Al terminar la recogida del algodón  :   
 Es segura ya una cosecha que girará en torno a 450000 balas de fibra. 
 ABC.    23/02/1962.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Al TERMINAR LA RECOGIDA DEL ALGODÓN

Es segara ya una cosecha que girará en torno a 450.000 balas de fibra

Al comenzar la segunda decena de diciembre, se alteró súbitamente el tiempo otoñal que hasta entonces

había imperado en el país, y entramos en una fase climatológica invernal: lluvias, vientos frios, nieves y

heladas nos avisaron que el invierno astronómico estaba a la vista. Nuestro pensamiento voló a los

algodonales tardíos de la variedad egipcia. ¿Qué ocurriría? ¿Podrían producirse daños que alterasen el

cálculo que habíamos formulado en el sentido de que la cosecha nacional podría ser "record", con una

producción de alrededor de 450.000 balas de fibra? Las cosas no pasaron a mayores y volvió pronto la

normalidad atmosférica, con lo que la flor del algodón eliminó pronto la humedad, La recogida siguió su

curso, dándose un gran avance en la puesta de la cosecha a buen recaudo, pero el gran temporal de la

transición de 1961 a 1962 no permitió que concluyese fin novedad la campaña. Por fortuna se estaba ya

en la fase de recolección de los "restos" en Andalucía, y en zonas de Aragón, Cataluña y Levante.

Quedaba algo también en la comarca de Talavera dé la Reina y estaba virtúalmente concluida la

recolección en Extremadura. Esos "restos" quizá no representasen mas del 5 por 100 de la producción

total.

Es probable que de las zonas entre las que sé distribuía ese porcentaje sea Andalucía la más perjudicada,

debido a que la mayor densidad y violencia de la lluvia —acompañada de viento fuerte—se centró en la

cuenca del Guadalquivir, si nos referimos exclusivamente a las provincias donde se cultiva el algodón. En

todo caso, los daños de última hora no deben alterar nuestro pronóstico de cosecha, "record" de 450.000

balas fibra, aproximadamente, Temíamos, en verdad, que la meteorología acabase Jugándonos la mala

pasada de 1960 en el ámbito algodonero, pero por fortuna no ha sido asi. En dicho año las nubes apenas

dejaron de jarrear agua desde octubre hasta primeros de enero de 1961, mientras que en 1961 la recogida

no ha tenido más interrupciones que las dos de que dejamos hecha mención, referidas a diciembre último.

Una vez más el algodón se erige en formidable puntal de sustentación de la economía campesina, con

muy faivorable Influencia de índole social, por el valor absoluto de la fibra en bruto, valor que no debe

ser Inferior a 5,500 millones de pesetas, a percibir por los cultivadores.

 

< Volver