 
 Diario 16.    06/10/1982.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Diario 16/6-octubre-82

NACIONAL

Suárez comenzó su campaña electoral en el País Vasco. Sin llegar a los excesos a los que Fraga ha

llegado, el líder del CDS parece haber asumido la necesidad de hacer la campaña en la calle. Mientras se

empezaban a pegar los carteles por las calles de Vitoria, Suárez se fue a jugar una partida de mus a casa

de su amigo Chus Viana. En las ruedas de prensa, Suárez condenó el golpismo y el terrorismo,

defendiendo la supremacía del poder civil sobre el militar.

En casa de su amigo Chus Viana, en la capital alavesa

Suárez comenzó su campaña con una partida de mus

Bilbao:

Carlos SANTOS, enviado especial

Las doce de la noche, comienzo oficial de la campaña electoral, le dieron a Adolfo Suárez en Vitoria. A

esa hora tenía una cena con un centenar largo de afiliados y simpatizantes del Centro Democrático y So-

cial (CDS).

Un rato después, mientras personal contratado empezaba a pegar carteles por las calles de la ciudad,

Suárez se iba a casa de su amigo Chus (Txus) Viana, con el noble objetivo de echar una partida de mus...

Durante el día, el duque había hecho más de trescientos kilómetros a lo largo del País Vasco: Bilbao, San

Sebastián, Guetaria, otra vez Bilbao...

No hubo mítines, pero participó en almuerzos y cenas, reuniones, ruedas de prensa, se retrató paseando,

inauguró sedes, besó señoras.

Sin llegar a los flagrantes excesos de Manuel Fraga, Suárez parece haber asumido la necesidad de salir

del despacho para hacer la campaña en la calle, una vez cerrado el trámite del congreso constituyente.

Seguridad

Las medidas de seguridad que lo acompañaban eran muy superiores a las de la gira gallega, la semana

pasada. Aunque viajó en vuelo regular, una parte de su escolta había ¡do a Bilbao en la tarde del lunes,

para llevarle el coche blindado, el Citroen CX que le ´egaló su amigo y ministra-ole Francisco Laína,

director de la Seguridad del Estado.

La protección policial era •ñas que discreta. Hasta tal ounto que en San Sebastián, al ver dos furgonetas

de la Policía Nacional, exclamó con visible disgusto: «¿Quién las ha mandado? ¿Para qué quiero yo

tantos policías?

Expectativas

El duque, que esta vez sí viajó con la última caja de Cohibas que le mandó Fidel Castro, se dedicó a

difundir por Euskadi sus ánimos preelectorales. Ayer estaban especialmente calientes por la filtración de

un panel que da al CDS una fuerte subida.

En Vizcaya y Guipúzcoa el partido de Suárez tiene muy poco que hacer. Su breve trayectoria política no

puede soportar una rivalidad con el PNV. Por otra parte, los 10 millones que los suaristas vizcaínos se

acaban de traer de Madrid para la campaña electoral no pueden competir con los 60 que —dicen—

piensan gastarse en aquella provincia la coalición AP-PDP-UCD-PDL.

Las expectativas son mayores en Álava, donde Marco Tabar encabeza la candidatura al Congreso. Aun-

que no ha llegado a las urnas la rivalidad local entre Marcelino Oreja y Jesús Viana, duelo de altura, el

CDS es optimista.

En las ruedas de prensa dos temas coparon especialmente la atención: los militares y la violencia. En cada

intervención ante la prensa Suárez va un dedo más lejos en su condena del golpismo.

«Las Fuerzas Armadas tienen ¡a obligación de acatar la Constitución. Quien en su seno no asuma la

Constitución, debe darse de baja de las Fuerzas Armadas.»

 

< Volver