Autor: Pablo Barbado, Eliseo de. 
   Empieza la siega del trigo en campos meridionales     
 
 ABC.     Páginas: 2. Párrafos: 4. 

PAGINAS AGRICOLAS

CULTIVOS - GANADERÍA - INDUSTRIAS DERIVADAS

ESPERAMOS QUE LA PRODUCCIÓN MEDIA NACIONAL NO SEA INFERIOR A 11 QM. POR

HECTÁREA

Se inicia en la mitad septentrional la recolección de cereales de pienso y leguminosas

Por ELÍSEO DE PABLO

EMPIEZA LA SIEGA DEL TRIGO EN CAMPOS MERIDIONALES

HAN transcurrido quince días desde la publicación de Maestro avance particular en relación con la

cosecha de cereales y leguminosas, y más concretamente en lo concerniente al trigo. En esta época de

maduración y puesta a punto del cereal rey para la siega, en casi toda la mitad meridional de España; y de

granazón en la septentrional, esas dos semanas representan mucho para los resultados concretos de las

producciones. Podría decirse que la cebada, el centeno y las leguminosas de pienso están ya logradas en

todo el país, y en gran parte segadas en Levante, Andalucía y Extremadura y otras provincias de la región

central, mientras que desde aquí hacia el norte se inicia ahora la recolección. Si en vez de un tiempo

lluvioso, de abundante nubosidad y de temperaturas muy frescas—a veces excesivamente frescas—

hubieran imperado durante ese período condiciones climatológicas propias de un verano adelantado,

probablemente hubiésemos tenido que modificar hoy, en sentido desfavorable, aquellos pronósticos, de

los cuales se deducía la bondad de la actual campaña cerealista. Y ocurre que en los momentos en que la

hoz y la máquina empiezan a cercenar trigales en las regiones peninsulares de ciclos más adelantados, nos

reafirmamos en aquellos Juicios e incluso los mejoramos aunque sea en un grado estricto de moderación,

y siempre a reserva de que el viento africano —mencionado como indeseable visitante por el colaborador

meteorológico de A B C, don José Sánchez Egea, en su croñica del pasado día 8—no suba a las mesetas,

porque en el caso de que imperase en las cuencas del Tajo, y especialmente en las del Duero y Ebro

durante estas semanas de junio, podría afectar al perfecto logro del trigo en los secanos. Tenemos la

esperanza de que el bastión que cierra por el norte la depresión bética frene las vaharadas de fuejo del

Sahara y que los sistemas Central Ibérico y nórdicos contrarresten con sus brisas refrigerantes la

influencia de la caliginosidad que pudiera filtrarse desde el Sur. Así podría ir lográndose también en la

mitad septentrional la buena cosecha triguera aue está mostrada.

No deja de ser confortador que al terminar la primera quincena de junio no se haya marchitado nuestro

optimismo, que se ve reforzada por el avance sobre situación de campos y cosechas correspondiente al

mes de mayo, publicado la semana pasada por el Servicie de Estadística del Ministerio de Agricultura;

avance que cada vez contiene mas detalladas puntualizaciones, al mismo tiempo que revela continuo

perfeccionamiento técnico.

El 11 de mayo decíamos en estas páginas agrícolas que conforme se deducía de los datos que con carácter

particular habíamos recibido de todas y caria una de las reglones trigueras españolas, la producción de

este cereal en 1962 podría llegar a ser de 450.000 toneladas como mínimo. Consideradas las condiciones

meteorológicas dominantes desde entonces, mejoramos esa cifra el 1 de junio, elevándola a 4.700.000,

que consideramos suficiente para cubrir, con cierta holgura, las necesidades generales del país. Para ello

llegábamos a la conclusión de que, considerada la excelente forma en que granaba en el mediodía, y el

buen desarrollo que caracterizaba al del Centro y del Norte, la producción media por hectárea podría muy

bien alcanzar—y posiblemente superar algo—los once quintales métricos. Por supuesto partíamos de la

base señalada por el citado Servicio de Estadística, que daba como sembradas el 20 de abril 4.230.000

hectáreas—un 11 por 100 más que las estimaciones de igual fecha de la campaña anterior, cuya época de

siembra transcurrió bajo condiciones meteorológicas muy adversas—. Pues bien; el primer avance oficial

de producción triguera, referido al 10 de mayo, señala 4.570.000 toneladas, y pone de relieve que todas

las regiones dan producciones superiores a las del año pasado —calculadas globalmente por nosotros en

3.300.000 toneladas—, "siendo notables los incrementos en Extremadura, Andalucía oriental, región

leonesa y Castilla la Vieja". Por lo que se refiere a los restantes cereales el mismo avance oficial hace las

siguientes precisiones:

— Produc- Más que

Superficie ción en 1961

Has. Tons. %

Cebada .... 1.410.000 1.790.000 27 Centeno , . . 495.000 440.000 13,5 Avena..... 563.000

540,090 25

Volvemos, pues, a los índices de 1957-58, desde cuya cumbre los elementos atmosféricos nos obligaron,

a partir de entonces, a descender vertiginosamente por la cuadrícula del gráfico de las producciones.

Elíseo DE PABLO

 

< Volver