Autor: Pablo Barbado, Eliseo de. 
   La cosecha de algodón     
 
 ABC.     Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LA COSECHA

UNAS TRESCIENTAS CINCUENTA MIL BALAS FIBRA: SIETE MIL SETECIENTAS

TONELADAS

Representan el 85 por 100 de las necesidades nacionales

AUTORIZADAMENTE se nos ha dicho: "Si el tiempo continúa evolucionando como -hasta ahora, la

próxima cosecha da algodón en España podría llegar a ser de unas 350.000 balas ftbra de 220 kilogramos

(7.700 toneladas).

He aqui uno más ds los cultivos que han revalorizado el campo español, hasta representar un potencial

económico e industrial que rebasa todas las previsiones formuladas a lo largo de los siglos—no olvidemos

que tiene su origen en el siglo XViI para reaparecer y desaparecer en diversos periodos—e incluso al

publicarse la ley de Racionalización de la producción ds fibras textiles en 1940. Más aun: en 1946 la

Comisión Interministerial de Agricultura, Industria y Comercio, que estableció las bases para el desarrollo

do la planta textil, objeto de este comentario, concretó su aspiración en conseguir que en un plazo de ocho

años la producción anual llegara gradualmente a ser de 150.000 balas.

La media de producción del decenio 1941-50 fue de unas l8.000 balas, pasándose en 1955 a fe cifra de

130.000 en un continuo avance desde 1952, avance que se interrumpió en l954 a consecuencia de una

sequía excepcional (anotemos qus en 1924 la cosecha fue de 1.250 balas).

De un modo constante ss han realizado verdaderos prodigios en lo concerniente a aclimatación y

selección de variedades extranjeras, entre las cuales figura la egipcia, que por cierto tiene su origen en la

semilla de algodón español cosechado durante la dominación árabe, de la misma manera que el ganado

merino australiano arranca genealógicamente de los rebaños españoles de la Edad Media.

Hace poco mas de un siglo el cultivo algodonero radicaba casi exclusivamente en la fértil vega de Motril

(Granada). Hoy, debido a esos esfuerzos de aclimatación a que hemos aludido, se extiende por toda

Andalucía, Extremadura, región murciana, Levante, cuenca del Ebro, etc., siguiendo una expansión

geográfica casi paralela a la del arroz.

Mil novecientos cincuenta y nueve nos deparó, en una campaña poco favorable por el exceso cié lluvias,

un total ds 290.000 balas, la cosecha de 1960, con sus 350.000 balas, equivalentes a 190.000 toneladas de

algodón bruto desmotado, representan para el agricultor un volumen de dinero aproximado a 3.400

millones ds pesetas, contando con que las trss clases del tipo amfiricano—unas 170.000 toneladas—se

pagan al precio msciio de 19,60 pesetas por kilo, y el ´egipcio—alrededor de 20.000 toneladas—, a 21,60

pesetas también por kilogramo.

Nos hallamos, por tanto, ante un nuevo récord de producción, sin que se haya llegado al límite de las

posibilidades de nuestro susto. La mencionada cifra de 350.000 balas fibra constituye el 85 por 100 de las

necesidades nacionales—400.000 balas—, si bien las industriales se calculan en 500.000 a 550.000 en

virtud del auge experimentado por las aportaciones de tejidos, diferencia que se cubre por vía de

importación.

E. DE PABLO

 

< Volver