Autor: Ibáñez, Juan G.. 
 Según Alfonso Guerra, el voto del miedo prácticamente ha desaparecido. 
 El PSOE no modificará su campaña tras el intento de golpe de Estado     
 
 Diario 16.    06/10/1982.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

NACIONAL

6-octubre-82/Diario 16

El PSOE no modificará su campaña tras el intento de golpe de Estado

Según Alfonso Guerra, «el voto del miedo prácticamente ha desaparecido»

Alfonso Guerra, coordinador electoral nacional del PSOE, afirmó ayer en la presentación de la campaña

socialista que ésta no va a cambiar de orientación por el reciente descubrimiento de una nueva intentona

golpis-ta. El líder socialista, que se encuentra al frente de un equipo de 150 personas y modernos medios

de comunicación —dex, télex y teléfonos «punta a punta», que permiten conversaciones simultáneas con

todas las provincias— aseguró no haber detectado influencias de la conspiración sobre el voto.

Juan G. IBAÑEZ

Madrid — El vicesecretario general del PSOE, Alfonso Guerra, afirmó ayer en la presentación de la

campaña electoral socialista que tras el descubrimiento de la intentona golpista «no hemos detectado nada

que nos deba hacer variar la orientación de nuestra campaña».

«El voto del miedo —comentó a preguntas de los per.odistas — prácticamente ha desaparecido. La in-

tentona no ha tenido un efecto orientativo sobre el voto. Lo que hemos detectado a través de las llamadas

a las provincias es un desperezamiento en quienes, desde posiciones progresistas, se disponían a la

abstención.»

«Entiendo que la campaña electoral —opinó— se va a desarrollar pacíficamente. Creo que podemos

llegar ai veintiocho sin que ocurran percances de mayor importancia.»

El líder socialista declaró, a preguntas de Diario 16, que el PSOE «es partidario de la televisión pública.

La televisión otorga un poder que la puede hacer alienante, tanto si el propietario es el Gobierno como si

lo son poderes económicos. Sólo existe cierta garantía de objetividad si está hecha por profesionales y

mantiene la pluralidad, no sólo política, sino también de otros tipos. No es justo decir que donde no hay

televisión privada no hay libertad. A este respecto hay ejemplos para todos los gustos».

Sobre la cadena de Medios de Comunicación Social del Estado se sorprendió del rumor de que el PSOE

quiere mantenerla, cuando «cualquier solución es mejor que mantenerla como ahora. Hay que ofrecer a

los trabajadores la posibilidad de comprar el periódico, y si no es posible hay que llevarlos a una subasta

pública».

Precisión

El líder socialista, muy moderado en sus comentarios políticos —la única crítica al Gobierno fue que

«a pesar de tener en su mano la convocatoria de elecciones, ia UCD no tenía preparada la campaña electo-

ral»—, se circunscribió a la explicación de los preparativos electorales.

Guerra renunció al triun-falismo —«ni me gusta, ni me interesa, porque puede ser desactivador para quie-

nes lo den todo por hecho»—, pero exhibió con deleite planificación y precisión de la maquinaria elec-

toral socialista.

«Tenemos organizados —señaló— diez mil mítines y mil trescientos actos sector/a/es en toda España.

Los dirigentes del partido intervendrán en ciento doce actos públicos. Felipe González participará en cin-

cuenta grandes actos, para lo cual utilizará catorce vuelos regulares de avión y dos autobuses

especialmente acondicionados, con los que recorrerá 16.000 kilómetros.»

Las únicas provincias en las que no hablará el líder socialista serán Castellón y Navarra.

El comité electoral federal del PSOE va a repartir 12 millones de carteles electorales, de los que existen

cinco modelos —cada provincia elaborará tres modelos propios de uso local — , que empapelarán 5.964

vallas y 8.133 cabinas telefónicas En las emisoras de radio 32.000 cuñas publicitarias reclamarán el voto

socialista.

Mil millones

El vicesecretario general del PSOE llegó a pormenorizar que, además del programa electoral —en edi-

ciones completa y abreviada—, el partido ha editado un tríptico con las «100 medidas mas importantes»,

«que se puede leer en seis minutos, es decir, mientras la gente espera el comienzo de un acto electoral».

El coordinador federal de la campaña socialista fijó el coste de ésta en 1.129 millones de pesetas, de los

que la partida más importante — 577 millones — corresponde a los gastos de publicidad. La estimación

del déficit global es de unos 29 millones de pesetas.

 

< Volver