Autor: Pablo Barbado, Eliseo de. 
   La cosecha de agrios, a nivel del record de 1961-62     
 
 ABC.    15/11/1963.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LA COSECHA DE AGRIOS, A NIVEL DEL «RECORD» DE 1961-82

1.753.400 TONELADAS

A medida que transcurren los días aumenta el ritmo de nuestras exportaciones de agrios, acompasadas al

número de variedades que entran este mes en grado normal de maduración.

Se tropieza en esta etapa inicial de la campaña con las consecuencias de la contracción de compras en

árbol hasta un 50 por 109 aproximadamente de las que estaban ya formalizadas el año pasado por estas

mismas fechas. Las causas son notorias. Entre otras podríamos mencionar la que se refiere a los efectos

de tas heladas, que también repercutieron en el comercio porque tuvo que pagar mercancía que no ha

podido aprovechar o aprovechó en escaso porcentaje.

Diversas y favorables circunstancias nos autorizan a expresar la esperanza de que aquel aspecto negativo

será superado panlatinamente: la excelente calidad de la fruta, su buen calibre y precios, que permiten

hacer frente, en el área del Mercado Común, a los de los países que se amparan en su condición de

miembros del mismo para obstaculizar la entrada de productos competitivos de naciones—España entre

ellas—que sismen al margen de dicha comunidad. Esa impresión la vemos corroborada en "Revista di

Economía Aerarla", del Istituto Nazional de Economía Agraria, de Italia, al confrontar el comercio

italiano de los cítricos con el español. En un trabajo firmado por O. Fanzio se dice que "no obstante

hallarse Italia favorecida por su condición de miembro de la Comunidad Económica Europea, la profunda

diferencia cuantitativa y cualitativa en cuanto a producción y exportación entre los dos países, nos

mortifica y humilla porque pone a la luz nuestras deficiencias". Y añade: "Nos enfrentamos a una

citrlcultura—la española—experimentada sobre mercados exteriores de consumo a través del alto valor

de la calidad, precios convenientes y acertada publicidad, a lo que ´´oponemos una eitricultura italiana

deficiente en cantidad y calidad, y con altos costes de producción."

El "muro de defensa" a que alude G. Fanzio es el arancel del Mercado Común, y tiene fiel expresión en la

siguiente realidad cegadora. Se considera probable que Alemania occidental nos compre en la campaña

1963-64 unas 450.040 toneladas, cuyo envío nos costaría 15,75 millones de marcos—236,2 millones de

pesetas—, más por derechos arancelarios que los que pagarían los países miembros por igual cantidad

exportada a la República Federal, dado que los citados derechos son de 79,12 marcos por 100 kilos, para

España, frente a 43,25 de las naciones comunitarias competitivas.

Observaremos la evolución de nuestras exportaciones que, ciertamente, han comenzado con signo

favorable, alentador. Y por lo que se refiere a la cosecha, parece superada nuestra previsión de mayo —

1.600.000-1.700.000 toneladas—, previsión que ratificábamos el 4 de octubre último y que apenas difería

del cálculo que con carácter semíoficial fue divulgado también el pasado mes, y que era de 1.687.000

toneladas.

Pues bien; primero, y fundamentalmente, las lluvias de septiembre; y después, unas condiciones

climatológicas vivificantes, rematadas por nuevos riegos atmosféricos, han ampliado las persepectivas de

tal modo que el panorama actual es de cosecha análoga a la mayor de nuestra historia cítrícola: la de

1961-62, con 1.753.400 toneladas. Ahora, la climatología tiene la palabra.

Elíseo PE PABLO

 

< Volver