Desde el otero.... 
 Contra el dumping exterior y el fraude interior     
 
 ABC.    06/12/1963.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

CONTRA EL "DUMPING" EXTERIOR Y EL FRAUDE INTERIOR

Hasta la meseta del otero desde el que observamos algunos aspectos de la vida nacional en relación con

los productos del campo, ha llegado la onda que nos informa de haberse creado una Comisión

Interministerial de Valoración de Importaciones a precios anormalmente bajos. Se trata, concretamente,

de un organismo que tiene que estar atento a las importaciones por el sistema de "dumping"—tan en boga

actualmente cu el mundo—, y con claras referencias por lo que se refiere a sus efectos en nuestro país.

Que lo diga, si no, la industria láctea, atacada por los cuatro costados con entradas masivas—en fase de

corrección, según parece—, de producios extranjeros generosamente bonificados en los países de origen,

o ladinamente "devaluados" por algún importador al hacer la correspondiente declaración en la Aduana

para beneficiarse del fraude resultante de pagar un derecho de entrada inferior al que debiera abonar. Y

sin perjuicio, por supuesto, de transferir clandestinamente divisas al exportador extranjero por la

diferencia entre el valor real de la mercancía en origen, y el declarado a efectos aduaneros.

"Nosotros somos unos benditos—nos dice un avicultor, que, jadeando, acaba de unirse a nosotros entre el

matorral—. Podemos y tenemos necesidad de exportar huevos, y estamos exportando algunas partidas,

pero a cuerpo limpio. Porque nuestra Administración pública, con un sentido muy honorable de las reglas

del comercio internacional, nos dice: ";Allá ustedes!" Y nos deja huérfanos de apoyo en la palestra

europea, para contender en la cual tenemos que abonar derechos arancelarios superiores en cinco a seis

pesetas por docena, a los que pagan los miembros del Mercado Común abastecedores de tos países de esa

comunidad. Luego resulta justo que al importador que sea capaz de defraudar, y a los que practican el

"dumping" les ponga los pontos sobre las íes la flamante Comisión Investigadora."

Vamos, pues, a imponer juego limpio a la competencia exterior con nuestros productos, en lo referente a

nuestro propio mercado.

 

< Volver