Autor: AGRESTE. 
   Las ramas ganaderas en la vida nacional     
 
 ABC.     Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LAS RAMAS GANADERAS EN LA VIDA NACIONAL

En 1961 la avicultura cooperativista proporcionó al país alimentos por valor de 3.171 millones de pesetas

En reciente reunión convocada por el presidente del Sindicato Nacional de Ganadería, señor Mendoza

Huíz, cuya obra Impulsora de la cabana nacional fue subrayada por diversos representantes de esa gran

riqueza, se puso de relieve la necesidad de mantener en aquel sentido la actual orientación.

Nos sumamos con sincera complacencia a, toda orientación que tienda a fortalecer el desarrollo y la

mejora de nuestra cabana, pero es evidente que el anhelo tiene que llsvar implícita la cooperación de

todos los escalones existentes entre el criador y el consumidor, para que facilitando el consumo se logre la

mayor absorción posible de productos, lo que en definitiva se traducirá en mayor demanda de la

mercancía de que sa trate y en estimulo para los aue asumen la honrosa misión de ser abastecedoras de la

comunidad nacional. Sin esa. cooperación, sin ese concierto de voluntadas, pudieran volver a plantearse,

contra la voluntad de los propios ganaderos, los problemas a aue hubo que hacer frente en anteriores

campañas.

En esa reunión a que nos hemos referido al principio, el señor Mendoza Ruiz hizo de la avicultura

nacional un particular elogio, referido lo mismo al grado de desarrollo que ha, conseguido alcanzar, que a

la casi perfecta regularidad de los precios de sus productos en las distintas épocas del año. Todo ello—

observamos nosotros— como consecuencia del sentido de la ponderación que existe en el sector avicultor

lo mismo que en el comercial, el cual se atiene, por lo general, a un margen de ganancia justo.

Naturalmente que no puede ignorarse el importante factor que representa la política oficial de asistencia y

estímulo que ha recibido esa actividad, en la que por ctra parte, los organismos responsables de los

abastecimientos del país encuentran, en cuanto los concierne, una calurosa asistencia. Ahora mismo,

segu nuestras noticias, la Cooperativa Nacioní. Avícola se halla dispuesta a contrarrestar con sus propias

producciones, cualquier conato de escasez o de especulación que pudiera ¡presentarse en un lugar

determinado, (poniendo para ello a disposición del organismo competente las cantidades precisas.

.Es en verdad sorprendente el desarrollo cooperativista en esa rama. Solamente la sitada Coopsratíva debe

disponer sn estos momentos de un censo no inferior a siete millones de ponedoras, cuyas necesidades de

alimentación están estimadas en, 350.000 toneladas de piensos que se traducen en 28 millones de docenas

de huevos, 15 millones de pellos de peso aproximado a un fcüo por unidad, y 7 millones d« aves da

desceño, con un peso total de 10.500.000 ScS. logramos.

Considerado el precio medio >Je 24 pesetas por docena; el de 35 pesetas por pollo, y el de 28 por kilo de

ave de desecho—todo en origen—el valor total de esas producciones es de 3.171 millones.

Hace solamente cinco años, el censo aviar de la agrupación cooperativista mencionada era de unos 2

millones, frente a 7 en la actualidad, como dejamos indicado.

Ssría magnífico que proporcionalmente todas las demás ramas ganaderas llegasen a alcanzar el mismo

grado fe desarrollo. Ya hemos indicado en otras ocasiones que ello dependerá mucho del incremento de

las producciones nacionales de piensos, tanto de cereales como de productos industriales, por los que

estamos pagando importadlas cantidades de divisas. Es probable que en la producción Intensiva da maíz

encontremos uno de los mayores paliativos de la cuestión que plantea la necesidad de incrementar nuastra

cabana en la medida necesaria, Y quizá no transcurra mucho tiempo antes de que tengamos noticias

concretas, sobre planes de alcance nacional en relación con el cultivo de aquella gramínea que, en

Norteamérica, por ejemplo, fue el punto de arranque de su esplendor ganadero.

AGRESTE

 

< Volver