Desde el otero.... 
 La manzana de la discordia     
 
 ABC.    15/11/1963.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

DESDE EL OTERO...

LA MANZANA DE LA DISCORDIA

Si prestamos atención a los carteles indicadores de les precios de las manzanas por estos lares,

observamos que son, por lo general, más altos que los aue rigieron el año pasado por esta misma época,

como si no se hubiese recogido en el actual—y sigue recogiéndose en algunas regiones—una de las

mayores cosechas que se recuerdan.

En Santiago de Compostela los precios en el mercado no cubren los gastos de transporte cuando se hace

necesario llevar la mercancía al mercado en vehículos ajenos. "La saturación de manzanas está muy por

encima de la capacidad de consumo y compra." No es extraño, por tanto, que "el postre de manzana"

hastie ya a los compostelanos y provoque discordias entre las benditos amas de casa—que, naturalmente,

"mercan" lo que mejor le va al presupuesto de familia—y los "obligados" a comer esa fruta sin tregua ni

descanso, mientras que en otras regiones resulte un lujo presentarla en la mesa.

ERA «PRECIO DE AMIGOS»

En la glosa de hace dos semanas, sobre "Precios a la producción y al consumo", poníamos ejemplos de

cotizaciones ruinosas para unos productos, y prohibitivas en otros, para el consumidor—por lo

excesivamente altas—en los mismos puntos de producción: es decir, dejando al margen el canal

comercial. De precio ruinoso para el cultivador calificábamos el de las patatas. De desorbitados, los de

una legumbre tan humilde como la alubia. Y después de mencionar el de 38-40 pesetas en el mercado de

Torrelavega—directamente de productor a ama de casa—, para la que se considera propia para la fabada;

y de 18-25 para las demos clases, decíamos que en la zona de Barco de Avila no puede adquirirse a

menos de 26. Nuestro comunicante desde esas tierras abulenses nos dice ahora que considera un caso de

conciencia rectificar, porgue lo cierto es que eso de tas 26 pesetas era un "precio de amigos"—"por ser

para ti"— pues en tratándose de compradores corrientes y molientes la cotización mínima por kilo es de

30 pesetas.

AQUÍ en Medina del Campo (nos dice una esforzada administradora hogareña), en plena recolección de

la alubia no puede comprarse esta legumbre a menos de 30 pesetas.

Frente a esos Índices aparece Valencia, donde los precios oscilan entre 19 y 19,50 pesetas el kilo, sobre

almacén.

Ni dudarlo. Hay que quemar etapas en eso de encontrar la debida ponderación de precios.

LAS PRIMICIAS CÍTRICAS

En toda programación comercial se "cotizan" las primicias de un fruto o de cualquier otro producto, sobre

todo en el ámbito de la alimentación. Per eso es norma corriente en el sector cultivador adelantarse a la

competencia, en el interior y en el exterior, con la oferta de la primera, recolección de temporada. De esto

tenemos nn ejemplo espectacular en los precios con que aparecen en los establecimientos del ramo las

primeras naranjas de la campaña qne acaba de abrirse, precios que oscilan entre 11 y 26 pesetas por kilo.

Pero resolta que en la zona murciana de Blanca las cotizaciones son, por kilo, en árbol, de 2,50 para la

naranja corriente; 5 para la navel y la mandarina corriente y 10 si se trata de la clementina.

Las cotizaciones actuales en Valencia oscilan en torno a los siguientes precios por arroba, en árbol: navel,

60-70 pesetas; clementina, 150; blanca comuna, 35-45; salustiana, 65.

¿Por qué empeñarse en hacer "amargas" para el consumador las que debieran ser "dulces" primicias?

Ancho campo queda estre los precios en origen y los de venta al público para estimular la degustación en

vez de reprimirla...

 

< Volver