Autor: Pablo Barbado, Eliseo de. 
   4014000 hectáreas sembradas de trigo     
 
 ABC.    17/04/1964.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

PAGINAS AGRICOLAS

CULTIVOS • GANADERÍA • INDUSTRIAS DERIVADAS

4.O14.0OO HECTÁREAS SEMBRADAS DE TRIGO

PREDOMINAN LAS BUENAS IMPRESIONES SOBRE LA CAMPAÑA CEREALISTA

Hace ahora un año seguíamos haciendo el recuento de los estragos producidos por las inundaciones y los

desbordamientos registrados en Andalucía, en la zona del bajo Guadiana y en extensas comarcas de

Albacete y Ciudad Real durante el peor invierno del siglo que se había conocido no sólo en nuestro país,

sino también en toda Europa. A esos daños había que añadir los producidos por otras avenidas de menor

cuantía y encharcamientos de terrenos depresionarios en algunas provincias más y por las heladas de

finales de marzo, es decir, ya en plena primavera, en las floraciones de varias especies frutales del litoral

mediterráneo y de la región central.

No obstante, decíamos el 4 de abril de 1963 que, si exceptuábamos esos territorios tan duramente

afectados, las perspectivas nacionales de toda clase de cultivos permitían esperar un buen año agrícola,

dadas las favorables condiciones en que evolucionaba la primavera desde los primeros días de dicho mes.

El augurio se confirmó después con una cosecha triguera de 49 millones de quintales métricos y con

producciones normales de los demás cereales, incluido el arroz y las leguminosas; grandes, de maíz,

cítricos y aceituna; buena, de uva; normales también, de algodón y tabaco; extraordinarias, de patatas y

remolacha, en este último caso en relación con la superficie cultivada.

Recordamos todo esto para disponer de un elemento de comparación al discurrir sobre la situación actual

y llegar a la conclusión de que, aunque tampoco han faltado en esta campaña contratiempos de orden

meteorológico, es evidente que el estado general del campo resulta más prometedor que en el mismo

período del año pasado.

Por lo que a cereales se refiere, el trigo es el natural punto de referencia. Según nuestros cálculos, se ha

sembrado 1.014.000 hectáreas—43.000 menos que en la campaña anterior—. Pero, en cambio, el estado

de ese cultivo se nos presenta ahora más homogéneo, como puede deducirse del siguiente cuadro

comparativo, referido a los primeros días de abríl:

1963 1964

Ha. Ha.

Excelente aspecto ... 549.000 318.000

Prometedor ......... 1.038.000 1.688.000

Aceptable ......... 1.783.000 1.751.000

Deficiente ......... 687.000 256.000

Totales ...... 4.057.000 4.014.000

Teniendo en cuenta esa mayor homogeneidad actual de las siembras de trigo, puede esperarse una

cosecha de volumen igual, por lo menos, que la anterior, siempre a reserva de la evolución climatológica

en los próximos meses. En ello deberá influir, como influyó decisivamente el año pasado, el muy racional

e intenso abonado de sementera y cobertera, con lo que se contrarrestaron, como se han contrarrestado

este año, los efectos de las extremas condiciones atmosféricas invernales, que han llegado a penetrar en el

que astronómicamente debía ser reino de la primavera.

ELÍSEO DE PABLO

 

< Volver