Autor: AGRESTE. 
   1961, año record en la producción de fertilizantes nitrogenados  :   
 El consumo registró un aumento del 21,2 por 100 con relación a 1960. 
 ABC.     Páginas: 2. Párrafos: 16. 

1961, AÑO «RECORD» EN LA PRODUCCIÓN DE FERTILIZANTES NITROGENADOS

El consumo registró un aumento del 21,2 por 100 con relación a 1960

ANTE los resultados deficitarios de la cosecha de cereales y leguminosas de 1961, déficit impuesto por

las anormalidades atmosféricas a las que tantas veces hemos tenido que referirnos en nuestras periódicas

impresiones sobre la evolución de los siembras, hemos escuchado comentarios muy autorizados, en los

que se pone de relieve que las producciones no fueron más iterativas aún, o no alcanzaron un carácter

catastrófico, debido al mayor empleo de fertilizantes en aquella campaña, en comparación con las

anteriores. Los abonos nitrogenados, los fosfóricos y los potásicos, utilizados muy racionalmente,

contribuyeron a vigorizar las plantas en los terrenos que se salvaron de las inundaciones arrasadoras, y

otro tanto podría decirse en lo que concierne a 1a campaña en curso, en la que ha seguido

incrementándose el consamo en el cultivo de cereales, y de manera especial en el triguero. Las acertadas

medidas adoptadas por el Ministerio de Agricultura, y eficazmente desarrolladas por el Servicio Nacional

del Trigo, se traducen en resultados satisfactorios, a los que han conducido primordialmente la

estimuladora política de entrega de fertilizantes a crédito en condiciones favorables, y la concesion de

primas. Según nuestras noticias, solamente de nitrogenados M han consumido en la sementera de 1961

unas 20.000 toneladas, lo que representa, un aumento del 23 por 100 sobre el de 1060, que fue del orden

de 180.000. Es evidente, y lo registramos con especial complacencia, que el agricultor cerealista va

mejorando sus practicas y sus métodos de cultivo a un ritmo rápido, lo que sobre repercutir en primer

término y da un modo directo en la elevación del rendimiento de su explotación, representa también una

sustancial ventaja para la economía del país. Paralelamente, la colectividad agrícola viene significándose

desde hace varios años por la atención que presta, a las orientaciones y consejos de orden técnico y

practico emanados de los organismos oficiales rectores para lograr la más rápida y eficiente

modernización de sus haciendas, conducente a1 logro del necesario aumento de producción por unidad

de superficie.

Es esencial, y asi lo hemos puesto de manifiesto en diversas ocasiones, que la producción nacional de

fertilizantes se sitúe a la altura que reclaman las crecientes necesidades del agro. Por lo que se refiere a la

industria de nitrogenados—en otros trabajos nos ocuparemos de la de abonos fosfóricos y de la de

potásicos—, ha seguido en 1961 la marcha ascendente que ha quedado ya reflejada en estas columnas,

alcanzando en dicha anualidad la cifra "record" de 611.500 toneladas—equivalente a 127.416 de

nitrógeno puro—, lo que representa, un aumento del 88 por 100 sobre la cifra alcanzada en 1960, en cuyo

año la producción había tenido ese mismo porcentaje con respecto a 1959. Por si solos, estos datos son

altamente reveladores del ritmo de desarrollo de esa rama española de la Industria química.

Desglosado el total de 611.500 toneladas en los diversos productos, la proporción de éstos es la siguiente:

411.700 toneladas de sulfato amónico (aumento del 46,6 por 100 sobre 1950),

190.300 toneladas de nitrato amónico calcico (aumento del 16 por 100).

3.500 toneladas de cianamida de cal (poca variación).

El aumento de producción nacional de nitrogenados puede atribuirse a varias causas, tales como la puesta

en plena producción de la Compañía Insular del Nitrógeno, el pleno funcionamiento de las

ampliaciones de Sefanitro y Nicas—iniciadas en el ejercicio anterior—y el mayor rendimiento de las

factorías de la Empresa Nacional Calvo Sotelo.

Las posibilidades de producción nacional de nitrogenados tiene ante sí amplísimos horizontes, como se

deduce de la cifra alcanzada por las importaciones en el año 1961 a que venimos refiriéndonos,

importaciones representadas por 816.000 toneladas distribuidas en los siguientes tipos de abono:

Sulfato amónico .....,,. 460.000 toneladas

Mtrosulfato amónico... 111,000 "

Nitrato amónico calcico 65.000 "

Nitrato de Chile........ 180.000 "

Sumadas las 611.500 toneladas de nitrogenados a las 816.000 Importadas y a la variación de "stocks"

entre los extremos del año, forman un total de 1.455.500 toneladas para 1861, representativas de un

aumento del 21,2 por 100 sobre 1960 en el consumo.

Hay Indicación de qne parte de ese incremento ha sido debido a la siembra de trigo de ciclo corto en

grandes extensiones, durante la primavera, para compensar en lo posible la destrucción de cultivos por las

Inundaciones y los encharcamientos durante el otoño y el Invierno anteriores. Por otra parte, la,

ampliación del área algodonera y de la del maíz híbrido—gran consumidor de abonos—, contribuyeron

también al Incremento del empleo de fertilizantes, facilitado por la normalidad registrada tn el suministro.

Cuestión capital en este aspecto es la de los precios, en cuyo sentido se subraya su característica de

estabilidad, pese a 1a mayor demanda.

Los aumentos de consumo, por productos en 1961 con relación con 1960, son los siguientes:

Sulfato amónico, 890.100 toneladas (aumento del 17,2 por 100).

Nitrosulfato amónico y nitrato amónico calcico, 362.600 (aumento del 44,6 por 100).

Nitratos—cal y Chile—, 198.000 (aumento del 4,2).

Hasta ahí, los anhelos y loa esfuerzos de la técnica y del trabajo; de la Industria y de la agricultura. Pero

sobre toda esa suma de nobles aspiraciones, la Naturaleza hostil qne se obstina en sabotearlas, después de

una sementera excelente sobre una superficie mayor qne la de la anterior, por ser numerosos los casos de

siembra en dos "hojas" de secano: la que corresponde a este año, y la superficie de la campaña anterior

que no fue posible ponerla en cultivo.

AGRESTE

 

< Volver