Autor: AGRESTE. 
   El mercado vinico-alcoholero     
 
 ABC.    20/03/1964.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

AGRÍCOLAS

EL MERCADO VINICO-ALCOHOLERO

Las últimas semanas han sido de incertidumbre en el meracdo vitícola, porque no acababa de perfilarse

con claridad la nueva etapa de actuación de la Comisión de Compra de Excedentes. Hemos de tener en

cuenta que ese organismo constituye el único recurso eficaz de que se dispone actualmente para frenar el

descenso de los precios cuando las cosechas son normales o buenas y no existen posibilidades de efectuar

exportaciones en la cuantía necesaria para impedir la presión de la oferta en el mercado interior.

Una vez más los trámites previos a la aceptación efectiva de ofrecimiento de caldos para ser

inmovilizados toan adolecido de excesiva lentitud. A esto se ha debido la desorientación reflejada

últimamente en el ámbito vinico-alcoholero, acentuada por la "resiembra" de rumores sobre supuestas

solicitudes de nuevos cupos de alcohol industrial, como si los 40.000 hectolitros importados para la

industria de perfumería, y situados ya en, puerto español, no hubiesen constituido motivo suficiente de

fricción. Se recordará que al anunciarse aguedla compra pusimos de relieve su inoportunidad y el punto

de vista de autorizados círculos vínico-alcoholeros referente a que las disponibilidades de alcohol vínico e

industrial del país eran suficientes para abastecer con normalidad nuestro propío mercado y aun para

brindar ofertas al exterior.

Por otra parte, si, como parece cierto, contamos este año con un importante excedente de vino, parecería

natural que se le orientara en el camino que conduce a los centros de destilación y rectificación.

El caso es que, entre pitos y flautas, la nueva puesta en marcha de la Comisión de Compra se ha retrasado

más de la cuenta y de lo previsto en la disposición del 20 de enero, en la cual se fundamentaba así su

retomo al mercado: "No habiendo alcanzado en el momento actual el vino de La Mancha el precio de 27

pesetas hectógrado señalado en la orden reguladora de la campaña vínico-alcoholera de 12 de agosto del

pasado año, la Comisión de Compra de Excedentes de vinos procederá, a partir de la publicación de estas

normas, a la adquisición de los que le sean ofrecidos por Cooperativas o viticultores a los precios de 25 a

27 pesetas heotógrado, según tengan mas o menos de un grado de acidez, etc."

Por fin, superados los imponderables que frenaban su marcha, el organismo en cuestión acaba de entrar

otra vez en liza, llevando por delante la liquidación de atrasos correspondientes a la campaña anterior, y el

abono, al contado, del 80 por 100 del valor de los caldos que le sean ofrecidos. Con estas dos buenas

novedades se concierta la rápida destilación de aquéllos, según declaraciones del ministro de Agricultura.

El cambio en el mercado vínico-alcoholero ha sido súbito. Los vinos que en el campo manchego se

debatían—más en teoría que en la práctica—entre 25,50 y 26 pesetas hectógrado, avanzan a situarse en el

mercado libre al mismo nivel del señalado para los vinos sanos inmovilizados. Y en pocos días, las

ofertas a la Comisión, sólo en la región central, representan varios centenares de miles de hectolitros. Ha

contribuido también a promover este movimiento la seguridad que se na dado de que los vinos de

inmovilización serán retirados de las bodegas para el mes de junio. Esto es muy importante, porque a los

cosecheros les conviene tenerlas dispuestas para dar entrada a la futura cosecha, que, como es natural,

constituye una incógnita. El invierno ha sido bueno para los viñedos, pero hay que esperar a ver cómo se

produce el brote para poder formular un pronóstico sobre posibilidades de rendimiento en fruto.

En resumen: mejoría de la situación, del mercado vínico-alcoholero, después de las nebulosas que sobre

el mismo se han cernido durante los dos últimos meses.

AGRESTE

 

< Volver