Gran cosecha de manzanas  :   
 Necesidad de ampliar su aprovechamiento. 
 ABC.    15/11/1963.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

GRAN COSECHA DE MANZANAS

NECESIDAD DE AMPLIAR SU APROVECHAMIENTO

Tenemos este año una gran cosecha de manzanas en la mayoría de las regiones productoras. Hasta en

comarcas frías, como la de la zona abulense de Gredas, a 1.660 metros de altitud y en la línea del

nacimiento del Tormes, hemos admirado el bello espectáculo de manzanos recargados de fruto que

dobleya y hasta despoja con su peso ramas a las que na han sido aplicados puntos de apoyo. La misma

referenda puede aplicarse a otras muchas clases de fruta en todo el país, lo que representa una clamorosa,

desautorización de los pronósticos une se habían hecho en el sentido de que el actual seria un mal año

frutero como consecuencia de la crudeza del invierna y por la sequía inicial y heladas tardías de la

primavera.

Especialmente Asturión, región privilegiada en riqueza pomológica, se encuentra en la actualidad con un

agobiante excedente de producción de muy dificil salida al mercado y a la industria, va saturados. Urge

promover la adecuada explotactón y el racional aprovechamiento de esos dones de la naturaleza que, en

campañas como ésta se pierden en porcentaje considerable.

Don Jesús Barettini Fernández, autoridad en la materia, se ocupa de tan interesante cuestión en los

siguientes cuartillas:

EN la dinámica Asturias, la región española más favorecida en riqueza pomológica, la cosecha de

manzana de la actual campaña se presenta óptima, Más de millón y medio de manzanos que comprenden

unas mil variedades, alinean su tortuoso perfil a través de valles y laderías sobre una extensión superficial

muy próxima a las ocho mil hectáreas. La producción media anual se acerca a los ochenta millones de

kilos de manzana, pero se estima que el índice de productividad podría elevarse considerablemente

medíante la intensificación del cultivo. Algunas de las pomaradas no están debidamente, orientadas en su

explotación hacia un principio básico eminentemente comercial.

La manzana se clasifica en dos clases: la de mesa y la empleada en la elaboración de la sidra. La primera

acrecienta, cada día su prestigio en los mercados exteriores. Inglaterra se provee de importantes

contingentes de manzana en Oviedo para elaborar dulce y mermelada.

Para la transformación de la pulpa de manzana en sidra natural—era bebida de cántabros y astures, según

refiere Estrabón, intervienen en el Principado dos mil setecientos lagares, la inmensa mayoría bajo

régimen artesano. Otras diez instalaciones industríales dedican en la provincia sus actividades a la

preparación de sidra achampanada, cuyo pujante comercio ha logrado un amplio crédito de reputación en

los mercados exteriores, demanda que accidentalmente se ha reducido a causa de la situación política de

Cuba, que fue de sus mejores clientes.

La manzana, por otra parte, se preste a una infinita gama de aprovechamiento industrial, una de las

modalidades consiste en la conversión del mollar de la carne en esas porciones conocidas por orejones,

idóneamente preparados para una larga conservación (de cuatro a cinco años). La fruta así conservada

constituiría Un factor decisivo en el equilibrio entre la producción y consumo sidrero, desarticulado por la

inevitable fluctuación de las cosechas y el auge expansionista de la demanda interna, insatisfecha durante

los ciclos de recolección deficitaria. De los orejones pueden extraerse los caldos convenientes para la

fabricación de sidras y otras bebidas analcohólicas, así como materias alimenticias de alto valor dietético.

La conserva de manzana—poco conocida en nuestros emporios—es manjar que favorece la actual

coyuntura ante el interés que muestran los mercados exteriores por este artículo. No menos interesante es

la utilización de las pulpas no edulcoradas para usos culinavios, principalmente para repostería. Otra

posibilidad industrializadora de notables resultados pueden ofrecérnosla los Humados copos

deshidratados que se utilizan en la elaboración de bebidas refrescantes y productos alimenticios. Mención

aparte merece la destilación de alcohol procedente de manzana para la obtención de "brandys" selectos,

de fino y sustancioso paladar.

 

< Volver