Autor: Pablo Barbado, Eliseo de. 
 El mercado vinico-alcoholero. 
 Vuelve a molestar la avispa del alcohol industrial importado     
 
 ABC.     Páginas: 1. Párrafos: 5. 

PAGINAS AGRICOLAS

CULTIVOS - GANADERÍA - INDUSTRIAS DERIVADAS

EL MERCADO VINICO-ALCOHOLERO

VUELVE A MOLESTAR LA «AVISPA» DEL ALCOHOL INDUSTRIAL IMPORTADO

La Comisión de Compra de Excedentes de Vino evitó muy malos tragos a los viticultores y a la industria

alcoholera durante y después de la vendimia del año oasado. A una y otra de esas ramas las sacó del

atolladero en que estaban atascadas y las puso en camino firme, ancho y limpio. Y empezaron a rodar, y

rodaron bastante bien hasta conseguir remontar la última pendiente de 1963, para llegar a enero en un

estado de reposo y de tranquilidad que ha permitido a los cosecheros realizar concienzudamente los

trabajos de trasiego y purificación con vistas a nuevas etapas, trasiego efectuado, por cierto, en un

ambiente climatológico favorable en sumo grado: tiempo despejado y frío.

Por su parte, los fabricantes de alcohol vínico continuaron activamente sus elaboraciones al amparo de la

relativa buena ponderación existente entre los precios de la materia prima y los del producto derivado.

Aunque este último ha flojeado algo durante la semana pasada, su cotización media gira en torno a 31,50

pesetas litro, mientras que la de los vinos comunes—hablamos de blancos de unos 12º—se sostiene

alrededor de 26 pesetas hectogrado, aunque no falta la pretensión de 27, o algo más, en el ámbito

cooperativista.

Diversos factores contribuyen a mantener una impresión de firmeza en la posesión. El principal de esos

factores es el referente a la nueva entrada en actividad de la Comisión de Compra de Excedentes, a la que

vemos vigilante, atenta, para impedir que se produzcan nuevos trastornos que comprometan la evolución

de nuestra tan asendereada vitivinicultura. Además hay en el ámbito mercantil una siembra de

impresiones, o fintas, acerca de si el comercio exportador se prepara para posibles operaciones de Venta,

tomándose como buen indicio ciertas compras efectuadas en regiones del centro de la Península por

agentes de firmas de provincias muy nórdicas y próximas a las vías que conducen al interior del

continente europeo. No conocemos hechos concretos que avalen esa suposición, aunque la actividad

compradora a que acabamos de referirnos es una realidad evidente, pero no descartamos la posibilidad de

que se haya insinuado la demanda exterior, sobre todo de vinos tintos de mucho grado—muy apreciados

en ciertos mercados continentales—que han sido el objeto principal de las "incursiones" de los

mencionados comerciantes nórdicos por tierras de Castilla la Nueva, donde han sido anotadas

transacciones a 29 pesetas hectogrado. Aunque económicamente, las compras de otros países en el

nuestro representarían para aquéllos un buen negocio, hay sin duda razones de orden político y de

estrategia comercial que les hacen aguantarse las ganas. Y así, por ejemplo, Francia está enzarzada en

negociaciones con Argelia para la compra de vinos argelinos que seguramente no podrá adquirir a menos

de 70 pesetas hectogrado. Como se ve, la diferencia respecto de los nuestros —con ser los nuestros de

mejor calidad— es notable. Habrá, pues, que esperar a conocer los resultados finales de ese forcejeo para

poder apreciar las posibilidades que pueden existir de exportar vinos comunes españoles en cuantía de

cierta consideración (1).

Como acabamos de decir, la Comisión de Compra de Excedentes trata de mantener en nuestro mercado

vínico-alcoholero una saludable estabilidad mediante la adquisición e inmovilización de los mostos que le

sean ofrecidos en venta. Son esperadas, en actitud expectante, las normas por las que han de regirse esas

nuevas adquisiciones, cuyas líneas generales quizá difieran poco de este enunciado: pago de un elevado

tanto por ciento del valor de la mercancía, a su entrega, y liquidación final al cabo de seis meses—que

sería el plazo de inmovilización—si antes de este tiempo el dueño del vino no lo hubiera negociado en, el

mercado libre. De haberlo negociado, el vendedor reintegraría a la Comisión el tanto por ciento recibido a

cuenta. ¿Precio tipo de compra e inmovilización? Posiblemente el mismo que rigió para los vinos sanos

durante la etapa anterior; o sea, 27 pesetas hectogrado (2). Calma, firmeza, seguridad, en los medios

vitícolas. Pero nunca la dicha es completa, pues vuelven a oírse zumbidos molestos. Está volando la

avispa del alcohol industrial importado. Últimamente ha sido adjudicada la compra de 40.000 hectolitros

de etílico, comprado en Estado Unidos, con destino, según se afirma, a la industria de perfumería, para la

que no es apto el alcohol vínico. Mas esto ocurre cuando hay ya disponibilidades de nuestra cosecha de

remolacha azucarera que, aunque corta, nos dará de 200.000 a 250.000 hectolitros de alcohol, propio para

aquél y otros usos. Ese avispón, más que avispa, ha pasado ya. Nos ha dejado una roncha. Desaparecidos

sus zumbidos, son reemplazados por los de otras avispas. Los expertos en estas cuestiones deducen que

aquéllos anuncian que se están estudiando otras importaciones de alcoholes industriales, regularizadas al

ritmo de 18.000 hectolitros cada mes. Mientras tanto, circuios vínico-alcoholeros solventes afirman y

difunden que nuestras disponibilidades de alcohol vínico e industrial son suficientes para atender al

mercado interior, e incluso para brindar ofertas al exterior. No será necesario subrayar que esos picotazos

y esos zumbidos minan la sensación de equilibrio y de buen caminar que ofrece ahora el mercado

español, sensación que la Comisión de Compra de Excedentes trata de fortalecer siguiendo normas de

inspiración oficial. Entre "aquello" y "esto", hay un contrasentido perturbador.

E. de PABLO

(1) Noticias de última hora, de París, dan cuenta de que ha terminado las negociaciones franco-argelinas,

llegándose a un acuerdo en virtud del cual Francia compró este año 8,7 millones de hectolitros de vino

argelino.

(2) El cierre de esta sección ha coincidido con la Orden autorizando nuevas compras.

 

< Volver