Autor: AGRESTE. 
   El momento ganadero     
 
 ABC.    08/05/1964.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

EL MOMENTO GANADERO

Como se esperaba, ahora son abundantes los pastos, cuyo desarrollo estuvo frenado hasta finales de abril

por haber predominado el tono húmedo y frío, y hasta helador en gran parte de la región central.

Esas condiciones climatológicas han sido reemplazadas por un tiempo espléndido, aunque quizá

demasiado caluroso. Esto ba permitido un súbito cambio del panorama herbáceo, pero conviene que las

lloviznas que empezaron a caer al empezar esta semana en Galicia y en una estrecha franja a lo largo del

litoral cantábrico, se extiendan al interior para que se refrigeren el ambiente y las plantas.

En tan favorable situación, por lo que se refiere a la vegetación espontánea, comienzo la siega de forrajes

en verde para alimentación del ganado. Con todo ello se conjuga la firmeza de la mejoría que viene

registrándose desde hace varias semanas en las cotizaciones del ganado, particularmente del vacuno en

todas sus clases.

La gran proliferación ovina, cine ha sido calculada en siete millones de corderos, tiene ante sí mejores

perspectivas comerciales, pues últimamente se habían ensombrecido algo ante el peligro de que se ma-

lograsen los pastos. Al abundar éstos, como hemos dicho, la salida del corderaje podrá escalonarse,

desapareciendo así el riesgo de oferta en masa que siempre produce un derrumbamiento de los precios en

origen.

Los problemas de la. avicultura.—Al cabo de varias semanas desde que se anunció por la C.A.T. la

compra de dos millones de docenas de huevos para conservación en cámaras, el martes pasado fue

cursada a las distintas provincias la orden de recepción de mercancía.

Es de lamentar que, una vez mis, el escalón ejecutivo no baya actuado con la agilidad que, requería la

situación, verdaderamente grave, como lo demuestra esa importante operación con la que se trataba de

corregir el daño que se había producido ya a la avicultura.

Con vistas a la época de mayor consumo, que es la actual, y apoyándose en cierta reacción de las

cotizaciones coincidente con el descenso de la producción por haber sido eliminados importantes

efectivos de puesta, muchos granjeros volvieron a reponer su anterior censo de ponedoras. Al hacerse

público el anuncio de compra de los dos millones de docenas de huevos, los precios de éstos se hallaban

por encima de los de protección, que son, como se sabe, de 21 pesetas para los de primera clase, y de 19,

para los de segunda.

Por el contrario, el mismo día en que se curso Ja orden de entrega en frigoríficos, las cotizaciones en el

Mercado Central de Madrid eran las siguientes;

Para los huevos de más de 60 gramos 20,50 pesetas la docena; de más de 55 grames—primera clase—

17,50; de más de 51 gramos—segunda clase—, 16,50; de tercera clase, a 15,50, y de cuarta, a 14,55.

A la vista de te orden de compra, los avicultores orfanizados adaptaron las medidas pertinentes para

cumplimentara pero la tardanza en ponerla en ejecución y la desorientación producida por tal retraso,

fueron causa de que se enviasen al mercado las partidas que previsionamente habían sido dispuestas para

su entrera en frigoríficos. En todo caso, esto era el mal menor, considerado el carácter predecedero de la

mercancía. Consecuencia: nueva caída de los precios en la proporción que queda señalada, malográndose

la recuperación, tan necesaria, que se hallaba en curso.

Es de esperar que esos dos millones de docenas que están entrando en cámaras ayuden a la avicultura a

salir del nuevo bache abierto ante ella. De cualquer modo habrá que considerar que las precios de

protección son hoy prácticamente los mismos que los que se fijaron para la campaña anterior, a pesar del

aumento de los de coste, que ha sido la causa principal de la grave crisis producida durante el primer

trimestre de este año.

AGRESTE

 

< Volver