El momento ganadero  :   
 Freno a las importaciones en defensa de la cabaña nacional. 
 ABC.    17/04/1964.  Páginas: 2. Párrafos: 5. 

AGRÍCOLAS

EL MOMENTO GANADERO

FRENO A LAS IMPORTACIONES, EN DEFENSA DE LA CABAÑA NACIONAL

Nos referíamos la pasada semana a la mejoría que se había producido en las cotizaciones del ganado

vacuno en general, y de los productos avícolas, mientras que en las demás especies se consolidaba la

situación de firmeza.

Entre tanto, las disponibilidades de pastos aumentan con el favorable cambio del tiempo, que se ha

decidido a demostrarnos que estamos en primavera. La mucha humedad acumulada en la tierra y el tibio y

a veces caluroso ambiente, aunque en gran parte de nuestro territorio peninsular no hayamos

disfrutado todavía de días de sol radiante, origina un rápido desarrollo de la vegetación. Esta es ya

abundante en casi todo el mediodía y en la faja nórdica, y está en camino de serlo en las regiones

centrales. Quiere esto decir que las praderías y demás zonas de pastoreo se hallan por ahora en

condiciones de ayudar a que se consolide la necesaria recuperación del censo pecuario, y, sobre

todo, a que la campaña de corderos no se desvíe del buen camino que sigue. Por cierto que se han

dictado las normas a que deben atenerse los exportadores de ganado ovino—suponemos que se

refieren especialmente al corderaje—, durante la presente campaña. Por lo visto continúa la salida de

cría lanar con dirección a Argelia y a otros países, apreciándose además perspectivas favorables a una

prolongación de esa corriente de venta. Así parece deducirse también de Jas características de las

licencias de exportación, cada una de las cuales no podrá referirse a un número superior a 10.000 cabezas,

con vigencia máxima, e improrrogable, de un mes.

Especial interés revisten las medidas acordadas por la Comisión delegada para Asuntos Económicos del

Gobierno, a propuesta del Ministerio de Agricultura, por las que se fija el precio indicativo de 53 pesetas

por kilo en canal en matadero, para ganado vacuno menor—añojos y terneras desolladas—; y el de 38

para vacuno mayor. Esta resolución, que se atiene casi en líneas generales a la propuesta que habían

formulado a la superioridad el Sindicato Nacional de Ganadería y ia Hermandad de Labradores y

Ganaderos, conjuntamente, ha sido acogida favorable, mente en los medios ganaderos. Igual aceptación

ha tenido la resolución de suspender las importaciones de carne refrigerada y conceder una prima de tres

pesetas por kilo canal, o su equivalente por kilo en vivo de las reses sacrificadas, a los criadores de añojos

cuyo peso en canal oscile entre 180 y 220 kilos. Se hace indicación precisa de que la prima; en cuestión

constituye un medio de fomentar la cría de esa clase de animales con objeto de lograr una producción

media nocional más amplia de carne de óptima calidad alimenticia, pero debe entenderse también que

representa la medida más acertada para suprimir o reducir el desatinado sacrificio de animales de peso no

superior a los 100 kilos, sacrificio qué, no sin razón, se consideraba ineludible en muchos casos por no

existir una relación correcta entre los costes y el índice de venta en origen; y mucho menos con los que

rigen en carnicería.

Entendemos, no obstante, oue lo de los "precios indicativos" requerirá ulteriores definiciones para que

sean realmente normativos, que obliguen en el interior; pero no por eso dejan de constituir una novedad

muy interesante por cuanto tendrán que ser tenidos en cuenta, en función de derechos reguladores, a 14

hora de solicitar o efectuar importaciones que, como en el caso del queso, se apoyaban en un arancel bajo

y en las prácticas del "dumping". Así, pues, guien en lo sucesivo quiera "entrar por uvas" habrá de tener

en cuenta esos precios indicativos que normalmente deberán hacer inoperantes las subvenciones y primas,

"al uso" en los países de origen.

Por supuesto, no podía ignorarse al sector consumidor, que tiene que estar amparado contra siempre

posible y excesivas subidas de precios, para lo cual la carne congelada actuará de elemento moderador,

saliendo al mercado cuando tos precios indicativos hayan sido superados en más de un 5 por 100; de la

misma manera que se amparará al productor cerrando la salida de la carne congelada de los almacenes

frigoríficos cuando aquéllos hubieren descendido en más de un 5 por 100.

Nuevos vientos, por lo que se ve, para el eaanpo ganadero. Tamos a ver si en eficacia corresponden a las

esperanzas que han despertado.

 

< Volver