Ante una nueva comparecencia pública del presidente del gobierno     
 
    Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Ante una nueva comparecencia pública del presidente del Gobierno

FALTA un día para que don Carlos Arias Navarro entre, con algunos compañeros nuestros de

Prensa, en los hogares españoles a charlar un rato sobre problemas que a todos nos interesan.

Su capacidad de convocatoria es indudable y tiene su origen en la manera que ha tenido de

dirigirse a los españoles en anteriores ocasiones: sin dogmatismos, sin dar órdenes, sin tratar

de imponer criterios, hablando con el corazón, limitándose a revelar sus preocupaciones.

Por otro lado, en estos momentos dispone de un margen de credibilidad, porque no es

frecuente en los políticos atreverse a formular una serie de propósitos sobre temas muy

concretos relacionados con nuestra mejor convivencia, y realizarlos en escasos meses, dentro

de los plazos por él señalados previamente y en circunstancias verdaderamente difíciles.

En esto de las circunstancias, don Carlos Arias ha sabido hacernos participes a los españoles

de sus dificultades, y los españoles han sabido sentir, ante su sencilla sinceridad, los deberes

del civismo, de una ciudadanía que tiene que ser matizada y compleja cuando se trata de que

treinta y cinco millones de seres, con intereses y problemas muy diferentes, encuentren los

medios de opinar y decidir sobre su propia suerte.

Es decir, que don Carlos Arias, ante la mayoría de los españoles, ha dado la impresión de

ponerse de su parte en cuanto a los modos de vivir la ciudadanía, la vida política, las relaciones

entre la vida privada y la administración pública de la colectividad, tomando partido contra

quienes pretendan hacer del privilegio y la exclusiva reglas del sistema político.

Por este motivo, cuando el miércoles suene la hora, una abrumadora mayoría de españoles

pulsarán los botones de contacto de sus aparatos de televisión y radio convencidos de que

abren las puertas de sus casas a un amigo, a un amigo que se está sacrificando en un

agotador esfuerzo por normalizar la dignidad de la persona en el ejercicio de la vida

comunitaria; se trata de un amigo que, por serlo, intenta empujarnos a todos hacia arriba con

medidas prácticas que vayan fortaleciendo las características de los ciudadanos conscientes y

libres, sin pretender engañarnos con retóricas declaraciones.

Deseamos que en esta nueva oportunidad de entendimiento don Carlos Arias responda a la

confianza con que le van a recibir las familias españolas.

 

< Volver