Ese lamentable garrapatillo     
 
 ABC.     Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ESE LAMENTABLE GARRAPATILLO

Tiemble el garrapatillo: tiemble ese tenaz enemigo de los trigales que año tras año, y ya hace varios, viene

cansando estratos en diversas comarcas de Palencia, y con menor intensidad en algunas otras zonas

peninsulares.

Fueron de tal entidad los daños en 1962, que a los labradores palentinos se les hizo un importante

descuento por demérito de la mercancía entregada al Servicio Nacional del Trigo. No fue buena la

cosecha en Tierra de Campos, después de tres campañas consecutivas funestas. Movía a compasión

aquella colectividad porque, cuando no las inundaciones, los encharcamientos, la sequía u el frío, el

"garrapatillo" se encargaba de vaciar los granos de trigo.

Y acudieron los damnificados al Ministerio de Agricultura en demanda de que se, les hiciese gracia de ese

"tributo" que el malhadado insecto les obligaba a pagar. Encontraron comprensión en las alturas, y les fue

devuelto el importe de lo que les había sido descontado.

Hala, a esperar otro año. Llegó 1963, y el garrapatillo volvió a las andadas. Más daños, nuevo descuento y

nueva solicitud de condonación del mismo, solicitud que fue admitida y tramitada. Pero la compensación

que acaba de concederse no satisface a los recurrentes. Por otra parte, sólo alcanza a un pequeño número

de labradores, perqué han quedado excluidas de "indemnización" las partidas cuyo descuento no supere el

11 por 100 por quintal métrico. Y por aquellas otras en las que ha sido mayor, solamente se abona el 50

por 100 de la devaluación a partir de aquel tope de 11.

Menos mal, pues todo hay que decirlo, que la "batalla antigarrapatillo" que tenemos anunciada en estas

columnas, va a darse en seguida y en toda regla. Mediante insectáreos artificiales en campo y laboratorio,

se le ha hecho al insecto una ficha completa, y tan pronto como con las auras primaverales se decida a

salir de sus cobijos en rastrojos, grietas del suelo, maleza, ribazos, etc., donde ha invernado, recibirá las

adecuadas dosis de pesticidas que se encargarán de impedir sus andanzas por cañas, hojas y espigas del

trigo.

Ya están delimitados los dos frentes palentinos preferidos por el garrapatillo para sus depredaciones. Uno

de esos frentes corresponde a la parte norte, y comprende la cuenca del Cueza hasta Carrión, subiendo

luego más al Norte, hasta Barcena de Campos y Espinosa de Villagonzalo, para terminar en el limite de

Burgos a la altura de Ventosa. El segundo, más corto, en el Sur, se halla en la línea que uno Monzón,

Valdespina, Villalaco, Valbuena de Pisuerga y San Cebrián de Buena Madre.

Ahora, a la lucha. Hay expectación en el campo de Palencia.

 

< Volver