Autor: Pablo Barbado, Eliseo de. 
   Tardía voz de alarma de la F.A.O.     
 
 ABC.    05/06/1964.  Páginas: 2. Párrafos: 5. 

TARDÍA VOZ DE ALARMA DE LA F.A.O.

«LA PESTE AFRICANA HA HECHO SU APARICIÓN EN FRANCIA Y AMENAZA A TODO EL

GANADO PORCINO DE EUROPA»

MAS DE SEISCIENTOS MILLONES DE PESETAS SE HAN PAGADO YA EN

INDEMNIZACIONES A LOS GANADEROS ESPAÑOLES

Pérdidas incalculables por diversos conceptos, como consecuencia de la terrible epizootia

Por Elíseo DE PABLO

Abril de 1960.—La peste porcina africana se propaga a España, desde Portugal, por Extremadura, e

invade extensas comarcas de Badajoz. Su difusión era fulminante al amparo de la indefensión sanitaria,

en ese aspecto, de los dos países peninsulares. Por lo que se refiere al país vecino, dicha epizootia tenia su

antecedente en 1957, en cuyo año las autoridades sanitarias de los dos países celebraron reuniones de

urgencia, adoptándose entre otras medidas la de retirar el ganado porcino a diez kilómetros de la frontera

en ambas territorios. Siguio un periodo de silencio, y en 1959 dominó en los medios competentes

portugueses la Impresión de que la enfermedad estaba extinguida. El "despertar" de ésta en 1960 fue

terrible para la Península Ibérica. Por cientos de miles morían o eran sacrificados preventivamente los

animales en Portugal y en el sudoeste de España. Se improvisaban crematorios, o se abrían zanjas para

calcinar con cal viva los cadáveres. La Dirección General de Ganadería, cumpliendo instrucciones del

ministro de Agricultura, movilizaba equipos de técnicos y de biólogos para luchar en el campo e

Investigar en los laboratorios. Había que identificar el virus y producir una vacuna que no existía en

ningún país. Estaba amenazado todo el censo porcino de Portugal y de España, y, per lo tanto, también

estaba amenazado el del reste de Europa.

ACTITUD DE LA F. A. O.

¿Qué hacía, mientras tanto, la Organización de Alimentación y Agricultura de la O. N. U—F. A. O.—?

Destacó un delegado que llegó a nuestro país. Este delegado inquirió, se informó, y expresó su

conformidad "con las medidas sanitarias adoptadas en nuestro suelo". Posiblemente como consecuencia

del informe que debió presentar aquel especialista, la F. A. O. mostró cierto interés por los trabajos de

nuestros laboratorios y por los diagnósticos de nuestros técnicos, a la vista de los cuales patrocinó un

curso de enseñanza, que se celebró en España, para, que los técnicos de otros países europeos asimila-

vez que advierte a los ganaderos que "la aparición de esa enfermedad en suelo francés constituye una

grave amenaza para la ganadería europea". Poco antes, el especialista veterinario de dicha organización,

Dr. Ross Cocbrill, había declarado: "A menos que la enfermedad, que afecta principalmente a Francia, no

sea detenida. puede extenderse el mal a través de todo el Viejo Continente, matando a millones de

cochinos y produciendo la infección en los productos de charcutería." Y concluía: "Hasta ahora no se ha

encontrado remedio eficaz específico, ni vacuna contra la peste."

Es plausible la advertencia difundida por la F.A.O. El énfasis puesto en la declaración permite seperar que

aquel organismo de las Naciones Unidas movilizará otra vez todos los poderosos medios con que cuenta

para cerrar el paso al virus devastador desde Francia: o por lo menos significa que desea poner en estado

de alerta a toda Europa con vistas a ulteriores decisiones, como en los casos ya citados de las epizootias

en el Oriente Medio.

Confortan esos testimonios de solicitud y de apoyo de la F. A. O., en la misma medida que nos ha

decepcionado su "estar al pairo" mientras la Península Ibérica afrontaba y sigue afrontando, a cuerpo

limpio, el persistente ataque de la peste. Al respecto es significativa la especificación del doctor Ross

Coekrill: "A menos que la peste que afecta "ahora" principalmente a Francia, no sea detenida..." No,

doctor Ross. La peste afecta fundamentalmente a Portugal desde hace siete años; y a España, desde hace

cuatro. Lo de Francia son focos iniciales que deseamos sean erradicados rápidamente.

LOS TRABAJOS BE LOS BIÓLOGOS ESPAÑOLES

Desde que el virus apareció en "Europa" —Portugal y España—, hasta que se ha pronunciado ese

singularísimo "ahora", es probable que hayan muerto o hayan sido sacrificados en la Península Ibérica

más de un millón de reses porcinas. Durante este tiempo, los investigadores portugueses y españoles,

partiendo de cero, han logrado algo que no sólo desautoriza en cierto modo la conclusión a que llega el

doctor Ross Cockrill de que "no se ha encontrado remedio eficaz específico, ni vacuna contra la peste

porcina africana", sino que además revela olvido o inexplicable falta de información, por su parte, acerca

de los resultados obtenidos por nuestros biólogos, resultados que consisten en una vacuna que viene

aplicándose con carácter experimental, de efectos que no nos atrevemos a calificar más que como

"discretos", en tanto prosiguen las investigaciones con la esperanza de alcanzar el mismo éxito que

coronó los trabajos de nuestros laboratorios al descubrir el "remedio específico eficaz"—que no existía en

el mundo—y que erradicó de España la fiebre catarral ovina o "fiebre azul", por cierto, también de origen

africano.

Reconocemos que no está exenta de justificación la roz de alarma que la F. A. O. acaba de dar.

Efectivamente, el peligro es grande para toda la ganadería porcina continental. Lo ha sido, en realidad,

desde 1957. Quién sabe si la F. A. O. tendrá que recurrir a España para que aporte a la lucha contra la

peste porcina africana que "ahora" se ha declarado en Francia, la experiencia y los logros alcanzadas por

los investigadores españoles, en la terrible estela de cientos de miles de cerdos muertos en nuestro país, de

centenares de millones de pesetas gastados, y de pérdidas incalculables por los conceptos mencionados ya

en este mismo trabajo, mientras la F. A. O. dormitaba...

 

< Volver